Estreñimiento

by Admin
Estreñimiento

1.  ¿En qué consiste el estreñimiento?

Estreñimiento no es desde luego un término médico complicado. Podría considerarse una palabra de uso corriente. Sin embargo desde el punto de vista médico el estreñimiento es un síntoma que tiene un significado trascendente por varios motivos que comentaremos y, por tanto requiere una definición concreta e inequívoca. 

El estreñimiento se define como la evacuación insuficiente del contenido intestinal. Exactamente puede hablarse de estreñimiento cuando se produce una evacuación de menos de 35 gramos de heces diarias

Otras consideraciones como la dureza de las heces o la dificultad mayor o menor en la defecación no son suficientes para diagnosticar una estreñimiento, contra lo que mucha gente cree. 

Sin embargo sería obviamente molesto tener que proceder a la pesada diaria de las heces para poder diagnosticar un estreñimiento, por lo cual se han emitido otras definiciones menos exactas pero sin duda más prácticas. 

Por ejemplo la que hace referencia al número de deposiciones diarias.  Mucha gente cree que es necesario hacer una deposición diaria para que el hábito intestinal pueda considerarse normal.  En realidad se considera dentro de los límites de la normalidad cualquier ritmo que vaya entre una vez al día y una vez cada tres días. Otra definición son los llamados criterios de Roma que definen al estreñimiento crónico con los siguientes criterios:

Criterios de Roma II para constipación en adultos

Dos o más de los siguientes, por al menos doce semanas (no necesariamente consecutivas), en los

últimos doce meses:

• Esfuerzo excesivo durante más de 25% de las evacuaciones intestinales

• Heces duras o muy voluminosas en más de 25% de las evacuaciones

• Sensación de evacuación incompleta en más de 25% de las veces

• Sensación de bloqueo ano rectal en más de 25% de las evacuaciones

• Maniobras manuales para facilitar la evacuación más de 25% de las veces

• Menos de 3 evacuaciones en la semana

• Criterios insuficientes para diagnosticar síndrome de intestino irritable. No deben existir heces disgregadas.

Es un problema frecuente en las sociedades desarrolladas y sobre todo en las mujeres. Afecta a uno de cada 6 adultos y es aún más frecuente en personas de edad avanzada.

2.  ¿Qué síntomas produce?

Muchas veces ninguno.  Puede dar lugar a dolores abdominales inespecíficos, distensiones abdominales, sensación de «gases», etc.

3.  ¿Cuáles son las causas del estreñimiento?

El estreñimiento es un síntoma que puede obedecer a distintas causas.  Un estreñimiento crónico puede deberse a una dieta inadecuada, pobre en fibra vegetal.  Puede estar relacionado también con un hábito de vida más bien sedentario.  Un estreñimiento de instauración más aguda puede estar ocasionado por alguna enfermedad general como el hipotiroidismo.  Causas de tipo psicoló­gico también se han implicado en la etiología del estreñimiento.

El médico cuando se encuentra con un estreñimiento de instauración relativamente reciente está atento para descartar enfermedades del propio intestino como el cáncer, que en ocasiones puede presentarse como un estreñi­miento pertinaz de instauración brusca.  Finalmente no hay que olvidar que un cambio en la dieta habitual, un viaje o cambio de residencia o de horario de trabajo, muchos medicamentos, sin relación aparente con el intestino, pueden ser asimismo causas frecuentes de estreñimiento temporal.

4.  ¿Qué complicaciones pueden aparecer como consecuencia de un estreñimiento crónico? 

Un estreñimiento persistente se ha asociado con la aparición de varios problemas anales locales como por ejemplo las hemorroides y las fisuras anales, cuadros benignos pero sumamente molestos.  También los divertículos del colon aparecen con más frecuencia en enfermos de estreñimiento y hasta el cáncer de colon parece tener una relación con el mismo.

