El Tabaco


1.  ¿Sabías que? (Perjuicios del tabaco)

El tabaco mata a 56.000 personas cada año en España y cerca de 5 millones en todo el mundo.

El tabaco causa de más de 25 enfermedades, entre ellas el cáncer de pulmón o el infarto de miocardio que son algunas de las causas de muerte más frecuentes en los países desarrollados.

Además de producir muertes prematuras el tabaco produce enfermedades crónicas que disminuyen extraordinariamente la calidad de vida. Por ejemplo la bronquitis crónica, que obliga a muchos pacientes a vivir dependiendo de una botella de oxígeno, o la arteriopatía de las extremidades inferiores, que acaba en ocasiones con amputaciones de los miembros.

El tabaco además de enfermedades graves y fallecimientos provoca síntomas desagradables como tos persistente, menor rendimiento en las actividades deportivas, malos olores en casa, ropa, aliento, envejecimiento prematuro de la piel, gasto de dinero etc.

Cada vez se concede más importancia al tabaquismo pasivo como causa de enfermedad y muerte. Está sobradamente demostrado que el tabaquismo pasivo aumenta la probabilidad de sufrir un problema coronario en un 30% y en un porcentaje similar un  cáncer de pulmón. También ha pasado a ser la primera causa de muerte súbita del lactante. Se calcula que el tabaquismo pasivo puede estar causando má de 3000 muertes al año. En Italia una ley antitabaco ha mejorado en un 11 % la tasa de ingresos por infarto después de algunos meses de su aplicación y datos parecidos se están obteniendo en Cataluña.

Los últimos datos de Cataluña ponen de manifiesto algunas cifras esperanzadoras :la prevalencia de fumadores diarios y ocasionales entre las personas residentes en Cataluña de 15 años o más ha pasado de un 32,1% en 2002 a un 26,5 % en el año 2013, y se ha estimado que el número de fumadores se ha reducido en 190.000 . En el caso de los escolares de 14 a 18 años , el uso diario de tabaco ha pasado de un 23,0% en 2004 al 12,4% en 2012. El cumplimiento de la prohibición de fumar en centros de trabajo y lugares cerrados es muy elevado y bien aceptado en Cataluña, aunque hay que seguir avanzando en el cumplimiento de la normativa en cuanto a las terrazas de establecimientos de hostelería y restauración, y continuar las acciones de sensibilización con el fin de evitar el uso de tabaco en algunos espacios privados cerrados -como el hogar o el coche- especialmente cuando hay niños. ( más información en el siguiente enlace:

http://salutpublica.gencat.cat/ca/promocio_salut/tabac/notes_actualitat/es-commemora-el-dese-aniversari-del-conveni-marc-per-al-control-del-tabac-salvant-vides-durant-una-decada/index.html

 

2. También conviene conocer que al dejar de fumar…… (ventajas de dejar de fumar)

·   A las 12 horas desaparece de la sangre el CO (monóxido de carbono), un gas tóxico (es el mismo que sale por el tubo de escape de los coches).

• A los pocos días se recupera el sabor de los alimentos y el olfato

• A las pocas semanas la piel se oxigena y mejora francamente su aspecto

• Al cabo de un año el riesgo de infarto se reduce a la mitad

• Al cabo de 10 años el riesgo de la mayor parte de canceres se iguala al de los no fumadores y el de cancer de pulmón se reduce a la mitad y sigue bajando.

• Además se ahorran entre 700 y  1200 euros al año para cada fumador

 

3.  ¿Por qué a pesar de conocer todo esto la gente sigue fumando?

La mayor parte de la gente no conoce la magnitud del riesgo del que estamos hablando. Poca gente sabe que cuando decimos que el tabaco mata, nos referimos a que acaba con la vida de una de cada dos fumadores y de ellos la mitad antes de los 69 años. Muchos de estos fumadores que empezaron a fumar en la adolescencia perderán una media de 25 años de vida.(según estudios de seguimiento durante más de 40 años controlando a más de 35000 personas)

Sin embargo el desconocimiento no es la causa principal de que los fumadores sigan con  el tabaco. La mayoría de ellos fuman por la potente adicción que supone la nicotina. De hecho, muchas encuestas demuestran que el 60% de los fumadores dejarían el tabaco si pudieran hacerlo fácilmente.

 

 

4.  ¿Cómo saber si nuestra dependencia al tabaco es muy fuerte? (dependencia) 

Lo cierto es que el 95% de los fumadores  tienen una adicción al tabaco en mayor o menor medida.

 

Si pedimos a cualquier fumador que esté una semana sin fumar, veremos que no les resulta nada fácil.

En algunas personas predomina la adicción física y en otras la psicológica.

