Infecciones urinarias

 

1.   Introducción
2.  ¿Son frecuentes las infecciones urinarias?
3.   Síntomas
4.   Tratamiento
5.   Infecciones urinarias en la mujer. I
6.   Infecciones urinarias en la mujer. II
7.   Consejos para su prevención

 

1.  Cuando se habla de infecciones urinarias lo primero que viene a la cabeza son las típicas cistitis de las mujeres. Muchas mujeres conocen esta enfermedad y la mayoría le conceden la misma importancia que a un resfriado, es posible que sepan como automedicarse y ni siquiera consulten con el médico, o que estén unos días bebiendo mucha agua y esperen a que se les pasen las molestias. ¿Qué es una infección urinaria exactamente? ¿Las cistitis son infecciones urinarias ¿es correcta esta actitud de automedicación?

En primer lugar una infección urinaria es una enfermedad producida por el crecimiento de un germen (como todas las infecciones) en el interior de las vías urinarias. El tracto urinario se compone de dos riñones que están situados a ambos lados de la columna en la zona lumbar alta y que sirven para formar la orina y con ella eliminar productos de desecho de la sangre. La orina así formada va a almacenarse en la vejiga urinaria que se encuentra en la parte baja del abdomen a través de dos conductos llamados uréteres. Cuando la vejiga urinaria se llena, normalmente a los 300 cc., la orina es eliminada a través de la uretra al exterior. Si un germen patógeno penetra desde el exterior por la uretra hasta la vejiga urinaria y allí se multiplica se produce lo que denominamos infección urinaria baja o cistitis. Si está infección asciende por los uréteres y llega hasta el riñón se produce un cuadro mucho más grave que es la pielonefritis o infección urinaria alta. Esta y otras posibles complicaciones hacen que la cistitis, aun siendo un cuadro banal, deba ser siempre evaluado por el médico, por lo que la actitud de la automedicación es de nuevo una actitud incorrecta a no ser que sea especialmente indicada por el médico en unos casos concretos que luego veremos.

  2. ¿Son muy frecuentes las infecciones urinarias?

Son tan frecuentes que, después de las infecciones respiratorias, son las más frecuentes en la consulta del médico de cabecera. Son frecuentes sobre todo en las mujeres y también en los varones maduros que padecen de la próstata. Es una enfermedad además con un significado especial en la infancia, como veremos más adelante.

  3.  ¿Cómo se manifiestan las infecciones urinarias?

Los síntomas de una infección urinaria son bastante expresivos y quien la ha padecido alguna vez los conoce de sobras como para auto-diagnosticarse en una segunda ocasión. Consisten en un escozor al efectuar la micción, unos deseos continuos de ir al lavabo, que se convierten en micciones de escasa cantidad que no dejan satisfecho al enfermo. Si la infección es alta, es decir en las pielonefritis, suele haber además fiebre alta con escalofríos intensos y dolor en la zona de los riñones sobre todo en el del lado afecto.

  4.  ¿Se curan fácilmente estas infecciones? ¿Cómo se tratan?

A diferencia de la mayoría de las infecciones respiratorias leves, las infecciones urinarias están producidas por bacterias y, por tanto, deben tratarse con antibióticos.  Siempre es conveniente, antes de iniciar el tratamiento, conocer el germen que ha producido la infección, y los antibióticos a los que es sensible. Para ello es necesario, aunque no siempre imprescindible, hacer un análisis de orina, que se llama urocultivo.

Una forma de tratar las infecciones urinarias bajas, las cistitis consiste en dar una única dosis elevada de un antibiótico. No debe extrañarse si su médico le dice que tome 4 o 6 pastillas, o más probablemente un único sobre de golpe y se haga un nuevo urocultivo dentro de unos días. Es una forma muy eficaz de tratar estas infecciones. También se indican actualmente tratamientos breves, de 3 días en lugar de los 7 o 10 que se utilizaban antes. Si la infección es alta el tratamiento debe ser más largo a dosis completas y a veces ingresando al enfermo en un hospital.

5.   Un problema que tienen muchas mujeres es el de tener una cistitis tras otra, no acaban de solucionar nunca el problema y terminan por cansarse y automedicarse como decíamos al principio. ¿A qué se deben estas frecuentes infecciones urinarias?

Muchas mujeres sufren frecuentes infecciones urinarias. Puede ocurrir que una infección no se cure tras un tratamiento correcto y el germen vuelva a crecer días o semanas después (dos semanas). Es lo que se denomina recaída y obliga a investigar donde se esconde ese germen para que no sea totalmente destruido por el antibiótico. Puede encontrarse una piedra o una malformación de las vías urinarias u otros problemas. Sin embargo la mayoría de las veces (el 80 %) lo que ocurre no es una recaída sino una reinfección, o sea una nueva infección de orina.

6.   ¿Porqué algunas mujeres tienen esta tendencia a tener continuamente infecciones de orina?

La causa más frecuente de reinfecciones urinarias es el coito. Se sabe por ejemplo que entre las religiosas las infecciones son mucho menos frecuentes que entre el resto de las mujeres. Muchas mujeres pueden relacionar la aparición de la cistitis con las relaciones sexuales.

Otra causa frecuente de infecciones urinarias repetidas en mujeres tiene que ver con el habitual mal estado de los lavabos públicos, pero no por el hecho de que en ellos «se cojan infecciones» sino porque muchas señoras prefieren aguantar horas y horas sin efectuar una micción con tal de poder hacerlo en su casa. El retraso de la micción es precisamente una de las causas frecuentes de infección urinaria repetida. Es conveniente hacer una micción cada dos o máximo tres horas y esta simple medida sirve para solucionar muchos de estos casos.  Otras veces el arrastre de gérmenes desde el ano a la uretra al limpiarse tras una defecación puede ser origen de infecciones urinarias en mujeres y éstas deben ser advertidas de que la forma correcta de efectuar esta limpieza es siempre de delante hacia atrás y nunca al revés.

Cuando con estas sencillas medidas no se soluciona el problema debe procederse a una profilaxis con medicamentos, bien de forma prolongada (al menos durante 6 meses) o bien después de tener relaciones sexuales cuando se sospeche esta vía de infección.

Hay estudios de buena calidad que apoyan la utilización de productos que contienen arándanos para la prevención de infecciones  recurrentes en mujeres. Las personas de tratamiento con anticoagulantes no deben usar productos que contengan arándanos

7. ¿Cuáles serían en resumen los consejos para evitar las infecciones de orina?

        *          No retrasar la micción.
        *          Higiene adecuada tras las defecaciones.
        *          Beber abundante agua.
        *          Profilaxis poscoital cuando se considere oportuno.
        *          Cambiar el tipo de compresas, cuando las molestias se relacionen con la menstruación.
        *          Consultar con el médico todos los escozores miccionales, aunque no todos ellos van a ser infecciones urinarias. Jamás autodiagnosticarse, ni automedicarse.

  

  BIBLIOGRAFIA

   

Palop Larrea, V. Martínez-Mir I. Tratamiento empírico de las infecciones. Fisterra. Guías Clínicas 2010; 10 (1).Disponible in Internet: http://www.fisterra.com/guias2/empirico.asp#mujer

Jepson RG, Craig JC. Arándanos para la prevención de infecciones urinarias; 2007 (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, número 3, 2008. Oxford, Update Software Ltd. Disponible en: www.update-software.com (Traducida de The Cochrane Library, Issue . Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.) [Resumen]

Cistitis no complicada en la mujer. Guía multidisciplinar. Asociación Española de Urología. Disponible en Internet : http://www.aeu.es/UserFiles/Guia28.pdf