GUIA DE SALUD

En esta sección encontrará distintos temas de consulta:

Enfermedades, prevención, síntomas, diagnósticos, tratamientos, información...

Una guíadesalud  actualizada y ampliada permanentemente. Autor: Dr. José Luis Ballvé nº de colegiado 18.325 del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona. Consulta privada: GRUPO MÉDICO C/Casanova, 220 1º 1ª 08036 Barcelona. Consulta pública: ABS Florida Nord de L'Hospitalet de Llobregat (Pza. dels ocellets s/n 08905 L'Hospitalet). ballvejl@gmail.com  

radiosalut

  La divulgación de la medicina, como la de cualquier disciplina, está sometida a dos tipos de riesgos: el de la excesiva tecnificación, que la hace incomprensible para el ciudadano medio, y el de la excesiva vulgarización que la hace quedar como insuficiente y superficial. Además, en el caso de la medicina, hay que tener en cuenta algunos factores más. Es conveniente divulgar pero siempre intentando no crear ni angustias innecesarias ni expectativas irreales. Informar sin confundir. Tratar de dar mensajes de educación sanitaria tratando de facilitar el cumplimiento de las pautas prescritas por el médico sin pretender interferirlas.  

  En la presente guía hemos intentado sortear todos estos peligros y mantener ese delicado equilibrio entre lo comprensible y lo riguroso. Al escoger los temas lo hemos hecho desde la perspectiva del paciente. Por ese motivo las entradas, los títulos de los diferentes capítulos, son un tanto heterogéneas, a veces por el síntoma (p. ej.  "el mareo"), otras veces por la enfermedad ("la gripe") y en otras por lo que en realidad es un signo clínico ("hinchazón de las piernas") o un dato de las exploraciones complementarias ("el ácido úrico"). Se ha hecho así escogiendo el aspecto más llamativo, más claro o atractivo de cada tema. 

   El resultado es una lista de temas que pensamos ir ampliando progresivamente, a la vez que vamos actualizando los capítulos ya incluidos. Esperamos que sea de interés y naturalmente estamos abiertos a sugerencias que pueden canalizarse a través de nuestro correo electrónico, teléfono o correo convencional.

 

 

Ubicación

Acido urico

Fecha de realización: 20/12/2003. Revisado el 02/04/2013.

 

 

1. Introducción
2. Niveles considerados normales
3. Consecuencias I
4. Consecuencias II
5. Tratamiento I
6. Tratamiento II
7. Productos que provocan su aumento
8. ¿Relación con ciertas enfermedades coronarias?

1.  ¿Qué es el ácido úrico?

El ácido úrico es una sustancia que circula por la sangre, de absolutamente todas las personas, que aparece como producto de la metabolización, de la degradación de las proteínas.  Por tanto es normal tener ácido úrico.  Las preocupaciones sobrevienen cuando este ácido úrico sobrepasa unos límites, cuando está más elevado de lo normal.

2.  ¿Y cuál es ese valor normal por debajo del cual no hay que preocuparse?

Esta es una pregunta que no es tan fácil de responder como parece. Si lo normal es lo que tiene la mayor parte de la gente, los valores normales se sitúan por debajo de 8 miligramos por cien mililitros de sangre en los varones y 7 en las mujeres.  Lo que ocurre es que por encima de 6 ya pueden presentarse algunas de las complicaciones que se asocian al ácido úrico y por otro lado, personas con niveles de ácido úrico por encima de 7 y 8 están asintomáticos toda su vida.  Como en tantas ocasiones, también aquí están reñidas la medicina y las matemáticas.

3.  Y para ir centrando el tema, ¿por qué no concretamos cuáles son esas complicaciones que se relacionan con el ácido úrico?

Hay tres enfermedades que pueden aparecer en una persona que tenga el ácido úrico alto.  Una, quizá la más conocida, es la gota, la artritis gotosa.  Otra es la litiasis renal, la formación de piedras en el riñón que, como ya decimos también en otra parte de la guía, pueden ser de ácido úrico.  Por último las personas con hiperuricemia, o sea, con niveles elevados de ácido úrico, pueden padecer un cuadro más grave que los anteriores que es una insuficiencia renal.

4. ¿Parece entonces tener el ácido úrico alto  es algo francamente preocupante ¿no?

Pues no.  La verdad es que el riesgo de padecer una enfermedad de este tipo en un paciente sano, en el que se detecta en un análisis de rutina unos niveles de ácido úrico por encima de lo normal, es muy bajo.

Hay un estudio realizado en la ciudad americana de Framingham que es uno de los más importantes estudios epidemiológicos que se han realizado.  Este estudio es un estudio prospectivo, es decir, en él los investigadores tomaron muchos datos de un grupo importante de personas de esa ciudad y registraron lo que fue ocurriendo con esas personas a lo largo de los años.  Pues bien, en lo que se refiere al ácido úrico, se vio que, de aquellas personas que tenían al principio del estudio un ácido úrico mayor de 7 mg% sufrieron, a lo largo de doce años de seguimiento, un ataque de gota sólo el 2 %. Este porcentaje se elevó al 25 % cuando se observó a pacientes con niveles de ácido úrico comprendidos entre 8 y 9 mg.

Hemos hablado también de piedras en el riñón producidas por el ácido úrico.  Este riesgo es igualmente muy bajo y además pueden aparecer piedras de ácido úrico en personas que tienen el ácido úrico normal en la sangre.

Todavía mucho más rara es la aparición de una insuficiencia renal en un paciente como consecuencia del exceso de ácido úrico. Además no ha quedado demostrado que disminuir el ácido úrico pueda retrasar la aparición de insuficiencia renal

Todos estos datos, unidos al hecho de que tanto la gota como la litiasis renal son enfermedades benignas y fácilmente tratables, han llevado a la comunidad médica a la conclusión bastante aceptada de que no se debe tratar a ningún enfermo por el sólo hecho de tener el ácido úrico alto, a no ser que el exceso sea realmente muy importante.

5.  ¿No deben tratarse entonces los enfermos de hiperuricemia? ¿No merece tratamiento el ácido úríco?

Es muy importante que los enfermos que han tenido un ataque de gota alguna vez en su vida, mantengan un nivel de ácido úrico por debajo de 6 mg %, para que estos ataques no se repitan.  Es igualmente importante que un paciente que haya sufrido una litiasis renal por una piedra de ácido úrico, mantenga una concentración de ácido úrico en la orina por debajo de unos niveles determinados, Pero un ácido úrico elevado en un análisis de rutina de un paciente por lo demás sano no debe ser tratado.  Lo que sí se puede hacer es investigar sobre si esa elevación es debido a unos excesos dietéticos que sí deben ser corregidos pero a la luz de las últimas investigaciones, los portadores asintomáticos de una hiperuricemia, o sea de un exceso de ácido úrico en la sangre, no deben recibir tratamiento alguno.  Baste pensar que pueden pasar treinta años hasta que una persona con el ácido úrico elevado desarrolle una crisis de gota, si es que la desarrolla.

6. ¿Hay alguna excepción a esta norma de no tratar la hiperuricemia?

Sí, el exceso de ácido úrico en la sangre debe tratarse si excede los 11 mg ya que entonces sí es apreciable el riesgo de padecer gota o piedras en el riñón.

7. ¿Y cómo saber si uno está tomando un exceso de productos que hagan subir el ácido úrico?

Ya hemos dicho que el ácido úrico es un producto de la degradación de las proteínas, por tanto los alimentos con altas concentraciones de las mismas son los que van a producir elevaciones significativas en el ácido úrico si se abusa de ellos.  Por ejemplo, las vísceras, el hígado, el corazón, los riñones, etc.; la carne de caza, del tipo que sea; mariscos, anchoas, sardinas y dos factores más inespecíficos, pero más importantes que los alimentos mencionados, el alcohol y la obesidad.  Muchos investigadores opinan que sólo reduciendo el consumo de alcohol y alcanzando el normopeso  pueden controlar los niveles de ácido úrico de muchos gotosos.

8.  ¿Y el exceso de ácido úrico no constituye un riesgo de enfermedades coronarias, como por ejemplo el colesterol?

Eso es lo que se creyó durante un tiempo y todavía ahora se sigue discutiendo   Efectivamente se veía que las personas con un ácido úrico elevado sufrían mayor proporción de enfermedades coronarias que el resto de la población.  Sin embargo, posteriormente, se ha podido comprobar que esa asociación entre ácido úrico y enfermedad coronaria era una asociación indirecta a través de otros factores.  El exceso de ácido úrico suele presentarse en personas obesas, y la obesidad sí que constituye un factor de riesgo coronarlo.  El ácido úrico suele presentarse en personas con hipertensión arterial y desde luego es bien conocido el papel de la hipertensión en la aparición de enfermedades coronarias.  Por si fuera poco, el colesterol también suele estar elevado en estos enfermos por lo que sí que existe esta asociación, pero no por culpa del ácido úrico, sino por esos otros factores de riesgo que suelen acompañarle. Sin embargo como decíamos al principio del párrafo la discusión sigue y una revisión de estudios publicada en 2009 vuelve a argumentar que sí existe una sociación indpendiente entre ácido úrico y enfemedad cardiovascular. La ciencia tiene la obligación de dudar y replantarse siempre los temas para tratar de seguir acercándose a la verdad. Como vemos algunas cuestiones se resisten a quedar definitivamente aclaradas.

Bibliografia

VALVERDE, J. «Gota». Medicine Cuarta edición. 1984; 24:995-1005.

Clinical practice. Gout.N Engl J Med. 2003 Oct 23;349(17):1647-55

Johnson D. Uric acid. Nephrology (Carlton) 2006 Apr;11(S1):S25-6.

Johnson D. Uric acid. Westmead NSW (Australia): CARI - Caring for Australasians with Renal Impairment; 2004 Jul. 5 p. [19 references]

National Guidelines Clearinghouse: uric acid. Disponible en internet; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2754667/?tool=pubmed (última consulta: 18/02/2011)

Tausche AK, Jansen TL, Schröder HE, Bornstein SR, Aringer M, Müller-Ladner U. Gout--current diagnosis and treatment. Dtsch Arztebl Int. 2009 Aug;106(34-35):549-55. Epub 2009 Aug 24. Disponible en internet; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2745789/?tool=pubmed (última consulta: 18/02/2011)

Angelo L Gaffo,1 N Lawrence Edwards,2 and Kenneth G Saag. Gout. Hyperuricemia and cardiovascular disease: how strong is the evidence for a causal link? Arthritis Res Ther. 2009; 11(4): 240
Disponible en internet; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2745789/?tool=pubmed (última consulta: 18/02/2011

Alcoholismo

Fecha de la última actualización: 1/07/2008

 
1. Introducción
2. ¿Qué se entiende por alcoholismo?
3. Problemas derivados del alcohol
4. Beber con moderación
5. Problemas de dependencia
6. Efectos perjudiciales en la salud
7. Actitud del enfermo
8. Tratamiento I
9. Tratamiento II

 


1.  El alcohol en nuestra sociedad.

El alcohol es una droga socialmente aceptada que forma parte de nuestra cultura tanto como complemento de la alimentación normal, como mediador en las relaciones sociales (brindis, reuniones para «tomar una copa», cócteles ... ), incluso la religión reserva una posición muy destacable al alcohol en sus celebraciones (vino consagrado).  Este hecho no es perjudicial en  sí mismo, pero sí nos sirve para saber lo que significa el alcohol en nuestra sociedad y centrar así el tema. El vino tomado en pequeñas cantidades forma parte de la dieta mediterránea y puede tener incluso efectos beneficiosos sobre la salud. En cantidades mayores en cambio es capaz de ocasionar graves enfermedades entre las que cabe señalar el síndrome de dependencia alcohólica que es una de las adicciones con consecuencias más destructivas sobre la salud y sobre la personalidad del paciente.


2. ¿Qué se entiende por alcoholismo? o dicho de otra manera, ¿cuando puede decirse que una persona padece un síndrome de dependencia alcohólica? 

Existen muchas definiciones sobre el tema, pero para no extendernos mucho yo daría alguna de las más concretas, por ejemplo: una persona tiene una dependencia del alcohol cuando es incapaz de decidir sobre la conveniencia de beber o no, o cuando, es incapaz de parar cuando se lo propone mientras está bebiendo.  Otra sería la persistencia de la bebida a pesar de los problemas físicos, sociales o profesionales relacionados con el uso del alcohol.  En realidad el alcoholismo no viene definido solamente por la cantidad de alcohol que se bebe, ni por el lugar o la hora a la que se bebe, sino, sobre todo, por la importancia que va adquiriendo el alcohol en la vida de la persona, afectando a su salud, a sus relaciones familiares, sociales o profesionales y también a su situación económica.Si nos fijamos en la adicción podemos estimar que 23 millones de europeos (5% de los hombres y 1% de las mujeres) sufren una dependencia alcohólica.


3. ¿Son frecuentes los problemas derivados del alcohol en nuestro país? 

Casi todos los estudiantes de 15-16 años (>90%) han bebido alcohol alguna vez en la vida. La edad media de inicio se sitúa en los 12,5 años y la primera embriaguez, en los 14 años.

Desde el punto de vista de la salud, el alcohol es responsable de unas 195.000 muertes al año en la UE. El alcohol es responsable del 12% de las muertes prematuras y discapacidad, en los hombres, y del 2%, en las mujeres, tras controlar los beneficios para la salud. Ello convierte al alcohol en el tercero entre veintiséis factores de riesgo de la mala salud en la UE, superando al sobrepeso/ obesidad y sólo por detrás del tabaco y la hipertensión arterial.

El impacto sobre la salud se observa en una amplia gama de afecciones, inclusive las 17.000 muertes anuales debidas a accidentes de tráfico (1 de cada 3 fallecimientos del tráfico rodado), 27.000 muertes accidentales, 2.000 homicidios (4 de cada 10 asesinatos y homicidios), 10.000 suicidios (1 de cada 6), 45.000 muertes por cirrosis hepática, 50.000 muertes por cáncer (de las que 11.000 son cáncer de mama), así como 200.000 episodios de depresión, que también representan 2,5 millones de AVAD. El coste estimado de tratar estos problemas de salud es de 17 billones de euros, 5 de ellos invertidos en la prevención.

El alcohol causa daños a terceros, contabilizándose cada año en Europa unos 60.000 nacimientos de bajo peso, 5-9 millones de niños que viven en familias negativamente afectadas por el alcohol y 10.000 muertes de tráfico entre personas distintas al conductor intoxicado


4.  ¿Cuál sería desde el punto de vista médico la cantidad de alcohol que puede beberse sin perjudicar a la salud?