Para saber el grado de adicción física se han diseñado tests como el test de Fagerstrom que es el más conocido.

Test de valoración de la dependencia. Test de Fagerstrom breve.

¿Cuántos cigarrillos fuma cada día?

         más de 30 (3 puntos)

         de 21 a 30 (2 puntos)

         de 11 a 20 (1 punto)

         10 o menos (0 puntos)

¿Cuánto tiempo pasa entre que se levanta y se fuma el primer cigarrillo?

         menos de 5 minutos (3 puntos)

         de 5 a 30 minutos (2 puntos)

         de 31 a 60 minutos (1 punto)

         más de 60 minutos (0 puntos)

         de 5 a 6 – dependencia alta.

         de 3 a 4 – dependencia moderada.

         de 0 a 2 – dependencia baja.

 

De esta forma con sólo dos preguntas podemos saber el grado de dependencia de los fumadores.

 A la hora de dejar de fumar lo que más influye no es el grado de dependencia sino la motivación para conseguirlo que tenga el fumador. Una fuerte motivación puede superar cualquier dependencia, aunque en casos de gran

adicción es recomendable dejar el tabaco con ayuda de un profesional para asegurar una mayor  probabilidad de éxito.

Otro test más breve es el siguiente:

 ¿Cuántos cigarrilos fuma?

¿Fuma en la primera media hora después de levantarse?

¿Ha intentado dejar de fumar y ha recaído en las dos primeras semanas?

Un sí a las tres preguntas indica una dependencia elevada.

A la hora de dejar de fumar lo que más influye no es el grado de dependencia sino la motivación para conseguirlo

que tenga el fumador. Una fuerte motivación puede superar cualquier dependencia, aunque en casos de gran

adicción es recomendable dejar el tabaco con ayuda de un profesional para asegurar una mayor  probabilidad de éxito.

 

5.  ¿Cómo saber si se está motivado para dejar de fumar? (motivación)

Una forma sencilla de saberlo es elaborando una lista de motivos para dejar de fumar y otra de motivos para seguir fumando. Si pesan más los motivos para dejar de fumar es cuestión de pasar a la acción. También existen tests que miden las ganas de dejar de fumar ( o sea, la motivación). El más conocido es el test de Richmond:

 Test de Richmondpara valorar la motivación para dejar de fumar (1993)

¨ ¿ Le gustaría dejar de fumar si pudiera hacerlo fácilmente?

            (0 no; 1 sí)

¨ ¿ Cuánto interés tiene usted en dejar de fumar?

            ( Desde 0 nada en absoluto; hasta 3 mucho)     

¨ ¿ Intentará dejar de fumar  completamente en las próximas 2 semanas ?

            (Desde 0 definitivamente no; hasta 3 definitivamente si)

¨ ¿Cree que dentro de 6 meses usted no fumará?

            (Desde 0 definitivamente no; hasta 3 definitivamente si)

  La puntuación máxima de esta versión es 10; los fumadores que obtienen 7 o más puntos son los más motivados, y los de 4 a 6 tendrían una motivación moderada.

 

6.  ¿Por qué con una motivación alta para dejar de fumar, muchos fumadores no dejan el tabaco? (Miedos)

A veces es por miedo: 

Miedo a engordar: 

Es cierto que al dejar de fumar se pueden engordar entre 2 y 4 kilos de peso. Sólo un 10% de personas

engordan más de 10 kilos. Para evitar el aumento de peso se aconseja controlarlo semanalmente, evitar "picar"

alimentos calóricos, aumentar el ejercicio físico (que además nos servirá para dejar de fumar). Algunos de los

fármacos que se utilizan para abandonar el tabaco retrasan el aumento (los chicles y el bupropion). 

Además después de dejar el tabaco no nos será muy difícil perder esos pocos quilos.

Miedo a pasarlo muy mal:

Se sabe que dejar el tabaco produce un síndrome de abstinencia que a veces es duro de pasar. 

Consiste en los siguientes síntomas:

•        Deseo muy intenso de fumar

•        Nerviosismo

•        Irritabilidad

•        Trastornos del sueño

•        Aumento del apetito

•        Falta de concentración

•        Cansancio

Todos estos síntomas se presentan con diversa intensidad y en todos los casos son transitorios. 

El síndrome de abstinencia es pasajero dura de 1 a 2 semanas

Además disponemos hoy en día de fármacos como los sustitutos de la nicotina y el Bupropion que lo atenúan

Miedo al fracaso:

Lo cierto es que,  aunque algunas personas dejan de fumar a la primera, la mayor parte de fumadores  necesitan entre 3 y 5 intentos. Por tanto las recaídas son frecuentes y muchos fumadores, cansados de fracasar, no vuelven a intentarlo.

