La esperanza de vida mundial aumentará casi cinco años de aquí a 2050, según predice un estudio

by Admin
La esperanza de vida mundial aumentará casi cinco años de aquí a 2050, según predice un estudio

Una buena noticia aparece en el último número de la prestigiosa revista médica British Medical Journal. La esperanza de vida en el mundo en general mejorará en los próximos años hasta en unos 5 años más.

El comentario se basa en estudios publicados en la no menos prestigiosa revista Lancet. Según el estudio, llamado Global Burden of Disease, se reducirán las enfermedades contagiosas y las maternofiliales y aumentarán las no transmisibles, aquellas que tienen que ver con el metabolismo y los factores de riesgo cardiovascular. Los investigadores pronostican que la esperanza de vida seguirá aumentando, de 73,6 años en 2022 a 78,2 años en 2050. La esperanza de vida saludable seguirá aumentando de 63,6 años a 66,7 años de 2022 a 2050.

Los aumentos serán mayores en regiones con esperanzas de vida bajas, como el África subsahariana.

Si se mejorara el control de los factores de riesgo, aún aumentaría más la esperanza de vida.

Tendencias de 25 años en la incidencia y mortalidad por cáncer entre adultos de 35 a 69

En resumen, afortunadamente las diferencias en esperanza de vida y por tanto en la salud de la población entre los países de más renta y los de menos, van a ir disminuyendo y a medida que esto ocurra la preocupación en estos países de menor renta se dirigirá más al control de los factores de riesgo cardiovascular lo que a su vez podrá mejorar aún más los datos de salud de estas poblaciones.

BMJ 2024;385:q1126

Tendencias de 25 años en la incidencia y mortalidad por cáncer entre adultos de 35 a 69 años en el Reino Unido, 1993-2018: análisis secundario retrospectivo

A menudo nos preguntamos si el cáncer está aumentando en la población. Cada vez que conocemos un caso cercano nos preocupamos y tendemos a pensar que la contaminación, los aditivos, los microplásticos o cualquier otra circunstancia hacen que cada vez haya más casos.

¿Es realmente así?

Por ese motivo es interesante un estudio publicado en la revista Biritish Medical Journal este mes y que analiza en el Reino Unido las tendencias de incidencia y mortalidad por cáncer en ese país. Concretamente entre los adultos de 35 a 69 años.

La fuente de la información son los datos de registro de cáncer, mortalidad por cáncer y datos de población nacional de la Oficina de Estadísticas Nacionales, Salud Pública de Gales, Salud Pública de Escocia, Registro de Cáncer de Irlanda del Norte, NHS de Inglaterra y la Oficina de Registro General de Irlanda del Norte.

Se estudiaron 23 centros de tratamiento del cáncer.

Los principales resultados fueron que el número de casos de cáncer en este rango de edad aumentó un 57% para los hombres y un 48% para las mujeres. El aumento se debió principalmente al aumento de los cánceres de próstata (hombre) y de mama (en mujeres). Exceptuando estos dos tipos, todas las tendencias del cáncer fueron relativamente estables. En algunos canceres concretos sí se vieron aumentos mayores, por ejemplo, en los cánceres de piel, hígado, boca y riñón melanoma. Aunque la incidencia aumentó, el número de muertes por cáncer disminuyó durante el período de 25 años, en un 20% en hombres y en un 17% en mujeres.

En conclusión, algunos canceres han aumentado en su incidencia, aunque la mayoría se mantienen estables y sobre todo, la buena noticia es que lo que ha bajado muy significativamente es la mortalidad por estas enfermedades, fruto de las mejoras en el diagnóstico y en el tratamiento de las mismas.

La mortalidad por cáncer tuvo una reducción sustancial durante los últimos 25 años tanto en hombres como en mujeres de 35 a 69 años. Es probable que esta disminución sea un reflejo de los éxitos en la prevención del cáncer (p. ej., políticas de prevención del tabaquismo y programas para dejar de fumar), la detección más temprana (p. ej., programas de detección) y la mejora de las pruebas de diagnóstico y el tratamiento más eficaz.

Por el contrario, la mayor prevalencia de factores de riesgo relacionados con los no fumadores es la causa probable del aumento observado en la incidencia de un pequeño número de cánceres específicos. Este análisis también proporciona un punto de referencia para la próxima década, que incluirá el impacto de la covid-19 en la incidencia y los resultados del cáncer.

BMJ 2024;384:e076962


José Luís Ballvé

«Autor: Dr. José Luís BallvéFirma

— Médico de familia

Te puede interesar...