Para empezar habría que precisar tres tipos de conceptos que se manejan hoy en día para entender la relación del alcohol con la salud: bebedores de riesgo, trastorno relacionado con al alcohol y síndrome de dependencia alcohólica. Cualquier persona que ingiera una cantidad de alcohol por encima de 280 g de alcohol a la semana en el caso de los varones y 168 en el caso de las mujeres puede considerarse un bebedor de riesgo. Al hablar de cantidad de alcohol hemos de referirnos a cantidad de gramos absolutos de alcohol.  Muchas personas creen que la cerveza o el vino no es alcohol, o que el vino se puede tomar si es mezclado con gaseosa o tomado con las comidas.  Hay que tener en cuenta que todas las bebidas alcohólicas llevan alcohol y que lo único que las diferencia es la graduación. Una forma fácil de calcular los gramos de alcohol que lleva cada bebida es la siguiente: un vaso pequeño de vino(unos 100 ml)=10 gr.de alcohol; un vaso grande de vino(200 ml)= 20 g; una mediana de cerveza = 15 gr., un quinto= 10 g. ; una copa de coñac= 22 g; un whisky= 30 G. Todas las bebidas que se ingieren a lo largo del día se van sumando y pueden perjudicar seriamente a la salud. Por tanto la cantidad de alcohol aconsejable para no ser un bebedor de riesgo es de 280 gr. a la semana  para los varones y 168 en el caso de las mujeres. . Hay que llamar la atención sobre esta cantidad ya que es relativamente pequeña para lo socialmente aceptado en nuestro país. Doscientos ochenta gramos de alcohol a la semana son 40 gramos diarios que equivalen a medio litro de vino al día aproximadamente y el la mujer por lo tanto el tope aconsejable estaría en 1/4 de litro de vino al día.

La cantidad recomendada es un máximo de 1/2 litro de vino al día en los varones y 1/4 en las mujeres o su equivalente en otras bebidas y a ser posible no todos los días.

Otro concepto es el de trastorno relacionado con el alcohol que hace referencia a cualquier problema físico o psíquico relacionado con el consumo de alcohol que puede tener una persona. Es decir que puede englobarse bajo el epígrafe de trastorno relacionado con el alcohol cualquier bebedor al cual el alcohol le esté afectando ya de alguna manera, independientemente de  la cantidad que consuma o de que tenga o no una dependencia por el mismo. Finalmente están los pacientes que han perdido la capacidad de controlar su consumo de alcohol, es lo que se llama síndrome de dependencia alcohólica. Lo que antes se denominaba alcoholismo. Cuando una persona padece un síndrome de dependencia alcohólica la cantidad que debe ingerir es de 0, es decir nada, pues cualquier pequeña ingesta puede llevarle a retomar la adicción.

Finalmente hay otro concepto que es el de consumo ocasional de riesgo. Personas que habitualmente no beben pero cuando lo hace beben una cantidad importante. Se considera consumo ocasional de riesgo el que supera los 50 gramos de etanol por ocasión, para hombres, y los 40 gramos de etanol por ocasión, para mujeres.


5. ¿Qué es lo que lleva a una persona a padecer un problema de dependencia por alcohol?

La verdad es que no se conocen bien las causas últimas. Se ha hablado de factores genéticos, ya que algunos estudios demuestran que los hijos adoptivos de padres alcohólicos tienen mayor tendencia a desarrollar un alcoholismo en el futuro que los hijos adoptivos de padres no alcohólicos, lo que invalidaría en este caso la influencia ambiental.  Otros estudios demuestran por otro lado que la influencia ambiental es determinante en muchos casos.  Por ejemplo, algunos estudios han demostrado que es más probable ser bebedor si el padre es bebedor en el caso de un varón y cuando la madre es bebedora en el caso de una mujer.  Los trastornos psicológicos como la ansiedad o la depresión pueden actuar como desencadenantes de un abuso del alcohol.


6. ¿Qué efectos perjudiciales provoca el alcohol sobre la salud? 

El consumo excesivo de alcohol puede causar o exacerbar hasta 60 enfermedades diversasy además constituye un factor determinante de incidentes de violencia familiar y de género,accidentes laborales y de circulación.

Los efectos del alcohol sobre la salud son numerosos y graves.  Sería largo y farragoso el enumerarlos todos aquí, pero baste recordar unos cuantos, algunos muy conocidos y otros no tanto.  Son muy conocidos por ejemplo los efectos sobre el hígado, la esteatosis o hígado graso, la hepatitis alcohólica, y la cirrosis.  Son menos conocidos los efectos sobre el páncreas sobre el que puede ocasionar pancreatitis agudas y crónicas, ambos cuadros graves que pueden ser mortales.  Todavía menos se conocen los efectos sobre el sistema nervioso central (sobre el cerebro), o sobre el sistema nervioso periférico o sobre el corazón, al que puede producir una «intoxicación» que desencadene una insuficiencia cardiaca, arritmias, agravamiento de anginas de pecho, etc.  Puede ocasionar trastornos psiquiátricos graves hasta el punto de que el suicidio es seis veces más frecuente entre alcohólicos que entre la población general.  Por otro lado, en nuestro país el 35 %-50 % de los accidentes de tráfico son producidos por el alcohol.

No menos importantes son los perjuicios psicológicos, sociales, familiares, laborales y económicos que llevan al alcoholismo por una espiral de auto-destrucción cuyo freno es cada vez más difícil, si no busca la ayuda de un profesional.


7. Sin embargo parece que el principal problema es que el enfermo se reconozca como tal, sea capaz de buscar ayuda...

Efectivamente, hay una dinámica de pensamiento en el alcohólico muy difícil de cortar y que le hace estar en un permanente estado de autoengaño.  Excusas como «yo puedo dejar de beber cuando quiera» o argumentos más elaborados como «no estoy enfermo, y si lo estoy, nadie puede ayudarme»; son frecuentes en el alcohólico y son uno de los primeros y más importantes escollos para iniciar una terapia adecuada, única vía para la solución de este grave problema.


8. ¿Existe un tratamiento eficaz para solucionar esta enfermedad?

Existen varias vías de tratamiento, lo importante es que el enfermo sea consciente de su enfermedad e inicie una de estas vías.  El médico de cabecera puede ser el coordinador de todos los esfuerzos para conseguir el objetivo final. de la deshabituación total, pero a menudo se necesita la ayuda de algún centro o persona especializada.  Las opciones son varias.  Pueden ser sumamente útil las asociaciones de Alcohólicos Anónimos, o las terapias realizadas en centros especializados en alcoholismo o toxicomanías en general, psicólogos o psiquiatras, pero, independientemente del método utilizado, es muy importante que el médico de cabecera sirva de punto de referencia para el enfermo, pues la buena relación con el terapeuta se relaciona más con el éxito que el tipo de tratamiento empleado.  En cualquier caso lo importante es iniciar algún tratamiento y para ello el primer paso es que el alcohólico se reconozca como un enfermo, lo que a menudo es extremadamente difícil.


9. ¿Son eficaces los tratamientos para el alcoholismo que se llevan a cabo en los distintos centros especializados?

Existen, como hemos dicho, distintos tipos de opciones terapéuticas que pueden llevarse a cabo.  Desde las reuniones de grupo de Alcohólicos Anónimos, hasta asociaciones religiosas o centros de psicólogos o psiquiatras especializados.  Todas las opciones son válidas y los resultados variables.  Lo que sí está claro es que con una ayuda adecuada se puede vencer la enfermedad de la dependencia alcohólica y que debe intentarse por todos los medios combatirla.  Es importante que la consecución de la abstinencia se vea seguida de una reinserción social y de una rehabilitación en todos los sentidos, laboral, familiar, etc.  Será muy útil establecer nuevas relaciones o nuevas actividades, por ejemplo deportivas, y lo que es muy importante es que el enfermo sepa a quién acudir si en un momento dado se produce una recaída, que esa posible recaída no se convierta en un círculo vicioso de culpabilidad y más alcohol para evadirse de la misma, sino que sirva para aprender de esa recaída y saber como vencer la tentación la próxima vez.

 

Bibliografia

Alcohol.  FMC 1996; 3 (supl 4) 

Ansiedad

Fecha de realización: 20/11/2003. Revisado el 22 de Febrero de 2011.

1. Introducción
2. ¿Es una enfermedad de nuestros días?
3. ¿Existe un nivel normal de Ansiedad?
4. ¿Cómo se manifiesta?
5. Crisis de Pánico
6. Trastornos de Ansiedad
7. Tratamiento

 


1.  Ansiedad es una palabra que se emplea con frecuencia y que todo el mundo sabe lo que significa.  La ansiedad puede ser una reacción normal ante distintas situaciones de la vida, puede ser una emoción desencadenada por una enfermedad o puede ser una enfermedad en sí misma. ¿Qué es exactamente la ansiedad?

Para entender lo que es la ansiedad tendríamos que hablar primero de otra emoción, que está íntimamente relacionada con ella, que es el miedo.  Todos sabemos lo que es el miedo.  Es una sensación acompañada de una serie de reacciones físicas que aparecen, no sólo en el hombre sino en cualquier animal, ante una situación de peligro.  Efectivamente si nos vemos atrapados en un incendio o atacados por un animal salvaje (cosa poco probable en las ciudades occidentales), notaremos inmediatamente una sensación desagradable que nos obliga sin remedio a salir huyendo o tal vez a luchar.  Para ello nuestro cuerpo toma las medidas oportunas, el corazón late fuerte y deprisa, la respiración también se acelera para tener bien oxigenados nuestros músculos.  Los vasos sanguíneos se contraen en la piel (con lo que nos ponemos pálidos) y se dilatan en los músculos, que vamos a necesitar para huir o luchar.  Estas y otras reacciones se producen sin que podamos evitarlas y juntas conforman lo que podemos definir como un cuadro de miedo.  Todas estas reacciones aparecen mediadas por una hormona que tal vez por eso es bastante conocida por la gente, la adrenalina.  Evidentemente una buena descarga de adrenalina a tiempo puede sernos muy útil.  Nos dará una fuerza redoblada para huir del incendio a una velocidad insospechada o para enfrentarnos al animal que nos ataca.

¿Qué tiene que ver todo esto con la ansiedad?  Pues bien la ansiedad es el miedo a una situación del futuro o en general a una situación imaginada, real o no. En realidad miedo y ansiedad son conceptos a veces difíciles de distinguir, lo que pasa es que una sensación de miedo suele ser pasajera y en cambio una sensación de ansiedad puede ser prolongada en el tiempo.


2. ¿Es realmente la enfermedad de nuestros días?

La verdad es que la vida en nuestra sociedad occidental aunque no está expuesta al ataque de animales salvajes tampoco esta exenta de peligros y tal vez este excepcional sistema de la adrenalina, que tan eficaz debió ser para defender al hombre de innumerables peligros, no esté muy bien diseñado para resistir la lucha, quizá menos accidentada, pero a la vez más continua y prolongada, de la selva de asfalto que representa cualquier moderna ciudad.

Tampoco hay que exagerar de todas formas los perjuicios de la civilización. Tampoco debería ser muy plácida la vida en épocas pasadas sujeta a continuas guerras, «pestes» que diezmaban la población de un país, sequías, mortalidades infantiles altísimas, fallecimientos por cualquier infección un poco seria en personas por otro lado jóvenes y sanas, y en definitiva una esperanza de vida de unos treinta años.  No es un cuadro demasiado halagüeño y posiblemente sean preferibles  las prisas de nuestra vida actual.


3. ¿Existe un nivel normal de ansiedad? 

Efectivamente ya hemos explicado como el miedo o la ansiedad pueden aparecer por un estímulo, bien real y presente, o imaginado, o futuro, y como es normal, y hasta bueno, que aparezca en determinadas ocasiones.  Todos hemos comprobado como ante un examen, o al tener que hablar en público, o hacer una entrevista para un nuevo empleo, «los nervios» nos hacen estar más brillantes, recordar cosas que creíamos olvidadas, ser especialmente locuaces o hasta simpáticos.  Todos nos hemos quedado sorprendidos agradablemente, en alguna situación largamente temida, de cómo hemos resuelto la papeleta.  La ansiedad no sólo sir-ve para enfrentarse a un león salvaje o para correr en un incendio.  Tiene utilidades más prácticas y reales que éstas.  Sin embargo todavía más frecuentemente ocurre por desgracia lo contrario, la ansiedad nos invade, es tan intensa que nuestros latidos del corazón no nos dejan concentrarnos en el examen, la voz apenas nos sale al dar la conferencia, pues la boca se nos ha secado por completo, la memoria apenas responde y todo lo estudiado se ha quedado «en blanco». ¿Qué ha pasado?  Cuando la ansiedad es demasiado intensa ejerce un efecto negativo sobre la eficacia y puede llegar a bloquearnos.  Estos hechos se han estudiado por psicólogos y se ha comprobado que efectivamente es así: un nivel discreto de ansiedad aumenta progresivamente la eficacia hasta un punto concreto en que la eficacia baja rápidamente hasta «bloquear» totalmente al individuo.

Todo esto son variantes de la normalidad y ninguna de estas situaciones refleja por sí sola ningún significado patológico.


4. ¿De qué formas se manifiesta la ansiedad como enfermedad? 

Hay tres formas clínicas que hoy en día se clasifican en el capítulo de los trastornos de ansiedad: la crisis de pánico, las fobias y la ansiedad generalizada.


5.  Eso de las crisis de pánico suena como algo muy terrible ¿qué son las crisis de pánico?

Las crisis de pánico son unas crisis de ansiedad muy importantes que a menudo no están desencadenadas por ninguna causa concreta y en las que el enfermo cree morir o enloquecer de forma inminente.  Las manifestaciones de la ansiedad adquieren aquí su máxima expresión, los fuertes latidos del corazón se convierten en palpitaciones muy molestas, la respiración acelerada en una dificultad respiratoria en forma de grandes suspiros, el enfermo se halla pálido y sudado, puede tener trastornos digestivos, dolor de cabeza y  mareos intensos.  Todo ello acompañado de esta sensación de muerte que les hace vivir unos momentos auténticamente terribles.  Lo cierto es que a pesar de lo aparatoso de la situación nunca ocurre nada grave, ni mucho menos lo que tanto teme el enfermo, ni la muerte, ni la locura, y la crisis cede en unos minutos o máximo en pocas horas.  Lo malo de estos cuadros es que tienden a recurrir conformando entonces el cuadro clásico de crisis de pánico que se entiende hoy como una entidad bien definida con un tratamiento muy concreto.