Dejar una droga requiere un aprendizaje y de cada recaída se va aprendiendo que es lo que se debe hacer la próxima vez para no volver a fumar. Por tanto haber recaído muchas veces no significa que no se tenga "fuerza de voluntad", sino que no se han aprendido todos los mecanismos de las recaídas. 

En estos casos de todas formas puede ser beneficioso pedir ayuda a un profesional.

7.  Una vez superadas todas las reticencias ¿Cómo pasar a la acción? ¿ Es mejor dejarlo de golpe o poco a poco?  

 

Lo mejor es fijar una fecha y a partir de ese día no fumar ni uno. Al primer día sin tabaco se le suele llamar día "D". Antes del día "D" algunas personas prefieren ir fumando menos y otras en cambio aprovechan para despedirse y fumar igual o más. Lo importante es que a partir del día "D" no se fume ni un solo cigarrillo.

¿Qué hacer antes del día "D"?

 Es conveniente prepararse en los días previos. Puede servir elaborar un registro de cigarrillos como el siguiente:

 Cigarrillo          Actividad                      Ganas de fumar(1 a 3)*  Estrategia**

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                      __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

 *1 pocas ganas de fumar, 3 muchas ganas

**Qué haremos para superar el deseo de fumar en los cigarrillos más apetecibles

 Este autorregistro nos sirve para conocer mejor nuestro hábito y como superar los cigarrillos más difíciles. También, al hacerlo en los días previos a dejar el tabaco, nos permite una cierta desautomatización de la conducta de fumar.

También en los días anteriores al día "D" es recomendable avisar a todos nuestros amigos, compañeros de trabajo y familiares de que vamos a dejar de fumar en la fecha escogida. Esto nos servirá para adquirir  un mayor compromiso y además facilitará que nuestro entorno familiar y social nos ayude en los primeros días sin tabaco.

8.  ¿Cómo pasar mejor los primeros días sin fumar ? 

En los primeros días sin fumar se aconseja:

Cambiar hábitos: Sobre todo en los momentos que se suelen acompañar de cigarrillos: después de comer, al salir del trabajo, al hablar por teléfono. (No sentarse en el mismo sillón de siempre sin el cigarrillo, sino dar un paseo o lavarse enseguida los dientes después de comer por ejemplo)

Dejar unos días el café y el alcohol ya que se asocian fuertemente al tabaco.

Hacer ejercicio físico:Al correr o nadar no se fuma y además el ejercicio nos permitirá notar antes los beneficios del abandono del tabaco.

Tener las manos ocupadas: El hábito de fumar tiene un gran componente manual. El gesto de encender un cigarrillo se ha repetido miles de veces. Tener algo entre las manos nos puede ayudar a pasar los primeros días(aficiones manuales como hacer punto, modelar, dibujar , etc)

 

9.  ¿Cómo superar los momentos más difíciles ?  

A veces es útil saber que, aunque durante los primeros días se tienen ganas de fumar constantemente, los deseos más intensos de fumar funcionan como pulsiones. Esto quiere decir que ese deseo tan intenso dura muy poco 1 o 2 minutos. Por este motivo se recomienda, cuando las ganas de fumar sean muy fuertes, distraerse durante ese tiempo. Bien sea mirando el reloj durante un minuto, o mejor todavía, cambiando la actividad que estemos haciendo: salir a dar un breve paseo, lavarse los dientes, beber agua, tomar un chicle de nicotina o un chicle sin azucar, un trozo de zanahoria o cualquier otroa alimento sin calorçías.m Sobre todo No Fumar. Superando varias de esta pulsiones es como se va estableciendo la seguridad en uno mismo y la garantía del éxito.

 

10. ¿Cómo evitar las recaídas ?  

Es importante en los primeros días sin fumar no plantearse "nunca más fumaré" sino "hoy no fumaré". Ir pasando día tras día sin la pesada carga de imaginar  toda una vida sin tabaco.

Pasadas las dos primeras semanas, el síndrome de  abstinencia ya ha cedido. En la tercera semana a veces aparece un fenómeno de tristeza. Ya ha cedido la tormenta pero el fumador puede tener la sensación de que verdaderamente va a dejar el tabaco y experimenta un cierto duelo por la "pérdida del amigo" que le ha acompañado en tantas ocasiones. La cuarta semana es la de la normalización. Las ganas de fumar ceden, aunque no del todo. Aparecen en cambio ideas de que "por uno no pasa nada". Lo que se llama la falsa seguridad.

Otra causa frecuente de recaída son las llamadas recaídas sociales

 

11.  ¿Cómo prevenir las recaídas a largo plazo ? 

