Osteoporosis

by Admin
Osteoporosis

1.  ¿Qué es exactamente la osteoporosis? 

Se trata de una enfermedad o un síndrome que consiste en una disminución de la masa ósea por unidad de volumen. Es decir en estos pacientes lo que ocurre es que el hueso se hace menos denso y por tanto más frágil, más susceptible de sufrir una fractura. No es tanto una pérdida de calcio, aunque este elemento es básico en la formación del hueso, sino de toda la masa ósea. El esqueleto de los seres humanos alcanza su máximo espesor a los 35 años, y a partir de entonces es normal que vaya disminuyendo hasta la senectud. Si esta disminución se aparta mucho de la densidad de las personas jóvenes se habla de osteoporosis. Ocurre en varias circunstancias entre las que cabe destacar la postmenopausia en mujeres y la senectud en los varones.

2. ¿Cuáles son las consecuencias de la osteoporosis? 

El motivo principal de la preocupación de los médicos por este problema es la aparición de fracturas, sobre todo de fémur por un lado y de columna vertebral por otro.

3. ¿Qué factores predisponen a la aparición de osteoporosis? 

En primer lugar cabe destacar el déficit de hormona femenina (estrógenos) que se da de forma fisiológica en la menopausia. Aún más si esta menopausia se ha producido quirúrgicamente (por extirpación de los ovarios).

Otro factor es la falta de calcio, sobre todo en las etapas tempranas de la vida cuando se está acumulando el capital óseo durante el crecimiento. El sedentarismo también supone un riesgo para padecer osteoporosis, la delgadez los hábitos tóxicos como tabaco o alcohol. También algunos medicamentos como la cortisona y algunas enfermedades hormonales como los trastornos tiroideos.

4. ¿Duele la osteoporosis?

En realidad la osteoporosis no duele antes de que se produzcan las fracturas que naturalmente producen un intenso dolor agudo. Sólo en los casos en que ya haya habido algún aplastamiento vertebral puede quedar como secuela un dolor de espalda más crónico. A veces lo que duelen son otras enfermedades añadidas como la artrosis o la fibromialgia

5. ¿Cómo hacen los médicos el diagnóstico de esta enfermedad?

Lamentablemente no sirven los análisis ya que el calcio de la sangre no disminuye, ni las radiografías en las fases iniciales de la enfermedad. La prueba más útil para hacer este diagnóstico es la densitometría ósea. Esta exploración sí ofrece una estimación muy adecuada de la densidad del hueso estudiado

6. ¿Todas las mujeres menopáusicas deben hacerse una densitometría ósea?

 Hoy en día se considera que sobre todo debe priorizarse la detección en aquellas mujeres con factores de riesgo para la enfermedad o en las que el médico considere que existe alguna característica clínica sospechosa de padecerla. No se recomienda actualmente un cribado masivo de todas las mujeres.

7. ¿Existe alguna manera de prevenirla?

Como ya es previsible la prevención se basa en evitar los factores de riesgo. Por tanto, un buen aporte de calcio en la dieta, evitar tabaco y alcohol y un ejercicio físico regular durante toda la vida. Una vez establecida la enfermedad o, en general en cualquier persona de edad avanzada conviene también hacer una prevención activa de las caídas. Por ejemplo evitando obstáculos en casa como alfombras, escalones, taburetes mal colocados, usar calzado cómodo, bastón si es preciso, tratar de solucionar problemas de visión, etc.

8.  Una vez establecido el diagnóstico, ¿también hay medicamentos que pueden prevenir o incluso mejorar la osteoporosis?

Existen tratamientos eficaces para evitar la progresión de la osteoporosis, que incluso son capaces de mejorar la densidad ósea. Se sabe además hoy en día que estos fármacos consiguen además reducir realmente el riesgo de fracturas. Los grupos principales con los estrógenos, los difosfonatos el raloxifeno y el denosumab o la teriparatida entre otros.

Recientemente se se han publicado estudios que han obligado a revisar el balance riesgo-beneficio del tratamiento con estrógenos para la osteoporosis. Estos importantes estudios englobados bajo los epígrafes de «Whomen’s Health Iniciative Tial» y «Million Women Study» han demostrado un incremento de riesgo de cáncer de mama en las mujeres que utilizan este tratamiento a largo plazo. Por otro lado se ha visto también un aumento de enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, enfermedad cerebrovascular o embolias pulmonares).

Todo ello ha motivado una nota de la Agencia Española del Medicamento enviada a todos los médicos de España en la que recomienda que el tratamiento hormonal sustitutivo no debe ser utilizado como terapia de primera línea a largo plazo para el tratamiento de la osteoporosis. Se mantiene como una opción de segunda elección para mujeres que tengan alto riesgo de fracturas y no toleren o no respondan a otros tratamientos.

Sí se mantiene la indicación de este tratamiento hormonal para los síntomas de la menopausia, cuando estos alteren la calidad de vida de la mujer, y siempre utilizándolos a la menor dosis eficaz y durante el menor tiempo posible.

Bibliografia

Conley RB, Gemma AG, Adler RA et al. fracture prevention: Consensus clinical recommendations from a multistakeholder coalition. J Bone Miner Res, 2019 [Epub ahead of print]. doi: 10.1002/jbmr.3877

Prevención y tratamiento de la osteoporosis.  FMC 2003; 10 (supl 3)

WHI. Risk and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women. JAMA 2002; 288:321-33

WHI Influence of estrogen plus progestin on breast cancer an mammografy in healthy postmenopausal women. JAMA 2003; 289:3243-53 

WHI Effects of estrogen plus progestin on risk fracture and bone mineral density. JAMA 2003;290:1729-38

WHI Effects of estrogen plus progestin on gynecologic cancers and associated diagnostic procedures. JAMA 2003; 290:1739-48

MWS Breast cancer and hormone-replacement therapy in the million women study. Lancet 2003; 362:419-27 

Te puede interesar...