6. ¿Las fobias son un trastorno producido por la ansiedad? 

La fobia es un miedo injustificado pero a la vez irreductible por la razón.  El que tiene fobia a viajar en avión, por ejemplo puede saber perfectamente que el coche es mucho más peligroso, pero no conseguiremos nunca evitarle el miedo con estadísticas que demuestren lo seguros que son los aviones.  Tampoco conseguiremos tranquilizar a un claustrofóbico convenciéndole de lo absurdo que pueda ser tener miedo a subir en un ascensor.  Insistirle a un fóbico sobre lo absurdo de su miedo no hará más que aumentar su ansiedad o como mínimo hacerle sentir que se le trata como si fuera tonto.  Nadie ignora que los ascensores no son demasiado peligrosos o que asomarse a un balcón no quiere decir caerse por él, pero si se desarrolla una fobia a las alturas, el saber lo seguro de los balcones no ayuda en nada a la hora de asomarse.

Las fobias pueden ser muy concretas y localizadas y no progresar a otras fobias.  Es el caso de las llamadas fobias simples que pueden no tener importancia si no alteran la vida normal del enfermo.  Por ejemplo alguien que sólo tenga fobia a las arañas podrá llevar una vida tranquila y normal en una gran ciudad donde puede pasar la mayor parte de su vida sin ver una sola araña, pero puede ser continuamente torturado por su fobia si resulta que es un campesino.

Otro cuadro clínico más grave y complejo es el de la agarofobia.  Textualmente agarofobia quiere decir miedo a los espacios abiertos, pero en realidad la enfermedad es un cuadro clínico más complejo.  La agarofobia puede ser un paso más en la evolución de las crisis de pánico.  El enfermo puede temer padecer una de estas crisis en momentos en que no pueda ser atendido o en los que se vea especialmente desvalido, en lugares públicos, como el cine o el teatro, en lugares cerrados como el metro o el autobús, o en lugares abiertos como la calle.  En cualquier caso el miedo a perder el control o el conocimiento hacen que la persona tenga miedo cada vez a más circunstancias, desarrollando lo que se llama una conducta de evitación, muy propia de las fobias, que le lleva a evitar cada vez más situaciones, acabando muchas veces por no salir nunca sola a la calle o incluso no salir de casa para nada, lo que además puede alargarse hasta durante años.  Otras veces el enfermo no es tan consciente del miedo a salir a la calle pero lo vive y lo explica como un marco que curiosamente se aparece siempre que sale a la calle y que a menudo no es vivido como un problema psíquico sino como un vértigo producido por una enfermedad orgánica.  Si el paciente logra pasear por la calle, a menudo refiere que sólo desaparece o mejora el «mareo» si va pegada a la pared o acompañada por alguien.  Todas estas explicaciones indican casi siempre la presencia de un cuadro de agarofobia.  Un tratamiento adecuado puede cortar estos círculos viciosos y con más facilidad cuanto más precozmente se haga.

Muchas personas tienen un nerviosismo continuo, un perpetuo estado de angustia vital o de estrés y sin embargo no tienen crisis de pánico tal como las descritas, ni tampoco fobias. Son personas que normalmente no tienen inconveniente en aceptar que son "sufridores". Lo explicaba muy bien un famoso escritor catalán, Sergi Pàmies en una contraportada reciente de la Vanguardia (Noviembre de 2000) al definirse el mismo como pesimista y temeroso de que siempre va a ocurrir "lo peor". Cuando este pesimismo es exagerado y se acompaña de síntomas que deterioran la calidad de vida del paciente se habla de  trastorno por ansiedad generalizada ¿En qué consiste exactamente?

Existe realmente otro tipo de trastorno muy frecuente en que la ansiedad no se presenta en forma de crisis recortadas, ni en relación con situaciones o miedos concretos, sino de una forma más solapada pero a la vez más continua.  Son personas que sufren de palpitaciones, cefaleas tensionales, insomnio de primera hora (les cuesta conciliar el sueño), dolores opresivos en la zona del corazón, trastornos gastrointestinales como diarreas o malas digestiones, pero todo ello, no de la forma brusca y dramática de la crisis de pánico, sino de una forma más crónica.  La propia ansiedad, y el tipo de molestias físicas que presentan, hacen de estos pacientes una presa fácil de miedos hipocondríacos por los que suelen consultar al médico de cabecera.


7. ¿Qué tratamiento tienen estas enfermedades? 

Todos estos cuadros tienen un tratamiento específico y eficaz.  Es importante que este tratamiento se inicie lo más precozmente posible.  Dependiendo del tipo de cuadro clínico y de cada paciente concreto podemos optar por una u otra opción terapéutica.

No vamos a entretenernos aquí explicando cuáles son los tratamientos concretos de cada uno de los cuadros clínicos de ansiedad, pues esta información compete más al médico que al paciente que es a quien va dirigida esta guía, pero sí podemos mencionar algunos rasgos de los esquemas terapéuticos.

Para los cuadros de ansiedad generalizada, y todavía más si cursan con miedos hipocondríacos, es muy importante la actuación del médico de cabecera. Unas cuantas conversaciones en la intimidad de la consulta del médico de cabecera pueden hacer más por un paciente con un problema de ansiedad, que los más modernos medicamentos.  A menudo es posible identificar factores de estrés que el propio paciente ignoraba y mediante pequeños cambios en el ritmo de vida se solucionan cuadros que, dejados a su evolución, podrían haberse estructurado en problemas más complejos y serios.  Recientemente se han introducido modelos de psicoterapias breves efectuadas por médicos de atención primaria que pueden resultar efectivas en muchos pacientes, especialmente en los que padecen ansiedad. Otras veces puede ser muy útil el empleo de una medicación concreta, (normalmente en una primera elección se utilizarán los antidepresivos más comúnmente utilizados hoy en día, los inhibidores de la recaptación de la serotonina y en casos concretos otros fármacos) o de una psicoterapia más profunda y especializada.  Lo importante es que se consulte al médico ante cualquier cuadro de este tipo, pues hoy día se dispone de métodos adecuados de tratamiento y solución de estos problemas que son mucho más eficaces cuanto más precozmente se utilicen.

 

Bibliografia

Ballenger JC, Davidson JR, Lecrubier Y, Nutt DJ, Baldwin DS, den Boer JA, Kasper S, Shear MK.Consensus statement on panic disorder from the International Consensus Group on Depression and Anxiety. J Clin Psychiatry. 1998;59 Suppl 8:47-54. Review.

Cape J, Whittington C, Buszewicz M, Wallace P, Underwood L. Brief psychological therapies for anxiety and depression in primary care: meta-analysis and meta-regression. BMC Med.2010 Jun 25;8:38. Disponible en internet : http://www.biomedcentral.com/1741-7015/8/38 (última consulta el 22 de febrero de 2011).

Ravindran LN, Stein MB. The pharmacologic treatment of anxiety disorders: a review of progress. J Clin Psychiatry. 2010 Jul;71(7):839-54.

Arteriopatia Periferica

Fecha de realización: 20/01/2004; Fecha de la última actualización: 30/03/2011
 
1. En qué consiste?
2. Síntomas
3. ¿Cómo se puede prevenir la claudicación intermitente?
4. Diagnóstico
5. ¿Cuál es ese tratamiento que impide la progresión de la enfermedad? ¿Cuáles son esas sencillas medidas?
6. ¿Cuándo está indicado el tratamiento quirúrgico?

 


1.  ¿En qué consiste la arteriopatía periférica?

Se trata de una enfermedad que afecta sobre todo a las arterias de las extremidades inferiores y está producida por la dificultad de la circulación de la sangre a través de estas arterias. De la misma forma que la arteriosclerosis produce una cardiopatía isquémica cuando afecta a las arterias coronarias, o una enfermedad cerebrovascular cuando afecta a las arterias que irrigan el cerebro, en este caso la estrechez de las arterias se localiza en las extremidades inferiores. 


 2. ¿Qué síntomas ocasiona esta enfermedad?

Hemos dicho que la enfermedad consiste en una deficiente circulación de la sangre por las extremidades inferiores.  La sangre arterial llega con dificultad a nivel de las piernas.  Al principio puede no haber ningún síntoma y sólo el médico puede detectar la enfermedad al notar una ausencia de los pulsos de los pies cuando explora rutinariamente a su enfermo.  Más adelante pueden aparecer las primeras molestias.  Efectivamente, cuando la demanda de oxígeno aumente, las arterias deterioradas no van a ser capaces de aportar la suficiente sangre oxigenada.  Esto ocurre al realizar cualquier esfuerzo.  El enfermo nota que cuando lleva un rato caminando un intenso dolor en las pantorrillas o a veces en una sola, le obliga a pararse y descansar.  Curiosamente puede precisar exactamente cuántos metros le permite caminar su pierna sin tenerse que parar 500, 300, 200 metros, el umbral cada vez es menor a medida que progresa la enfermedad. Es lo que se denomina claudicación intermitente.  Finalmente el dolor puede aparecer en reposo, las arterias han llegado a un grado extremo de deterioro, pueden aparecer trastornos en la vitalidad de la extremidad, caída del vello, frialdad, trastornos de la piel, heridas que no curan y en la última fase úlceras importantes que pueden llegar a la gangrena.  Afortunadamente la mayor parte de los enfermos no llegan a estos dramáticos extremos sobre todo si adoptan las sencillas medidas de tratamiento que pueden detener el avance de esta, de otro modo, penosa enfermedad.


 3. ¿Cómo se puede prevenir la claudicación intermitente?

La forma de prevenir esta enfermedad es la misma que sirve para prevenir todas las enfermedades relacionadas con la arteriosclerosis.  Son sobradamente conocidos los factores de riesgo para la aparición de esta frecuente enfermedad arterial, el tabaquismo, la diabetes, el exceso de colesterol en la sangre, la hipertensión, la obesidad, etc.  Dos de estos factores actúan de forma especialmente intensa sobre las arterias de las piernas y son: el hábito de fumar y la diabetes.


 4. ¿Cómo se hace el diagnóstico?

Cuando la enfermedad está establecida, el diagnóstico es sencillísimo pues, al contrario de lo que ocurre con la mayor parte de las enfermedades, en este caso los síntomas son siempre «de libro», exactamente como los hemos descrito.  Para detectarla antes de que el enfermo note ninguna molestia el médico practica unas exploraciones rutinarias que deben hacerse periódicamente sobre todo en enfermos de riesgo (fumadores, diabéticos, hipertensos, dislipémicos, ... ). Estas exploraciones son tan simples que palpar los pulsos de las extremidades (superiores e inferiores) lo que no lleva más de uno o dos minutos.  Otra exploración que puede hacerse en la consulta del médico es la oscilometría mediante un manguito similar al usado para determinar la tensión arterial colocado en este caso en las piernas y que permite determinar el estado de la circulación arterias de forma más sensible. Otra exploración asequible en la consulta del médico es el doppler.  Exploraciones más complejas pueden realizarse cuando existan dudas o cuando vaya a procederse a una intervención quirúrgica.


5.  ¿Cuál es ese tratamiento que impide la progresión de la enfermedad? ¿Cuáles son esas sencillas medidas?

La verdad es que nos encontramos aquí con medidas de nuevo aparentemente sencillas pero a la hora de la verdad son terriblemente dificiles de llevar a cabo.  Estas medidas simples y eficaces son las siguientes:

- Cuidados de la piel, que ya hemos visto que esta carente de vitalidad y es muy sensible a heridas que luego serán difíciles de curar.

-Evitar por tanto golpes y lesiones de todo tipo sobre las piernas.

-Tratamiento inmediato de cualquier herida o infección que aparezca.

-Control de todos los factores de riesgo para la arteriosclerosis y sobre todo de la diabetes.

-Hacer el ejercicio fisíco que permita la enfermedad de forma regular.

-Y la medida más importante y eficaz que realmente detiene el avance de la enfermedad e incluso es capaz de producir una auténtica mejoría es la SUPRESIÓN DEL TABAQUISMO.

 Tal vez ésta sea una de las enfermedades que llevaron a la comunidad médica a plantearse el tabaquismo como una auténtica drogadicción sobre la que se debería investigar y para la que merecía la pena diseñar un tratamiento de ayuda para fumadores empedernidos.  Efectivamente, muchos de estos enfermos, aun sabiendo que la única posibilidad de tratamiento y mejoría es abandonar el tabaco, se ven incapaces de hacerlo.  Ver enfermos que han sufrido una amputación de un pie o una pierna por culpa del tabaco y siguen fumando, aún sabiendo que pueden perder la otra, y ver como llegan a perder otra extremidad sin ser capaces de haber dejado de fumar demuestra, indudablemente, que dejar de fumar es para muchas personas algo más que una cuestión de fuerza de voluntad.

 - Además de estas imprescindibles medidas higiénicas, pueden ser necesarios unos fármacos cuya eficacia, siendo menor que la de las medidas anteriores, no es  desdeñable. Recientemente se ha incorporado  un nuevo fármaco, el cilostazol con eficacia claramente demostrada (grado de evidencia A, como se valora en los medios científicos hoy en día) para mejorar los síntomas de estos pacientes y la distancia que pueden caminar sin dolor.


6.  ¿Cuándo está indicado el tratamiento quirúrgico?

Puede efectuarse un tratamiento quirúrgico a base de reconstruir los segmentos arteriales lesionados o establecer comunicaciones «by-pass» que eviten las zonas en que el flujo sanguíneo esté dificultado.  En casos seleccionados pueden practicarse angioplastias transluminales (técnica igual a la descrita en aspartado dedicado a la angina de pecho y el infarto).

En general estas intervenciones tienen un riesgo importante que viene condicionado por la propia arteriosclerosis que como sabemos puede haber afectado también a la circulación coronaria añadiendo un riesgo más al propio de la edad, normalmente avanzada, de estos enfermos.  Por ese motivo se prefiere normalmente diferir la operación a los casos en los que se hayan agotado las opciones terapéuticas más conservadoras.

 

Bibliografia

VAUGHAN, C. «Claudicación». British Medical Joumal (edición españo la). 1986; 1:27-8

Burns P, Gough S, Bradbury AW. Management of peripheral arterial disease in primary care.  BMJ 2003;326 584-588( 15 March )

Hirsch et al. ACC/AHA Guidelines for the Management of PAD Journal of the American College of Cardiology.2006:1–75

Artrosis

Fecha de realización: 30/03/2004. Revisión 1 de Marzo de 2.009

 
1. Introducción
2. Articulaciones más afectadas
3. Síntomas
4. Diagnóstico
5. Tratamiento

 


1.  ¿En qué consiste la artrosis?