La mayor parte de las recaídas a largo plazo se producen por las siguientes circunstancias: 

 Falsas seguridades: Ideas como "por uno no pasa nada". "Ahora que ya lo he superado podré fumar sólo los fines de semana o cuando salga". Son pensamientos que aparecen a consecuencia de la adicción psicológica que representa el tabaco. En realidad cualquier persona que haya sido fumadora habitual tendrá una poderosa adicción por la nicotina que le impedirá durante toda su vida controlar el tabaco. Por tanto la única manera de  mantenerse sin tabaco es no fumar nunca. 

 Estrés: El estrés, un disgusto, un problema personal o laboral inesperado durante las primeras semanas o meses sin fumar también es frecuentemente un motivo de recaída. En un día malo uno se siente con derecho a darse un pequeño "premio" "sólo por aquel día tan malo". Lo cierto es que un solo cigarrillo, aunque se lleven varios meses sin fumar, lleva a recaer. En conclusión, el cigarrillo no nos habrá resuelto el problema y además tendremos otro añadido que será el volver a dejar el tabaco. 

Celebraciones: Son las llamadas recaídas sociales. En una boda, un bautizo una comunión, una cena de Navidad.

   12.  ¿Qué medicamentos existen para tratar la dependencia al tabaco?

 

Existen 3 tipos de medicamentos con eficacia demostrada para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Por un lado está los sustitutos de la nicotina que están comercializados en España en forma de chicles, parches y caramelos para chupar. En cualquiera de sus presentaciones doblan las posibilidades de éxito de la terapia que se este llevando a cabo. Cuanto más efectiva sea esa terapia, mayor será por lo tanto el resultado final. Los sustitutos de la nicotina son de venta libre y por tanto pueden utilizarse sin control sanitario. Pero el resultado será por tanto mucho mejor si se utilizan en combinación con algún tipo de seguimiento profesional individual o de grupo o incluso telefónico.

Por otro lado está los antidepresivos y concretamente el Bupropion. Este fármaco también dobla las posibilidades de éxito, pero en este caso es imprescindible un seguimiento médico ya que es un medicamento con indicaciones y contraindicaciones concretas.

El tercer medicamento es la vareniclina. Este nuevo fármaco parece ser el más efectivo de todos y ha emergido con fuerza en el tratamiento del tabaquismo de forma que muchas guías lo recomiendan como de primera elección. Es un fármaco que parece seguro y eficaz pero que también requiere seguimiento médico y habrá que esperar un tiempo para confirmar estas buenas expectativas que ha generado.

Finalmente existe otros tratamientos de segunda línea como la nortriptilina y la clonidina, autorizadas para este uso en España y son fármacos de segunda elección por sus efectos secundarios. En investigación están otros productos entre los que destaca la citisina que es un fármaco parecido a la vareniclina que probablemtne tendrá un futuro similar a la misma.

 Bibliografia

Doll R, Peto R, Wheatley K, Gray R, Sutherland I. Mortality in raletion  to smoking: 40 years’ observations on male British doctors. BMJ 1994; 309:901-11

 Doll R, Hill B. The mortality of doctors in relation to their smoking habits: a preliminary report BMJ. 2004; 328(7455): 1529–1533

 Doll R, , Peto R,1 Boreham J, Sutherland  I. Mortality in relation to smoking: 50 years' observations on male British doctors BMJ. 2004; 328(7455): 1519

  • Cabezas C, Martin C, Ballve JL, Blade J, Borras M, Granollers S, Morera C, Serra A, Zarza E,  Detecció i tractament del consum del tabac [On line] Barcelona: Institut Català de la Salut, 2009.Guies de pràctica clínica, núm. 14.

Disponible en  Internet:

http://www.gencat.cat/ics/professionals/guies/tabac/tabac.htm

The Royal Australian College of General Practitioners . Supporting smoking cessation: a guide for health professionals. Published December 2011. Disponible en internet en: http://www.racgp.org.au/your-practice/guidelines/smoking-cessation

Effect of the Italian Smoking Ban on Population Rates of Acute Coronary Events.Giulia Cesaroni, MSc; Francesco Forastiere, MD, PhD; Nera Agabiti, MD; Pasquale Valente, MD; Piergiorgio Zuccaro, PhD; Carlo A. Perucci, MD Circulation. 2008;117:1183-1188

 M J López1,2, M Pérez-Ríos3,4, A Schiaffino5, M Nebot1,6, A Montes4, C Ariza1, M García5, O Juárez1, A Moncada7, E Fernández5, Mortality attributable to passive smoking in Spain, 2002.Tobacco Control 2007;16:373–377.

Nides M. Update on pharmacologic options for smoking cessation treatment. Am J Med. 2008 Apr;121(4 Suppl 1):S20-31.