5.  ¿Cómo puede solucionarse este problema y evitar así esas posibles complicaciones?

Hay que repasar las causas del estreñimiento e intentar ponerles remedio.  Por ejemplo la dieta.  Una dieta pobre en fibra favorece el estreñimiento, por lo que habrá que añadir este preciado alimento natural a nuestra dieta habitual.  Hay que combatir el sedentarismo con ejercicio de cualquier tipo, aunque sean largos paseos (que además pueden hacerse a primera hora de la mañana con lo que a menudo se consigue un estímulo para la defecación).  Se pueden dar algunos consejos higiénicos como el establecer una rutina diaria, siempre a la misma hora, tras un zumo de naranja, o un café, o un vaso de agua tibia en ayunas, incluso tras un masaje abdominal, y permaneciendo en el inodoro durante el tiempo necesario.  Nunca se debe retardar la defecación cuando aparece el estímulo, pues se puede llegar a perder el reflejo normal. También se recomienda beber entre 8 y 10 vasos de agua en todo el día.

Con ayuda del médico se debe intentar ir sustituyendo los laxantes por la fibra vegetal y estas medidas naturales hasta conseguir un hábito intestinal normal que no consiste, como hemos comentado, en una deposición diaria necesariamente,  sino que varía de una persona a otra.

Para casos seleccionados se están desarrollando nuevas técnicas como el biofeedback que resulta útil cuando un problema del suelo pélvico (relativamente frecuente en mujeres que han tenido hijos) está en el origen de un caso de estreñimiento crónico.

6.  Siempre que se habla de estreñimiento surge el tema de la fibra ¿tan beneficiosa es? 

La fibra vegetal consigue una reeducación natural del intestino que permite una solución natural y definitiva del problema.  Actúa aumentando el volumen de las heces por lo que es conveniente tomarla con abundante agua.  Tiene el inconveniente de que muchas veces empeora los síntomas propios del estreñi­miento como las flatulencias o hasta los dolores abdominales inespecíficos, sin embargo este efecto es temporal y a la larga, en 2 o 3 semanas o a veces hasta los tres meses, va a presentarse el efecto beneficioso que además será permanente puesto que no hay peligro de desarrollar la tolerancia que producen los laxantes.  Estos inconvenientes hacen que muchos enfermos abandonen la fibra antes de que pueda hacerles efecto o por creerla ineficaz después de haber tomado una dosis insuficiente.

La fibra además protege del cáncer de colon y de la diverticulosis.  Ayuda a controlar la diabetes y las dislipemias (aumentos del colesterol o de los triglicéridos), previniendo por tanto la arteriosclerosis, por lo que a nivel preventivo tienen un valor inestimable sin tener efectos secundarios, ni perjuicios valorables.

Cuando la fibra por sí sola no es suficiente se pueden añadir laxantes suaves como la lactulosa o la crema de magnesia siempre bajo supervisión médica.

7.  ¿Y dónde se encuentra la famosa fibra? 

La forma más común de hallarla es en forma de salvado, en sus distintas Presentaciones (pan integral, galletas, copos, comprimidos, cápsulas, … ). Otros alimentos también la contienen, las frutas (sobre todo manzanas y peras), las legumbres, zanahorias y las verduras en general.

Bibliografia

AGA. Guidelines on Constipation. Gastroenterology 2000;119:1761-1766 

Pamela Cofré L, Fernando Germain P, Luis Medina L,

Hernán Orellana G, Juan Suárez M, Teresa Vergara Manejo de la constipación crónica del adulto: Actualización Rev Méd Chile 2008; 136: 507-516. Disponible en internet: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872008000400013 

Te puede interesar...

1 comment

¿Se puede tratar la apendicitis sin operar? - Radio Salut 11 de mayo de 2024 - 22:54

[…] rara vez hay diarrea. Si se acompaña de fiebre, suele indicar un proceso apendicular […]

Comments are closed.