La artrosis no es  ni más ni menos que un desgaste de la articulación que, de hecho, se produce en todas las personas con el paso de los años.  Manifestaciones propias de la artrosis pueden detectarse en el 50 % de los individuos mayores de 50 años.  Sin embargo radiografías con signos de artrosis aparecen en muchas personas que no han tenido jamás síntoma alguno.  Por otro lado algunas personas con dolores claramente relacionados con una artrosis tienen unas radiografías poco llamativas.  Todo ello contribuye a que la artrosis se emplee a veces como cajón de sastre donde clasificar todos los dolores, por lo que hay que descartar otras afecciones distintas a la artrosis siempre que los síntomas sean poco demostrativos o se localicen en articulaciones poco afectadas normalmente por esta enfermedad.


2. ¿Cuáles son las articulaciones que se afectan más a menudo por la artrosis?

Las articulaciones más comúnmente afectadas por la artrosis son las rodillas, las caderas, la columna lumbar y cervical, algunas pequeñas articulaciones de las manos y la del dedo gordo del pie (que da lugar a los famosos juanetes).


3. ¿Cómo son los síntomas de la artrosis? 

El síntoma principal de la artrosis es el dolor.  Es un dolor mecánico, lo que quiere decir que aumenta con el ejercicio y desaparece con el reposo, aunque algunos enfermos manifiestan dolor incluso en reposo.  Puede tener características definidas según la articulación afectada, por ejemplo el dolor de la artrosis de rodilla aumenta al subir y bajar escaleras.  El dolor de la artrosis de cadera aumenta al empezar a caminar después de permanecer un rato sentado y luego va cediendo con el ejercicio.

Además del dolor pueden aparecer crujidos que son especialmente indicativos de artrosis en las rodillas, careciendo de valor diagnóstico cuando se presentan en otras articulaciones.

En alguna articulación pueden aparecer discretas deformaciones por culpa de la artrosis sin llegar nunca a las graves deformaciones de una enfermedad reumática mucho más seria que es la artritis reumatoide.  Lo típico de la artrosis es la deformación de la articulación distal (la de la punta) de los dedos de las manos.  Son lo que se llaman nódulos de Heberden, y la mayor parte de las veces aparecen sin ocasionar molestia alguna, o pueden doler al aparecer pero a la larga mejorar. En general la artrosis de manos tiene buen pronóstico.

 


4. ¿Cómo hace el médico el diagnóstico de artrosis? 

Antes de asegurar que un enfermo tiene artrosis se debe hacer una evaluación diagnóstica que aporte datos a favor de la artrosis, como una radiografía o unos síntomas característicos y, sobre todo que descarte la presencia de otras enfermedades reumáticas más serias como la artritis reumatoide, la espondiloartritis, o enfermedades óseas como la osteoporosis. 

Una vez confirmado el diagnóstico es muy importante que el paciente entienda bien la naturaleza de la enfermedad, por lo que en este caso es nuevamente de gran interés la buena relación médico - enfermo y una buena educación sanitaria.  Hay que desmitificar falsos temores (como que la artrosis es una enfermedad incurable, invalidante o deformante) y también falsas ilusiones como tratamientos regenerativos del cartílago o soluciones «milagrosas» como el magnesio o las famosas pulseras y demás artilugios.

 


5. Vamos pues con el tratamiento de la artrosis. ¿La artrosis es o no una enfermedad incurable?

La artrosis no se cura definitivamente lo que no significa que deba aplicársele el temible calificativo de «enfermedad incurable».  No se cura definitivamente pero sí que se puede detener su evolución o incluso obtener mejorías significativas.

Para entender el tratamiento de la artrosis hemos de partir de la base de lo que es en realidad la artrosis.  No se sabe con certeza qué es lo que ocasiona en última instancia esta enfermedad, pero sí se sabe que la artrosis aparece generalmente como consecuencia de un desequilibrio entre lo que se le pide a una articulación y lo que esa articulación puede dar.  Por ejemplo unas rodillas sometidas a unos kilos de más en una persona obesa a la larga van a sufrir probablemente una artrosis.  Una columna lumbar sometida a un sobreesfuerzo profesional en alguien que se pasa su vida cargando pesos sufrirá también una artrosis lumbar con mayor probabilidad que otra persona.  Incluso algunos deportes pueden «forzar» de tal manera una articulación que a la larga pueda aparecer una artrosis de la misma (por ejemplo la artrosis de cadera o rodilla en futbolistas).

Por tanto, la primera medida ante una artrosis de la articulación que sea va a ser restaurar el equilibrio entre demanda y capacidad de la articulación para desarrollar lo que se pide.

Lo cierto es que nos encontramos con que, como en todas las enfermedades crónicas, lo más importante son los pequeños cambios que debe introducir el enfermo en sus hábitos de vida.  Por ejemplo: 

·               Combatir la obesidad.  Es imprescindible reducir el sobrepaso en los enfermos de artrosis sobre todo cuando ésta se localice en articulaciones de carga como las rodillas, las caderas, la columna.

·               Reposo.- Muchas personas creen que es bueno caminar para la artrosis de rodillas, incluso evitan el ascensor siempre que pueden, convencidos de que así hacen algo más por su «reuma».  Este es un concepto tan erróneo como extendido.  La articulación afectada por un brote de artrosis lo que pide es reposo y se recomienda en las agudizaciones un reposo relativo.  

·               Ejercicio físico. No es una contradicción recomendar reposo y ejercicio a la vez. En otros momentos de la enfermedad vamos a recomendar por una lado ejercicios de tipos estiramientos y por otro lado ejercicios de tipo aeróbico. 

            Hasta aquí lo que se conoce como el plan básico de la artrosis que debe complementarse en la mayor parte de casos por medicamentos que se utilizarán en las fases de agudización o a veces de forma pautada por temporadas más largas.

·               Medicación.- Desgraciadamente no disponemos de ninguna medicación que haya demostrado su eficacia para regenerar el cartílago articular. Actualmente sin embargo parece que se ha abierto el camino hacia la investigación de fármacos que puedan actuar a este nivel. La aparición de la glucosamina, aunque tiene un efecto todavía no suficientemente establecido, supone un avance y seguramente en el futuro dispondremos de auténticos medicamentos curativos de la artrosis.  Hoy por hoy sin embargo sólo podemos recurrir a los analgésicos y ocasionalmente a los antiinflamatorios para mejorar a estos pacientes.

·               Paracetamol:El primer escalón en el tratamiento del dolor de la artrosis es la administración de paracetamol a demanda (cuando duela) o de forma pautada (normalmente cada 12, cada 8 o cada 6 horas).

·               Antiinflamatorios de forma tópica:Aunque en los últimos años estos tratamientos se habían denostado, vuelven a aparecer en las guías como un tratamiento recomendado en los primeros escalones, especiamente para la artrosis de manos y para la de rodillas.

·               Antiinflamatorios por vía oral: Deben reservarse para un segundo nivel de tratamiento cuando las medidas anteriores han fracasado debido a sus efectos secundarios. En general se recomiendan pautas cortas de tratamiento para volver al escalón anterior cuando aparezca la remisión de los síntomas. Deben estremarse las precauciones en casos de antecendentes de patología digestiva o cuando existan otros tratamientos como por ejemplo anticoagulantes como el Sintrom o antiagregantes como la aspirina. También pueden dar más problemas en pacientes de edad avanzada por sus posibles efectos sobre el riñón. Además pueden subir la tensión arterial en personas hipertensas. El médico frecuentemente recetará un protector gástrico para aminorar los efectos adversos de estos medicamentos sobre el estómago.

·               Cirugía: La cirugía más claramente recomendada en la artrosis es la colocación de una prótesis de rodilla o de cadera. En ambos casos se suele esperar a que fracasen los otros tratamientos y el paciente tenga limitada su calidad de vida y dolor permanente, pero las nuevas guías también recomiendan que no se espere demasiado a tomar la decisión debido al importante cambio en la calidad de vida que experimentan estos pacietnes cuando se operan.

·               Otros tratamientos: El uso de calor o frío de forma local puede ser de ayuda en algunos pacientes, asi como algunas terapias físicas.

 

En resumen hay que enfatizar que la artrosis es una enfermedad benigna que puede afectar la calidad de vida de los pacientes pero no producir severas complicacions, invalideces o deformidades en la mayoría de casos y además aunque no tiene tratamiento de curación definitiva si existen abordages globales que pueden minimizar sus efectos de forma muy notable.

 

Bibliografia

Hochberg MC, Altman RD, Brandt KD, Clak BM, Dieppe PA, Griffin MR, et al. Guidelines for the medical management of osteoarthritis. Part I. Osteoarthritis of the hip. Arthritis Rheum 1995;38:1535-40

Hochberg MC, Altman RD, Brandt KD, Clak BM, Dieppe PA, Griffin MR, et al. Guidelines for the medical management of osteoarthritis. Part II. Osteoarthritis of the knee. Arthritis Rheum 1995;38:1541-6

NICE clinical guideline 59 . Osteoarthritis: the care and management of osteoarthritis in adults. Issue date: February 2008 . Disponible a internet: http://www.nice.org.uk/guidance/index.jsp?action=download&o=39557(última consulta: 2 de marzo de 2009) 

Depresión

Fecha de realización: 20/10/2003. Actualizado el 7/4/2011
 
1. Introducción
2. Tristeza y depresión I
3. Tristeza y depresión II
4. Síntomas
5. Enfermos
6. Tratamiento
7. Prozac
8. Psicoterapia I
9. Psicoterapia II

 


1. ¿Cómo podría explicarse lo que es una depresión?

La depresión es una enfermedad que, aunque es fundamentalmente psíquica, afecta a la globalidad del individuo y se caracteriza por un hundimiento, por un abatimiento de su vitalidad en todos los aspectos.  Contra lo que mucha gente cree, tristeza no es sinónimo de depresión.  La tristeza es, efectivamente, uno de los síntomas más importantes de la depresión, pero no es el único, y muchas veces ni siquiera está presente, lo que dificulta el diagnóstico por el médico y sobre todo la aceptación del mismo por parte del enfermo.

Es una enfermedad frecuente que según las estadísticas van a padecer un 25 %, o sea, una de cada cuatro personas a lo largo de su vida.


2.  ¿Cómo se distingue la tristeza normal de la depresión? 

Tristeza normal y depresión son dos cosas radicalmente distintas, aunque a veces una puede desencadenar la otra o ambas pueden confundirse.  Todos nos hemos sentido tristes alguna vez ante alguna adversidad y sería patológico no poder sentir tristeza cuando algo desagradable nos ocurre.  Puede ocurrir incluso que una incapacidad de expresar la tristeza por la pérdida de un ser querido desencadene a la larga una depresión.  La tristeza es por tanto un sentimiento normal, tan normal como la alegría, y también son normales las pequeñas oscilaciones que a menudo sin motivo experimentamos la mayoría de las personas.  Otra cosa es la depresión.  En ella el síntoma tristeza se infiltra por todo el entramado psíquico y físico del enfermo produciendo un complejo cuadro sintomático.


3.  ¿Puede decirse entonces que la depresión es una tristeza sin motivo?

No, eso sería como banalizar la depresión, como restarle importancia.  La depresión es una enfermedad.  A veces sí se identifica un desencadenante externo  que por su intensidad o por alguna razón ha sobrepasado la capacidad de adaptación del paciente. Pero también hay depresiones  que sobrevienen por causas tan ajenas a la persona como la ingesta de un medicamento que como efecto secundario produce depresión. Una depresión puede aparecer en  un momento de crisis vital que en condiciones normales no tiene que vivirse con tristeza sino incluso con alegría, como podría ser una boda, un cambio de casa, una jubilación, la adolescencia, la famosa «crisis de los 40 años», la independización de un hijo, etcétera.


4.  ¿Cuáles serían los síntomas de la enfermedad depresiva?

En la depresión la manifestación que llama en general la atención es una alteración del estado de ánimo, una tristeza intensa.  Predomina una amargura que lo invade todo, una sensación de desesperanza y de culpabilidad.  Son típicas las ideas de auto-acusación, el enfermo se siente indigno y se cree culpable de todo lo que le ocurre y por tanto cree merecer las peores desgracias que espera y que no duda que le van a ocurrir irremediablemente.  No son raras por tanto manifestaciones hipocondríacas, temores de padecer alguna enfermedad grave que no desaparecen por mucho que el médico se empeñe en asegurar que todo marcha bien.  Esta culpabilidad, esta espera del «castigo», también puede presentarse como la seguridad de una ruina inminente, del abandono total de todos los amigos, de la familia, etc.

Es frecuente también una incapacidad en el deprimido para disfrutar o tan siquiera sentir los placeres de la vida, entre los que se incluyen los placeres sexuales.  Hay por lo tanto una disminución de la lívido.

También el área del pensamiento se halla afectada.  Los enfermos depresivos pueden quejarse de un vacío mental, de una paralización del pensamiento, de lentitud, de dificultad para encontrar soluciones a los problemas, de dificultad de concentración, incluso de pérdidas de memoria y despistes, que pueden ser vividos por el paciente como una disminución evidente en su capacidad intelectual.  Es necesario explicar a estos enfermos que tal vez ese problema tan insoluble, y ese callejón sin salida en el que se halla inmerso, no son más que fruto de la propia depresión y que a menudo al salir de la misma los problemas, que a lo mejor fueron los desencadenantes, se ven con mayor claridad y parecen mucho más sencillos de resolver.  Parece prudente pues, recomendar que no se tomen decisiones importantes mientras se está en la fase aguda de una depresión.

También es propia de la depresión una disminución de la actividad que se pone sobre todo de manifiesto en los momentos de ocio, de tiempo libre, más incluso que en el trabajo.   Sólo apetece llevar a cabo actividades pasivas como ver la televisión u oír la radio, pero debido a la falta de concentración, llega incluso a costar distraerse con la lectura de libros o revistas de entretenimiento.

Existe además una dificultad de comunicación con los demás por falta de interés, por falta de capacidad y a menudo también por una irritabilidad que se suma a lo anterior haciendo del depresivo una persona que tiende a aislarse.

Hemos comentado hasta aquí síntomas claramente psicológicos, pero aquí no acaba el cuadro, ya hemos adelantado que la depresión invade todo y no menos llamativos ni frecuentes son los síntomas físicos que mencionaremos a continuación.

Típicamente existe un cansancio, una astenia aplastante que puede ser el-síntoma principal y el motivo de consulta del enfermo que se cree afectado por una grave enfermedad orgánica.

Es característica que esta astenia sea de predominio matutino, de forma que el paciente no puede levantarse por las mañanas por más voluntad que le ponga.  Esta astenia se acompaña habitualmente de una pérdida de apetito e incluso puede haber pérdida de peso con lo que la sensación de padecer una enfermedad grave aumenta alarmantemente.  Afortunadamente el médico encuentra bien todas las exploraciones practicadas y finalmente hace el diagnóstico de depresión.  Es menos frecuente pero otras veces vemos enfermos depresivos que lo que aquejan es un aumento de su apetito y hasta una forma compulsiva de comer que lleva a veces a ganar varios kilos de peso. Otro motivo de consulta frecuente y aparentemente aislado puede ser el insomnio.  Lo típico es un insomnio de segunda hora.  Es decir el enfermo se duerme con facilidad pero se despierta a las cuatro de la mañana sin poder volver a pegar un ojo.  Eso es lo típico pero también puede haber insomnio de primera hora o hasta un aumento de la somnolencia.

Cuesta creer que un dolor de cabeza, un dolor abdominal, un dolor en el pecho, en la espalda, unas digestiones pesadas, unos hormigueos en las manos, atribuidos siempre a la pobre circulación sean también síntomas propios de la depresión.  Naturalmente cualquiera de estos síntomas puede tener muchas causas, pero una de ellas es la depresión y lo bueno del caso es que no es raro que una depresión se presente con un único síntoma, el dolor de cabeza, o el dolor de espalda, o todos estos síntomas a la vez.  Cuando el médico, por las características de los síntomas, o por haber descartado otras posibles causas, 0 porque observa otros síntomas que completan el cuadro, hace el diagnóstico de depresión, se encuentra con la objeción del enfermo. ¡Oiga es que a mí me duele de verdad! y es cierto.  No estamos hablando de dolores fingidos o exagerados, estamos hablando de auténticos dolores, auténticos problemas digestivos y en general auténticos síntomas físicos que, por si fueran poco, acompañan a los psicológicos.

- Durante el último mes, ¿se ha sentido a menudo triste, deprimido o desesperanzado?

- Durante el último mes, ¿se ha sentido a menudo con  poco interés o placer por hacer las cosas?


5.  Hay quien opina que las personas que se deprimen son más débiles que los demás, incluso que una depresión puede curarse o «superarse» con fuerza de voluntad o con entereza o cosas por el estilo.  Es habitual decirle a alguien que parece deprimido frases como «bueno hombre a ver si te animas».

Eso es un grave error que por desgracia pagan los propios deprimidos.  La depresión es una enfermedad, como hemos dicho antes y no una cobardía o una incapacidad para enfrentarse a los problemas de la vida.

Por otro lado, la depresión es una enfermedad que puede curarse o mejorarse mucho con la ayuda de un profesional, con psicoterapia, con medicación, o con ambas, y en cambio, es mucho más difícil y penoso resolverla sin ayuda.  Creencias como esta hacen que el enfermo de depresión no pida ayuda.  De hecho sólo una cuarta parte de los enfermos depresivos reciben tratamiento.

Es una falacia, y además es contraproducente, decirle a un deprimido «a ver si te animas».  Frases como esta, dichas con la mejor intención, no hacen más que empeorar las cosas.  El enfermo depresivo, que ya hemos visto como tiende a creer que todo lo que le ocurre es por su culpa, puede sentirse cada vez más culpable al comprobar cómo, por más que lo intenta, no consigue animarse.

Podríamos añadir aquí que es tan clara la realidad de que la depresión es una enfermedad «con todas las de la ley» que incluso se dispone hoy en día de análisis de sangre que sirven para hacer el diagnóstico de depresión.  Se conocen parámetros analíticos de la sangre que se alteran en las depresiones, lo que ocurre es que estas pruebas no poseen aún la sensibilidad y especificidad que las haría útiles en la práctica diaria y, por otro lado, son demasiado caras y complicadas para utilizarlas normalmente.


6.  Otra opinión bastante generalizada es que con los medicamentos antidepresivos se «tapan» los síntomas pero no se cura la enfermedad y, por tanto, al dejar el tratamiento la enfermedad volverá a salir, y además tomar medicamentos «para animarse» es como drogarse y probablemente «engancha», y la situación cada vez será peor ¿qué diría usted ante este temor que se halla en la mente de muchas personas?

Temores de este tipo están fuertemente enraizados en la población y no es de extrañar, ni es del todo contraproducente que exista esta aversión a tomar medicamentos de este tipo.  Este razonamiento sería bastante válido para losmedicamentos ansiolíticos o tranquilizantes, de los que se ha abusado sin duda.  Tanto los antidepresivos como los tranquilizantes deben ser recetados y controlados por el médico.  Los ansiolíticos se utilizan casi siempre como tratamiento sintomático de síntomas de ansiedad, de insomnios y de problemas diversos, como ciertos cuadros reumáticos en que se emplean como relajantes musculares.  Se ha abusado de ellos efectivamente, y sería deseable que muchas de las personas que los toman desde hace años, «para dormir» o para «los nervios» recibieran un tratamiento más específico de su trastorno, o simplemente los abandonaran previa consulta a su médico, pues en la mayor parte de casos se sabe que, en general, cuando se toman por temporadas superiores a cuatro meses desarrollan una tolerancia, es decir dejan de hacer efecto.

Un caso muy distinto es el de los antidepresivos.  Los antidepresivos, como su propio nombre indica, son medicamentos que luchan contra la depresión.  Realmente llegan a curar y a mejorar la mayor parte de los cuadros de depresión si se administran a la dosis y durante el tiempo necesarios.  Tienen algunos inconvenientes como por ejemplo los efectos secundarios que producen al principio del tratamiento que hacen que muchos enfermos los abandonen antes de que aparezca el efecto terapéutico, y es que otro importante inconveniente es que el efecto terapéutico no aparece hasta 3 o 4 semanas después de tomar la medicación.  Los tratamientos son largos de 6 a 8 meses o a veces más, de hecho se recomienda alargar el tratamiento al menos 6 meses desde que aparece la mejoría. Pero, si se hacen correctamente, no tienen porque haber recaídas al dejarlos.  Sin embargo puede haberlas, ya que la depresión es una enfermedad recidivante que, por tanto, tiende a reaparecer.  Otro problema es que existe una susceptibilidad diferente entre unas y otras personas para los distintos antidepresivos y a veces es necesario cambiar varias veces antes de dar con el que es realmente eficaz.  A pesar de todas estas pegas los antidepresivos son de gran ayuda para el tratamiento de las depresiones y bien utilizados son capaces de mejorar en 4 o 6 semanas la mayor parte de las depresiones.

Las últimas guías de práctica clínica advierten también sin embargo de que no siempre deben usarse antidepresivos en casos de depresiones leves a no ser que tengan una duración muy larga (más de 2 años) o persistan a pesar de otras intervenciones. Tampoco son recomendables algunos productos “naturales” de moda como la hierba de San Juan debido a sus interacciones con otros fármacos y a la inseguridad de su dosificación

 


7. ¿Es el "Prozac el elixir de la felicidad"? 

     Dentro del mundo de los antidepresivos hay uno que ha alcanzado cierta fama, ha motivado titulares de prensa y ha formado parte incluso del título de libros de difusión general. Nos referimos al "Prozac". Este medicamento tal vez fue el que inauguró una serie de fármacos "milagro" que parecen llamados a ser el elixir de la felicidad. Son medicamentos que en el momento de su lanzamiento reciben una gran atención por parte de los medios de comunicación. Estamos hablando del "Xenical" para la obesidad, el "Seroxat" para la fobia social( o la timidez), el "Viagra" para la impotencia o el "Propecie" para la calvicie. Curiosamente todos estos medicamentos tienen eficacia demostrada en mayor o menor medida, por tanto son aportaciones importantes al arsenal terapéutico de los médicos. Pero lo que los hace especiales es la gran atención que han merecido por parte de los medios de comunicación que tal vez han exagerado su papel como si realmente fueran a cambiar nuestras vidas. Todos ellos aportan algo pero ninguno es la solución definitiva a los problemas que abordan.

     Centrándonos en el "Prozac", se trata del primero de los llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Este nuevo grupo de antidepresivos realmente han revolucionado el tratamiento de la depresión, no por ser más eficaces, que no lo son, sino por su fácil dosificación y su bajo perfil de efectos adversos. Gracias a estas características muchos de los pacientes que antiguamente abandonaban el tratamiento y muchos de los médicos que también se resistían a recetarlos, actualmente se deciden a tomarlos y prescribirlos respectivamente. Esto ha mejorado a muchos depresivos que estaban sin tratamiento o con dosis infraterapéutica. El inconveniente o el peligro es que muchas personas que no tienen una depresión sino una tristeza normal por problemas de la vida sean también tratados con antidepresivos. Hay que evitar tratar la vida con un antidepresivo. Los medicamentos son una gran ayuda para la depresión pero no deben usarse para superar cualquier circunstancia adversa de la vida.


8.  ¿Es eficaz el tratamiento con psicoterapia?  ¿Porqué parece que eso de curar enfermedades sólo con palabras es un poco inútil?.

La psicoterapia es sumamente eficaz, bien por sí sola o bien como complemento de un tratamiento medicamentoso.  La eficacia de un tratamiento a base de antidepresivos combinados con psicoterapia es superior a un tratamiento con antidepresivos solos y esta superioridad está demostrada científicamente.  Unas cuantas sesiones semanales durante dos o tres meses, en las que se converse con el médico para analizar los distintos sentimientos del enfermo, son mucho más útiles que el simple tratamiento medicamentoso.  Estas sesiones de psicoterapia pueden ser practicadas por el médico de cabecera, pero si a los dos o tres meses persisten algunos problemas importantes, puede ser necesaria una psicoterapia más profunda que debe ser practicada por un psicólogo o psiquiatra.


9.  La depresión es una enfermedad psíquica y por tanto parece más adecuado abordarla en la consulta del psiquiatra que en la del médico de cabecera ¿no es así?

Efectivamente el especialista que se ocupa de los trastornos psíquicos es el psiquiatra y la depresión lo es.  Sin embargo está demostrado que una de cada 5 o 6 personas que acuden a un médico de cabecera padecen una depresión o que el 25 % de las mujeres y el 15 % de los hombres que visitan a un médico de cabecera padecen esta enfermedad.

También está claramente demostrado que la mayor parte de las depresiones se solucionan con antidepresivos y una psicoterapia de apoyo breve que puede llevar a cabo el propio médico de cabecera.  Hay depresiones que deben ser tratadas por el psiquiatra, pero son una minoría.  Por otro lado también existen depresiones que son más propias de un médico de cabecera que de un psiquiatra, por ejemplo las depresiones somáticas que son aquellas que cursan con síntomas fundamentalmente físicos y que el enfermo interpreta como enfermedades absolutamente orgánicas.  En estos casos el paciente no aceptará una derivación al psiquiatra, pero es que además el médico de cabecera puede considerar en todo momento la posibilidad de que exista esta enfermedad orgánica y puede transmitir más seguridad al negar este diagnóstico y centrarse en el tema de la depresión.

Bibliografia

Peveler R, Carson A, Rodin G. Depression in medical patients. BMJ 2002;325 149-152 

NICE clinical guideline  Depression
The treatment and management of depression in adults. Disponible en internet: www.nice.org.uk/CG90 (última consulta 6-04-2011)

Diarreas

Fecha de realización: 30/10/2003. Actualizada a 11/04/2011
 
1. Introducción
2. Gastroenteritis aguda
3. Causas de infección intestinal
4. Salmonella
5. Alimentos
6. Tratamiento
7. Prevención en verano

 


1.  La gastroenteritis aguda es una enfermedad cuya manifestación principal es la diarrea.Cuando una persona con un tránsito intestinal normal, de repente presenta un cuadro diarreico lo más probable es que padezca una gastroenteritis aguda, o sea, una infección digestiva aguda producida  bien por la ingesta de alimentos contaminados o por el contagio de otra persona . ¿Qué otras enfermedades pueden producir diarrea como principal síntoma?

La verdad es que una diarrea aguda suele estar causada por una gastroenteritis aguda en un elevado porcentaje de casos, aunque el médico debe estar alexta-, ante la posibilidad de que haya alguna otra causa que esté produciendo este síntomas.  Una diarrea aguda puede aparecer también como efecto secundario de una medicación o, y, sobre todo si la diarrea dura más de una o dos semanas, por otras enfermedades digestivas como el colon irritable, las enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, enfermedad de Chron) o enfermedades por malabsorción, o pancreáticas.

Sin embargo, el interés de las diarreas en una guía como ésta de divulgación médica debe centrarse en las gastroenteritis agudas ya que es la enfermedad más frecuente y además es potencialmente evitable con sencillas medidas preventivas de tratamiento y conservación de los alimentos que deben tenerse en cuenta especialmente en verano.


 2. ¿En qué consiste una gastroenteritis aguda?

Se trata de una enfermedad infecciosa que se caracteriza por un cuadro de diarrea precedido en ocasiones de náuseas y  vómitos, acompañado de dolor abdominal como retortijones, ruidos abdominales aumentados y febrícula o hasta fiebre alta que dura de 2 a 7 días, y que aparece de 1 a 48 horas después de la ingesta de un alimento contaminado por un germen o su toxina.

La diarrea puede ser de heces líquidas o pastosas, puede estar o no acompañada de sangre, mucosidades o pus, y puede manifestarse con un número variable de deposiciones por día.  Todos estos datos sirven para que el médico se oriente sobre el germen que puede estar causando la enfermedad, así como sobre el riesgo de que aparezcan ciertas complicaciones como la deshidratación  y las medidas que se deben adoptar para prevenirlas.


 3.  ¿Cómo saber cuál es la causa de una infección intestinal?

Cuando el médico nos dice que tenemos una gastroenteritis, suele preguntar cerca de alimentos sospechosos por ejemplo mayonesa , pasteles o helados, pescado crudo o marisco, etc. Si la toxiinfección alimentarla ha ocurrido en una boda o en un banquete y son muchos los afectados no suele ser difícil mediante una encuesta epidemiológica saber cuál ha sido la causa e incluso se puede llegar a hacer un cultivo del alimento sospechoso para confirmarlo y para saber cuál es el germen. Sin embargo, puede ocurrir que se den casos aislados o de pocos enfermos en una familia, que el período de incubación (el tiempo que transcurre desde que se produce la infección hasta que aparecen los síntomas) sea largo, hasta de 48 horas, y que por tanto sea muy difícil saber cuál es el contaminante. Existe además, efectivamente el agravante de que no todos los que entran en contacto con el germen sufren la enfermedad. Todo depende de la cantidad de alimento ingerido y del estado inmunitario (de las defensas) del individuo. Por si fuera poco, a veces aparecen gastroenteritis que no se contagian por alimentos sino por contacto humano. Es lo que ocurre, por ejemplo, con muchas gastroenteritis víricas (las llamadas «gripes intestinales», que por cierto    aparecen a menudo en invierno al contrario que las demás gastroenteritis).


 4.  ¿El germen más conocido como causante de gastroenteritis es la salmonella (se lee salmonela), pero existen otros ¿no es así?

La salmonella es la vedette de entre las bacterias que producen gastroenteritis porque es la que causa más frecuentemente epidemias, a veces graves, en residencias, en cuarteles, en fiestas y por tanto es la que sale más a menudo en la prensa.  Se trata de una bacteria que tiene varios tipos distintos, algunos de ellos capaces de producir enfermedades infecciosas más graves que la gastroenteritis como la fiebre tifoidea (el tifus). (La salmonella que produce las gastroenteritis se llama salmonella gastroenteritidis) (la que produce el tifus se llama salmonella tiphy).

Pero existen bacterias que pueden dar lugar a esta enfermedad que comentamos aquí y que son completamente distintas de las salmonellas, los estafilococos aurcus (que producen una toxina que es la verdadera causa de los síntomas) la Escherichia Coli(un serotipo de éstas causó una importante intoxicación en un colegio en Barcelona recientemente), las Shigellas (que a menudo dan lugar a diarreas sanguinolentas, llamadas disenteríformes) o como ya hemos mencionado algunos virus (adenovirus y rotavirus).


5.  ¿Cuáles son los alimentos más peligrosos en cuanto a la posibilidad de producir una gastroenteritis?

Hay unos determinados alimentos especialmente susceptibles de albergar de forma inaparente colonias de microbios patógenos capaces de multiplicarse y producir estas infecciones.  La salmonella habita a menudo en el interior de mejillones, ostras y pescados.  También las carnes y sobre todo los huevos pueden ser causantes de gastroenteritis por salmonellas.  Los Estafilococos abundan en derivados de la leche, pasteles, nata, helados.  Los Estafilococos tienen la particularidad además de contaminar silenciosamente las manos y las fosas nasales de muchas personas, por lo que los manipuladores de alimentos deben someterse a revisiones que descarten esta posibilidad.


6.  ¿Cómo debe ser el tratamiento de estos enfermos?

La medida más importante es evitar la más grave de las complicaciones que pueden aparecer como consecuencia de una gastroenteritis y que es la deshidratación.  Durante una gastroenteritis aguda puede haber un gran número de deposiciones líquidas diarias que superen la ingesta de líquidos y que generen un balance negativo de agua en el organismo que conduzca a la deshidratación Esta complicación es especialmente frecuente en niños y ancianos en los que el equilibrio hidrosalino es más delicado.  Por eso el médico receta frecuentemente soluciones de sales preparadas para combinar con agua que venden expresamente en las farmacias o a veces (en casos más leves) soluciones preparadas de forma casera con agua y bicarbonato o hasta algún refresco como la coca-cola.  En casos más severos puede ser necesario el ingreso en un hospital y la rehidratación mediante sueros endovenosos.
Existen reparados antidiarreicos que tienen la cualidad de frenar las deposiciones y aliviar los retortijones.  Existen además antibióticos que alguna vez se pueden recetar a estos enfermos.  Lo cierto es que ninguno de estos medicamentos es demasiado recomendable en la mayoría de pacientes, pues en ocasiones incluso pueden alargar la enfermedad.  Por eso no debemos enfadarnos con nuestro médico de cabecera si sólo nos receta una dieta astringente y una reposición de líquidos.  Sólo en algunas circunstancias que el médico aconseje puede ser recomendable una medicación de este tipo o algún análisis especial, como un cultivo de las heces. Otra complicación es la sepsis, es decir , el paso de gérmenes a la sangre. Esta complicación no es frecuente y de nuevo se produce en personas previamente debilitadas y sólo con determinados tipos de bacterias. Para prevenirla es por lo que en casos muy concretos selecccionados por el médico sí se utilizan antibióticos en el tratamiento de estos enfermos. La rehidratación es lo más importante y debe hacerse según indique el médico sobre todo cuando hablamos de niños pequeños o ancianos o enfermos debilitados por cualquier motivo. La dieta siempre se recomienda aunque los estudios no demuestran claramente sus beneficios: El arroz herbido, el pollo herbido  a la plancha, o el pescado blanco igualmente herbido o a la plancha, y el membrillo de postre serán los ingredientes de nuestra dieta durante unos días.  Debemos evitar las frutas y verduras y las comidas condimentadas.  Todo ello hasta unos dos o tres días después de resuelto el cuadro en que empezaremos Poco a poco a reemprender nuestros hábitos alimenticios habituales.
En algunos casos el médico puede recomendar los probióticos, alimentos terapéuticos que llevan la famosa flora intestinal, lactobacillus por ejemplo.


7.  ¿Cómo prevenir estos cuadros especialmente en verano que es cuando más frecuentes son?

En verano las gastroenteritis agudas sustituyen a las infecciones respiratorias del invierno y a las crisis de asma de la primavera en los servicios de urgencias, ambulatorios y hospitalarios.  La razón es que con el calor los gérmenes se multiplican con gran facilidad y rapidez, y una espléndida ensaladilla rusa de excelente aspecto y sabor puede albergar millones de salmonellas y estafilococos, tras pocas horas de exposición a temperatura ambiente.  Por eso siempre que se prepare cualquier comida en la que intervengan huevos o leche, y sobre todo si los huevos son crudos, como en el caso de las mayonesas, la preparación debe hacerse con las máximas medidas de higiene (lavándose las manos a menudo, por ejemplo), debe ingerirse de inmediato o guardarla enseguida en la nevera hasta el momento de su ingesta y en lugares públicos es obligatorio utilizar mayonesas artificiales.
A la hora de la compra deben desecharse los huevos sucios o con fisuras.  Debemos exigir que nos piquen la carne delante nuestro.  Si vamos de la tienda a casa con algún alimento congelado es mejor no entretenerse, sobre todo en verano, ya que no conviene que se descongelen parcialmente y luego volverlos a congelar.  Asimismo, es conveniente descongelar los congelados cambiándolos de compartimento en la propia nevera y no dejándolos durante horas a temperatura ambiente (también pueden descongelarse de forma rápida mediante calor, por ejemplo, al baño maría).
Las frutas y verduras deben lavarse profusamente incluso con la precaución adicional de añadir una gota de lejía al agua.  Por último, hay que rechazar todo alimento preparado que no se halle adecuadamente protegido del público con mamparas adecuadas.
Siguiendo estos consejos, podemos conseguir eliminar muchos de estos cuadros que aquí nos han ocupado y que tan frecuentes y molestos son en épocas veraniegas, y que tan graves consecuencias tienen en países poco desarrollados, o cuando a nivel individual afectan a pacientes inmunodeprimidos (bajos de defensas).
También en el caso de gastroenteritis víricas el hecho de lavarse a menudo las manos, como se suele recomendar para la prevención de la gripe, és una buena práctica. El rotavirus puede sobrevivir en las manos por lo menos 4 horas, en tejidos y materiales como la ropa y hasta 10 días en superficies no porosas en un ambiente seco de baja humedad, por lo que es recomendable el lavado de manos frecuente si tenemos enfermos en casa con gastroenteritis invernales.
También existe la vacuna para el rotavirus para evitar esta enfermedad en niños.

 

Bibliografia
Arnedo A, Bellido JB, Pac MR, Criado J, Usera MA, Mesanza I, González F PérezR Cortés J M Brotes epidémicos de salmonelosis por consumo de huevos Enfermedades infecciosas y Microbiología Clínica, 9  1998 ; 16: 408
Costa i Pagès J,  Polanco Allué I,  Gonzalo de Liria CR.
GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA Gastroenteritis aguda en el niño. Disponible en internet :
http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_464_Gastroenteritis.pdf
última consulta 08/04/2011


Diarrea aguda en l’adult. Fulls per a pacients de la camfic.http://www.ebacentelles.cat/arxiu_pdf/diarrea.pdf

Duelo

Fecha de realización: 20/09/2003. Revisado y actualizado el 11/05/2011
 
1. Introducción
2. ¿Qué es el duelo?
3. Proceso de duelo
4. Consultas al médico I
5. Consultas al médico II
6. Duelo mal resuelto
7. ¿Cómo podemos ayudar?

 


1. ¿Es la muerte un tema tabú?

Nuestra sociedad niega la muerte.  Antiguamente, tan sólo hace unos cincuenta años, la muerte era mucho más cotidiana.  Había en nuestro país un índice elevado de mortalidad infantil, la esperanza de vida era menor, y por otro lado la sociedad era más predominantemente rural, lo que facilitaba la existencia de grandes familias entre cuyos miembros no se perdía el contacto.

Actualmente, la mortalidad infantil es baja, la muerte prematura también es un fenómeno cada vez menos frecuente, pero además las familias son menos numerosas, la vida en la ciudad hace que se diluya más el contacto con familiares menos allegados y, en conjunto, todo ello hace que la muerte haya pasado de ser un tema familiar y cotidiano a ser un fenómeno no ignorado pero sí olvidado y apartado de nuestras mentes.  Antiguamente las personas solían morir en su casa, acompañados de los suyos, hoy en día la muerte se produce en los hospitales o en residencias de ancianos, lejos del hogar familiar.  Hoy en día no es raro que una persona llegue a los treinta años sin haber asistido a ningún funeral de un familiar allegado, sin haber visto nunca un muerto, por ejemplo.

Todo esto puede parecer positivo y de hecho lo es.  No vamos a decir que lo ideal fuera la anterior situación.  No es que  creamos que la muerte deba acosarnos como en otros tiempos ha hecho.  Lo que ocurre es que tal vez este escaso contacto que en nuestra sociedad se tiene con la muerte, por otro lado inevitable e ineludible, ha creado una situación en que esta triste hora nos coge a todos tan por sorpresa, que quizás ahora sea más frecuente toda una patología que será la del duelo mal resuelto, es decir, la de los problemas que aparecen como consecuencia de no haber podido digerir el fallecimiento de un ser querido o importante para nosotros.


2. ¿Qué es el duelo desde el punto de vista médico o psicológico? 

El duelo es el proceso mediante el cual se elabora psicológicamente la tristeza normal que provoca la pérdida de un ser querido.  Este proceso nos tiene que permitir sentir plenamente esa tristeza, pero a la vez nos ha de llevar, en un tiempo variable, a la vuelta a la vida normal, a la capacidad de sentir nuevamente placer y bienestar, a establecer nuevas relaciones etc., todo ello sin que por eso tengamos que renunciar al cariño que sentíamos por el difunto, ni a su recuerdo.


3. ¿Cómo es ese proceso? 

Como es lógico intentar sistematizar el proceso de un duelo como se puede hacer con los síntomas de una enfermedad es una tarea difícil y a veces inútil.  El duelo puede ser muy distinto en unas personas que en otras, hasta en unas culturas que en otras, y dependerá además de otros factores como por ejemplo la importancia del difunto para esa persona, el tipo de relación que se tenía con él, el número de conflictos no resueltos con él, y hasta el modo en que se haya producido la muerte. 

Pero teniendo en cuenta las limitaciones que supone esta sistematización se han intentado establecer una serie de fases por las que pasa alguien que hasentido la pérdida de un ser querido y en general son las siguientes: 

1.' fase.  De entrada puede haber una reacción de shock, de rechazo de la realidad, de sensación de que la muerte no se ha producido.

2.' fase.  Al cabo de unos días, o a veces sin que la fase anterior tenga que presentarse, aparece la certeza de que la muerte ha ocurrido, y por tanto sobreviene un intenso sentimiento de pena que invade todo el organismo y que puede producir hasta síntomas físicos.  Naturalmente, en esta fase se tienen sensaciones de angustia e impotencia, de depresión, aparecen también trastornos del sueño, desaparece el interés por las cosas de la vida cotidiana, como el trabajo o las relaciones sociales.  Pueden invadirnos sentimientos de irritabilidad y agresividad hacia los demás.  Las ganas de estar solos se contradicen con la imposibilidad de soportar la soledad.  A menudo se establecen largas conversaciones mentales con el difunto, que está presente a todas horas en nuestra vida, hasta el punto de que a veces nos parece que le vemos por la calle o hasta que sentimos su presencia, etc.  Todos estos sentimientos pueden ser normales si no son excesivamente exagerados.  Es conveniente que se pase esta fase, que quisiéramos evitar, para que posteriormente llegue la tercera fase del restablecimiento.

3.' fase.  Al cabo de algunas semanas o varios meses, y después de algunos altibajos, se impone el restablecimiento, la sobreposición y la vida vuelve a su cauce, se puede sentir nuevamente bienestar y placer y todo parece normalizarse aunque, si el fallecido era importante para nosotros, nos queda una sensación de hueco, de vacío, que nunca se llega a llenar del todo.


4.  ¿Consultan al médico de cabecera personas que han perdido recientemente un familiar, por dicho motivo? 

Mucha gente considera normal la aflicción que sienten por la pérdida y no creen que el médico pueda hacer nada por ellas.  Otros en cambio acuden a su médico en busca de un apoyo psicológico, de una comprensión y de una posible vía de desahogo fuera del ámbito familiar donde la angustia es ya desbordante.  Otras veces piden algo para dormir en esos primeros días tan duros, o para remediar una ansiedad insoportable.

Curiosamente en los primeros meses después de la pérdida de un ser querido aumentan las consultas al médico y no sólo por motivos psicológicos, sino hasta por enfermedades claramente orgánicas.


5.  ¿Pero no es antinatural intentar evitar la pena que produce un acontecimiento así? ¿No le pedimos demasiado a la medicina si además de aliviarnos del sufrimiento que producen las enfermedades, le pedimos que nos libre del sufrimiento normal de la vida?

Sería absurdo pretender que mediante una medicación no se sintiera la muerte de un familiar.  Precisamente lo que debe hacer el médico en estos casos es ayudar al paciente a que pueda expresar toda su pena en esos primeros momentos de forma natural.  Facilitar la verbalización de todos los sentimientos es una de las principales misiones del médico de cabecera que es consultado por este motivo.  Por otro lado identificar aquellos casos de duelo patológico que puede producir complicaciones en el futuro.  A menudo estas complicaciones vienen precisamente de la dificultad para haber sentido toda la pena en el momento adecuado.  Se deben identificar pues, las conductas sospechosas de que algo no marcha bien, como por ejemplo la imposibilidad de llorar, la negativa a aceptar el hecho, no queriendo ir al funeral ni hablar en absoluto del tema, un exceso de agresividad hacia los demás (hacia los médicos y hospitales por ejemplo).  Puede ser normal adoptar conductas de identificación con el ser querido imitándolo temporalmente en algunos gestos o formas de ser, pero si esta identificación es excesiva y hace que el doliente sienta los mismos síntomas que el difunto y crea padecer la misma enfermedad (temores frecuentes por otro lado), empieza a ser signo de un duelo mal resuelto.


6.  ¿Qué complicaciones pueden aparecer como consecuencia de un duelo malresuelto?

Un duelo mal elaborado puede hacer que la fase depresiva tenga una duración excesiva (mayor de seis meses), con lo cual puede ser necesaria una ayuda médica antidepresiva de tipo psicoterapéutica o medicamentosa.

En el plano de los síntomas puramente psicológicos puede aparecer también una auténtica depresión que no siempre es una continuación del duelo, sino que puede aparecer semanas o meses después y no siempre está claramente relacionada por el enfermo con el fallecimiento.  No es raro, por ejemplo, que al cabo de un año de la muerte de un padre o una madre, se consulte al médico por un cuadro depresivo que aparentemente no tiene relación con el fallecimiento, pero que, al indagar un poco en la psicología del enfermo, se evidencie como claro desencadenante.  Unos meses de aparente normalidad pueden despistar al médico y al enfermo, pero la coincidencia de los síntomas depresivos con el aniversario o con una fiesta concreta pueden ponernos sobre la pista de este desencadenante.

Más difícil todavía puede ser relacionar algunos síntomas exclusivamente orgánicos con un duelo mal resuelto.  Un enfermo acude a la consulta por un dolor del tipo que sea.  Se le realizan todas las exploraciones que se consideran oportunas y no se llega a ningún diagnóstico.  El misterio puede resolverse cuando se descubre que hace uno, dos o más años, murió un familiar con un dolor similar que resultó ser un cáncer.  Profundizando un poco más puede averiguarse que las molestias de nuestro enfermo empezaron poco después de la referida muerte o que coinciden en su inicio con la fecha del aniversario o con cualquier circunstancia que podamos relacionar con el difunto.  Este diagnóstico suele ser mal recibido por los enfermos que protestan diciendo que ellos sienten un dolor real (y tienen razón).  Un duelo mal resuelto puede complicarse con molestias reales similares a las del difunto pero sin una base orgánica y el tratamiento de estos cuadros se basa fundamentalmente en el reconocimiento del origen de los mismos, que puede ser difícil sin un adecuado conocimiento y relación entre médico y enfermo.  Pueden ser necesarias medidas psicoterapéuticas o medicamentosas que resolverán tanto los aspectos depresivos o ansiosos que se suelen asociar como los dolores «físicos».

También hay que decir que la investigación demuestra que una pérdida importante como la de un esposo o esposa produce en el primer año posterior al fallecimiento un aumento de las enfermedades físicas yu de la mortalidad en la pareja que sobrevive. Es decir la pérdida de la  pareja produce enfermedades físicas y incluso un aumento de la mortalidad en el primer año respecto a otras personas de las mismas características que no han sufrido dicha pérdida. Y este riesgo es mayor para los viudos que para las viudas y mayor cuanto más joven es el doliente.


7.  ¿Qué se puede hacer para ayudar a alguien que está pasando por este trance?

Es difícil aconsejar con normas concretas.  Lo que sí parece claro para todos los expertos es que es muy conveniente que se facilite la expresión de toda la pena que provoque la pérdida.  Esta expresión puede ser muy distinta en unas personas que en otras, o en unas culturas y otras.  Puede ser tan respetable una reacción histérica delante del cadáver, como un llanto silencioso en solitario.  La angustia que provoca en los demás la muerte hace que intentemos reprimir los sentimientos de pena cuando lo que se necesita en esos momentos es una compañía que facilite la expresión de los mismos.  Frases como «es ley de vida», «la vida sigue», «piensa en tus otros hijos», pronunciadas con buenísimas intenciones, tienden a reprimir los sentimientos propios del duelo y pueden ser peores que una compañía silenciosa, o simplemente conversar sobre el difunto, si eso es lo que desea el doliente.  Los amigos deben ofrecer generosamente su compañía, aunque a veces puede preferirse la soledad.  Hay quien prefiere guardar intactas las pertenencias del difunto y en cambio otras personas tiran todos sus objetos personales ya que no soportan su presencia.  Ambas posturas deben ser respetadas, pero con el tiempo puede agradecerse el haber guardado algún objeto que relacionemos con el difunto para recordarlo mejor cuando la angustia nos permita hacerlo con cariño y sin sufrimiento.

En conclusión, la mente humana tiene recursos suficientes como para superar una situación tan traumática como la pérdida de un ser querido.  La recuperación de la depresión normal que aparece ante un acontecimiento de este tipo llega tras haber podido sentir toda la pena que el suceso provoque.  La ayuda de amigos y familiares va a ser necesaria y útil para llegar a esa recuperación del bienestar y, en casos en que el duelo revista características patológicas, puede ser conveniente además la ayuda de un profesional.Artículos médicos recientes recomiendan , el soporte de profesionales de la salud, concretamente de la atención primaria,  además del apoyo de la red de amigos y familiares. Este soporte realizado antes, durante y después del fallecimiento puede ayudar a mejorar la recuperación después de un duelo

Bibliografía

McGrath P, Holewa H, McNaught M.Australian Family Physician Vol. 39, No. 10,  2010:780-3

El Resfriado comun

Fecha de realización: 20/11/2003. Actualizado el 11/05/2011
1. Definición
2. Prevención
3. El frío produce resfriados
4. ¿Cómo podemos tratarlo?

 


1.    ¿Cómo podríamos definir un resfriado?

El resfriado común es una enfermedad leve que está causada por virus. Produce síntomas de todos conocidos como obstrucción nasal, dolor de garganta y tos. Pasados unos días suele curar sin complicaciones. Al ser una enfermedad tan frecuente es fácil de reconocer  y no precisa una visita al médico para diagnosticarse ni generalmente tampoco para recibir tratamiento. 

Esta enfermedad tan banal tiene en cambio grandes repercusiones económicas y en EEUU es la causa de entre el 30 y el 50% de las bajas laborales.


 2.  ¿Cómo se puede prevenir el resfriado? ¿tener muchos resfriados indica que estamos bajos de defensas?

Es normal padecer 2 a 5 resfriados cada año . En el caso de niños pequeños muchos más, hasta 10 o 12 el primer año de guardería. Hay algunas razones que explican porqué unas personas se resfrían más que otras. Por ejemplo el estrés, el contacto con niños pequeños que vayan al colegio, o padecer rinitis crónica. Las personas más depresivas y pesimistas tienen un riesgo de resfriado hasta 4 veces superior a las más vitales y optimistas. Fumar eleva el riesgo de catarro entre 2 y 3 veces. También la mala calidad del sueño multiplica casi por tres la probabilidad de sufrir resfriados.

Lamentablemente no disponemos de ninguna solución para prevenir el resfriado. La vitamina C no ha demostrado ser eficaz para prevenirlo y tampoco la echinacea. No existen tampoco vacunas eficaces para la prevención de esta enfermedad, y probablemente no las habrá en el futuro, dada la gran variedad de virus que producen esta enfermedad. Lavarse a menudo las manos y evitar el contacto cercano con personas que lo padezcan son las únicas medidas que protegen del contagio. Curiosamente el contagio es mayor al dar la mano que  a través de un beso.


 3.  ¿El frío produce resfriados?

Aunque tradicionalmente suele echarse la culpa de los catarros al frío, la verdad  es que todas las investigaciones al respecto apuntan a que las bajas temperaturas no tienen ningún papel en el claro ritmo estacional de los resfriados. Los factores que hacen que los resfriados sean más frecuentes en invierno no se conocen bien. Uno de ellos (este sí relacionado con el frío) podria ser el mayor hacinamiento que se produce en las casas, escuelas y trabajos en épocas invernales.


 4.  ¿Cómo podemos tratarlo?

 El tratamiento es sintomático.  Para el dolor de cabeza o fiebre se puede tomar paracetamol; o bien, aspirina si no se padece del estómago ni se es asmático.  No son útiles los antibióticos a no ser que existan complicaciones.  Es un buen momento para dejar de fumar un buen momento para dejar de fumar.Beber abundantes líquidos, o hacer vahos puede ayudar a eliminar las secreciones mucosas. Un artículo de 2007 sobre el tratamiento del resfriado ofrece una buena revisión sobre el mismo y da unas pautas claras de cual es el soporte científico de las diversas opciones de tratamiento que suelen usarse para esta común enfermedad. Este artículo recomienda nuevamente no dar antibióticos, reconoce un cierto beneficio a los preparados con dextrometorfano para el alivio de la tos. Desaconseja en cambio otros antitusígenos como la codeína o algunos antihistamínicos. Algunos descongestivos nasales pueden aliviar los síntomas de obstrucción nasal, pero no deben utilizarse más de 3 días. Antihistamínicos de primera generación o combinaciones de antihistamínicos con descongestivos pueden aliviar pero hay que sopesar bien los frecuentes efectos adversos de estos preparados. No hay evidencia científica que apoye el uso de la equinacea para la prevención del resfriado. Tampoco los preparados de Zinc. Vuelve en cambio a recomendarse la vitamina C tomada preventivamente para mejorar los síntomas de la enfermedad o incluso prevenir el resfriado hasta un 50% en algunos grupos de pacientes. 

 

Bibliografia

Regueira Mendez C, Caamaño Isorna F, Takkouche B Factores de riesgo del catarro común. Med Clin (Barc) 2002;119(17):671-6)

Simasek, M, Blandino DA. Treatment of the Common ColdAm Fam Physician. 2007;75:515-20

El Tabaco


1.  ¿Sabías que? (Perjuicios del tabaco)

El tabaco mata a 56.000 personas cada año en España y cerca de 5 millones en todo el mundo.

El tabaco causa de más de 25 enfermedades, entre ellas el cáncer de pulmón o el infarto de miocardio que son algunas de las causas de muerte más frecuentes en los países desarrollados.

Además de producir muertes prematuras el tabaco produce enfermedades crónicas que disminuyen extraordinariamente la calidad de vida. Por ejemplo la bronquitis crónica, que obliga a muchos pacientes a vivir dependiendo de una botella de oxígeno, o la arteriopatía de las extremidades inferiores, que acaba en ocasiones con amputaciones de los miembros.

El tabaco además de enfermedades graves y fallecimientos provoca síntomas desagradables como tos persistente, menor rendimiento en las actividades deportivas, malos olores en casa, ropa, aliento, envejecimiento prematuro de la piel, gasto de dinero etc.

Cada vez se concede más importancia al tabaquismo pasivo como causa de enfermedad y muerte. Está sobradamente demostrado que el tabaquismo pasivo aumenta la probabilidad de sufrir un problema coronario en un 30% y en un porcentaje similar un  cáncer de pulmón. También ha pasado a ser la primera causa de muerte súbita del lactante. Se calcula que el tabaquismo pasivo puede estar causando má de 3000 muertes al año. En Italia una ley antitabaco ha mejorado en un 11 % la tasa de ingresos por infarto después de algunos meses de su aplicación y datos parecidos se están obteniendo en Cataluña.

 

2. También conviene conocer que al dejar de fumar...... (ventajas de dejar de fumar)

·   A las 12 horas desaparece de la sangre el CO (monóxido de carbono), un gas tóxico (es el mismo que sale por el tubo de escape de los coches).

• A los pocos días se recupera el sabor de los alimentos y el olfato

• A las pocas semanas la piel se oxigena y mejora francamente su aspecto

• Al cabo de un año el riesgo de infarto se reduce a la mitad

• Al cabo de 10 años el riesgo de la mayor parte de canceres se iguala al de los no fumadores y el de cancer de pulmón se reduce a la mitad y sigue bajando.

• Además se ahorran entre 700 y  1200 euros al año para cada fumador


3.  ¿Por qué a pesar de conocer todo esto la gente sigue fumando?

La mayor parte de la gente no conoce la magnitud del riesgo del que estamos hablando. Poca gente sabe que cuando decimos que el tabaco mata, nos referimos a que acaba con la vida de una de cada dos fumadores y de ellos la mitad antes de los 69 años. Muchos de estos fumadores que empezaron a fumar en la adolescencia perderán una media de 25 años de vida.(según estudios de seguimiento durante más de 40 años controlando a más de 35000 personas)

Sin embargo el desconocimiento no es la causa principal de que los fumadores sigan con  el tabaco. La mayoría de ellos fuman por la potente adicción que supone la nicotina. De hecho, muchas encuestas demuestran que el 60% de los fumadores dejarían el tabaco si pudieran hacerlo fácilmente.


4.  ¿Cómo saber si nuestra dependencia al tabaco es muy fuerte? (dependencia) 

Lo cierto es que el 95% de los fumadores  tienen una adicción al tabaco en mayor o menor medida.

Si pedimos a cualquier fumador que esté una semana sin fumar, veremos que no les resulta nada fácil.

En algunas personas predomina la adicción física y en otras la psicológica.

Para saber el grado de adicción física se han diseñado tests como el test de Fagerstrom que es el más conocido.

 

Test de valoración de la dependencia. Test de Fagerstrom breve.

 

¿Cuántos cigarrillos fuma cada día?

         más de 30 (3 puntos)

         de 21 a 30 (2 puntos)

         de 11 a 20 (1 punto)

         10 o menos (0 puntos)

¿Cuánto tiempo pasa entre que se levanta y se fuma el primer cigarrillo?

         menos de 5 minutos (3 puntos)

         de 5 a 30 minutos (2 puntos)

         de 31 a 60 minutos (1 punto)

         más de 60 minutos (0 puntos)

         de 5 a 6 – dependencia alta.

         de 3 a 4 – dependencia moderada.

         de 0 a 2 – dependencia baja.

 

De esta forma con sólo dos preguntas podemos saber el grado de dependencia de los fumadores.

 A la hora de dejar de fumar lo que más influye no es el grado de dependencia sino la motivación para conseguirlo que tenga el fumador. Una fuerte motivación puede superar cualquier dependencia, aunque en casos de gran

adicción es recomendable dejar el tabaco con ayuda de un profesional para asegurar una mayor  probabilidad de éxito.

Otro test más breve es el siguiente:

 ¿Cuántos cigarrilos fuma?

¿Fuma en la primera media hora después de levantarse?

¿Ha intentado dejar de fumar y ha recaído en las dos primeras semanas?

 

Un sí a las tres preguntas indica una dependencia elevada.

 

A la hora de dejar de fumar lo que más influye no es el grado de dependencia sino la motivación para conseguirlo

que tenga el fumador. Una fuerte motivación puede superar cualquier dependencia, aunque en casos de gran

adicción es recomendable dejar el tabaco con ayuda de un profesional para asegurar una mayor  probabilidad de éxito.

 

5.  ¿Cómo saber si se está motivado para dejar de fumar? (motivación)

Una forma sencilla de saberlo es elaborando una lista de motivos para dejar de fumar y otra de motivos para seguir fumando. Si pesan más los motivos para dejar de fumar es cuestión de pasar a la acción. También existen tests que miden las ganas de dejar de fumar ( o sea, la motivación). El más conocido es el test de Richmond:

 Test de Richmondpara valorar la motivación para dejar de fumar (1993)

¨ ¿ Le gustaría dejar de fumar si pudiera hacerlo fácilmente?

            (0 no; 1 sí)

¨ ¿ Cuánto interés tiene usted en dejar de fumar?

            ( Desde 0 nada en absoluto; hasta 3 mucho)     

¨ ¿ Intentará dejar de fumar  completamente en las próximas 2 semanas ?

            (Desde 0 definitivamente no; hasta 3 definitivamente si)

¨ ¿Cree que dentro de 6 meses usted no fumará?

            (Desde 0 definitivamente no; hasta 3 definitivamente si)

  La puntuación máxima de esta versión es 10; los fumadores que obtienen 7 o más puntos son los más motivados, y los de 4 a 6 tendrían una motivación moderada.

 

6.  ¿Por qué con una motivación alta para dejar de fumar, muchos fumadores no dejan el tabaco? (Miedos)

A veces es por miedo: 

Miedo a engordar: 

Es cierto que al dejar de fumar se pueden engordar entre 2 y 4 kilos de peso. Sólo un 10% de personas

engordan más de 10 kilos. Para evitar el aumento de peso se aconseja controlarlo semanalmente, evitar "picar"

alimentos calóricos, aumentar el ejercicio físico (que además nos servirá para dejar de fumar). Algunos de los

fármacos que se utilizan para abandonar el tabaco retrasan el aumento (los chicles y el bupropion). 

Además después de dejar el tabaco no nos será muy difícil perder esos pocos quilos.

Miedo a pasarlo muy mal:

Se sabe que dejar el tabaco produce un síndrome de abstinencia que a veces es duro de pasar. 

Consiste en los siguientes síntomas:

•        Deseo muy intenso de fumar

•        Nerviosismo

•        Irritabilidad

•        Trastornos del sueño

•        Aumento del apetito

•        Falta de concentración

•        Cansancio

Todos estos síntomas se presentan con diversa intensidad y en todos los casos son transitorios. 

El síndrome de abstinencia es pasajero dura de 1 a 2 semanas

Además disponemos hoy en día de fármacos como los sustitutos de la nicotina y el Bupropion que lo atenúan

Miedo al fracaso:

Lo cierto es que,  aunque algunas personas dejan de fumar a la primera, la mayor parte de fumadores  necesitan entre 3 y 5 intentos. Por tanto las recaídas son frecuentes y muchos fumadores, cansados de fracasar, no vuelven a intentarlo.

Dejar una droga requiere un aprendizaje y de cada recaída se va aprendiendo que es lo que se debe hacer la próxima vez para no volver a fumar. Por tanto haber recaído muchas veces no significa que no se tenga "fuerza de voluntad", sino que no se han aprendido todos los mecanismos de las recaídas. 

En estos casos de todas formas puede ser beneficioso pedir ayuda a un profesional.


7.  Una vez superadas todas las reticencias ¿Cómo pasar a la acción? ¿ Es mejor dejarlo de golpe o poco a poco?  

Lo mejor es fijar una fecha y a partir de ese día no fumar ni uno. Al primer día sin tabaco se le suele llamar día "D". Antes del día "D" algunas personas prefieren ir fumando menos y otras en cambio aprovechan para despedirse y fumar igual o más. Lo importante es que a partir del día "D" no se fume ni un solo cigarrillo.

¿Qué hacer antes del día "D"?

 Es conveniente prepararse en los días previos. Puede servir elaborar un registro de cigarrillos como el siguiente:

 Cigarrillo          Actividad                      Ganas de fumar(1 a 3)*  Estrategia**

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

_______           ________                      __________________    ________

_______           ________                     __________________    ________

 *1 pocas ganas de fumar, 3 muchas ganas

**Qué haremos para superar el deseo de fumar en los cigarrillos más apetecibles

 Este autorregistro nos sirve para conocer mejor nuestro hábito y como superar los cigarrillos más difíciles. También, al hacerlo en los días previos a dejar el tabaco, nos permite una cierta desautomatización de la conducta de fumar.

También en los días anteriores al día "D" es recomendable avisar a todos nuestros amigos, compañeros de trabajo y familiares de que vamos a dejar de fumar en la fecha escogida. Esto nos servirá para adquirir  un mayor compromiso y además facilitará que nuestro entorno familiar y social nos ayude en los primeros días sin tabaco.

 

8.  ¿Cómo pasar mejor los primeros días sin fumar ? 

En los primeros días sin fumar se aconseja:

Cambiar hábitos: Sobre todo en los momentos que se suelen acompañar de cigarrillos: después de comer, al salir del trabajo, al hablar por teléfono. (No sentarse en el mismo sillón de siempre sin el cigarrillo, sino dar un paseo o lavarse enseguida los dientes después de comer por ejemplo)

Dejar unos días el café y el alcohol ya que se asocian fuertemente al tabaco.

Hacer ejercicio físico:Al correr o nadar no se fuma y además el ejercicio nos permitirá notar antes los beneficios del abandono del tabaco.

Tener las manos ocupadas: El hábito de fumar tiene un gran componente manual. El gesto de encender un cigarrillo se ha repetido miles de veces. Tener algo entre las manos nos puede ayudar a pasar los primeros días(aficiones manuales como hacer punto, modelar, dibujar , etc)

 

9.  ¿Cómo superar los momentos más difíciles ?  

A veces es útil saber que, aunque durante los primeros días se tienen ganas de fumar constantemente, los deseos más intensos de fumar funcionan como pulsiones. Esto quiere decir que ese deseo tan intenso dura muy poco 1 o 2 minutos. Por este motivo se recomienda, cuando las ganas de fumar sean muy fuertes, distraerse durante ese tiempo. Bien sea mirando el reloj durante un minuto, o mejor todavía, cambiando la actividad que estemos haciendo: salir a dar un breve paseo, lavarse los dientes, beber agua, tomar un chicle de nicotina o un chicle sin azucar, un trozo de zanahoria o cualquier otroa alimento sin calorçías.m Sobre todo No Fumar. Superando varias de esta pulsiones es como se va estableciendo la seguridad en uno mismo y la garantía del éxito.

 

 

10. ¿Cómo evitar las recaídas ?  

Es importante en los primeros días sin fumar no plantearse "nunca más fumaré" sino "hoy no fumaré". Ir pasando día tras día sin la pesada carga de imaginar  toda una vida sin tabaco.

Pasadas las dos primeras semanas, el síndrome de  abstinencia ya ha cedido. En la tercera semana a veces aparece un fenómeno de tristeza. Ya ha cedido la tormenta pero el fumador puede tener la sensación de que verdaderamente va a dejar el tabaco y experimenta un cierto duelo por la "pérdida del amigo" que le ha acompañado en tantas ocasiones. La cuarta semana es la de la normalización. Las ganas de fumar ceden, aunque no del todo. Aparecen en cambio ideas de que "por uno no pasa nada". Lo que se llama la falsa seguridad.

Otra causa frecuente de recaída son las llamadas recaídas sociales

 

 

11.  ¿Cómo prevenir las recaídas a largo plazo ? 

La mayor parte de las recaídas a largo plazo se producen por las siguientes circunstancias: 

 Falsas seguridades: Ideas como "por uno no pasa nada". "Ahora que ya lo he superado podré fumar sólo los fines de semana o cuando salga". Son pensamientos que aparecen a consecuencia de la adicción psicológica que representa el tabaco. En realidad cualquier persona que haya sido fumadora habitual tendrá una poderosa adicción por la nicotina que le impedirá durante toda su vida controlar el tabaco. Por tanto la única manera de  mantenerse sin tabaco es no fumar nunca. 

 Estrés: El estrés, un disgusto, un problema personal o laboral inesperado durante las primeras semanas o meses sin fumar también es frecuentemente un motivo de recaída. En un día malo uno se siente con derecho a darse un pequeño "premio" "sólo por aquel día tan malo". Lo cierto es que un solo cigarrillo, aunque se lleven varios meses sin fumar, lleva a recaer. En conclusión, el cigarrillo no nos habrá resuelto el problema y además tendremos otro añadido que será el volver a dejar el tabaco. 

Celebraciones: Son las llamadas recaídas sociales. En una boda, un bautizo una comunión, una cena de Navidad.

   12.  ¿Qué medicamentos existen para tratar la dependencia al tabaco?

Existen 3 tipos de medicamentos con eficacia demostrada para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Por un lado está los sustitutos de la nicotina que están comercializados en España en forma de chicles, parches y caramelos para chupar. En cualquiera de sus presentaciones doblan las posibilidades de éxito de la terapia que se este llevando a cabo. Cuanto más efectiva sea esa terapia, mayor será por lo tanto el resultado final. Los sustitutos de la nicotina son de venta libre y por tanto pueden utilizarse sin control sanitario. Pero el resultado será por tanto mucho mejor si se utilizan en combinación con algún tipo de seguimiento profesional individual o de grupo o incluso telefónico.

Por otro lado está los antidepresivos y concretamente el Bupropion. Este fármaco también dobla las posibilidades de éxito, pero en este caso es imprescindible un seguimiento médico ya que es un medicamento con indicaciones y contraindicaciones concretas.

 Otro medicamento muy prometedor y que se ha comercializado recientemente es la vareniclina. Este nuevo fármaco parece ser el más efectivo de todos y ha emergido con fuerza en el tratamiento del tabaquismo de forma que muchas guías lo recomiendan como de primera elección. Es un fármaco que parece seguro y eficaz pero que también requiere seguimiento médico y, por ser nuevo, habrá que esperar un tiempo para confirmar estas buenas expectativas que ha generado.

Finalmente existe también una vacuna contra el tabaquismo no comercializada en España, pero que puede ser útil para prevenir las recaídas en el futuro y otros tratamientos de segunda línea como la nortriptilina y la clonidina, tampoco autorizadas para este uso en España y son fármacos de segunda elección por sus efectos secundarios.

 Bibliografia

 Doll R, Peto R, Wheatley K, Gray R, Sutherland I. Mortality in raletion  to smoking: 40 years’ observations on male British doctors. BMJ 1994; 309:901-11

 Doll R, Hill B. The mortality of doctors in relation to their smoking habits: a preliminary report BMJ. 2004; 328(7455): 1529–1533

 Doll R, , Peto R,1 Boreham J, Sutherland  I. Mortality in relation to smoking: 50 years' observations on male British doctors BMJ. 2004; 328(7455): 1519

 Tabaco.  FMC 1995; 2 (supl 3)

 Agency for Health Care Policy and Research. Smoking Cessation Clinical Practice Guideline. JAMA 1996; 275:1270-80

 Cabezas,  Carmen . Guia para ayudar a la gente a dejar de fumar. Programa de actividades preventivas y de promoción de la salud de la sociedad española de medicina familiar y comunitaria. Disponible en: http://www.papps.org/publicaciones/PTIC01.pdf y en  http://www.papps.org/publicaciones/PTIC02.pdf  (guía de referencia rápida) (última consulta 3 de Julio de 2008)

 Cabezas C. Novedades en la intervención sobre el consumo de tabaco desde la atención primaria. Aten Primaria 2000; 25: 584-588

 Canadian Lung Association. Quit Smoking  Guide. [Internet]. Canadian Lung Association; Updated May 22, 2002.  [Consulta 3 de Julio de 2008]. URL disponible en: http://www.lung.ca/smoking/

 Clinical practice guideline for treating tobacco use and dependence: A US public health service report: a US Public Health Service report. JAMA 2000; 283(24):3244-54.

 Ballvé JL, Monteverde X, Zarza E, Fernandez c, Pérez J, Murillo C, Constanza M, Oliver D. Terapéutica: El tratamiento actual del tabaquismo en atención primaria. Medicina Integral, Enero de 2000 Vol:35:72-80

 Cabezas Peña C,  Robledo de Dios T, Marqués F, Ortega Sánchez-Pinilla R, Nebot Adell M, Megido Badía MJ, Muñoz Seco E., Prados Castillejo J.A. ,. Córdoba García R Recomendaciones sobre el estilo de vida Aten Primaria. 2007;39(Supl 3):27-46 . Disponible en Internet: http://www.papps.org/recomendaciones/2007/27-46_estilo_vida.pdf (Última consulta 3 de julio de 2008)

 Effect of the Italian Smoking Ban on Population Rates of Acute Coronary Events.Giulia Cesaroni, MSc; Francesco Forastiere, MD, PhD; Nera Agabiti, MD; Pasquale Valente, MD; Piergiorgio Zuccaro, PhD; Carlo A. Perucci, MD Circulation. 2008;117:1183-1188

 M J López1,2, M Pérez-Ríos3,4, A Schiaffino5, M Nebot1,6, A Montes4, C Ariza1, M García5, O Juárez1, A Moncada7, E Fernández5, Mortality attributable to passive smoking in Spain, 2002.Tobacco Control 2007;16:373–377.

 Nides M. Update on pharmacologic options for smoking cessation treatment. Am J Med. 2008 Apr;121(4 Suppl 1):S20-31.

Epoc

Fecha de realización: 4/12/2007
 
1. ¿Qué es la EPOC?
2. Qué síntomas produce esta enfermedad?
3. Cómo hacen los médicos el diagnóstico de esta enfermedad?
4. Qué tratamiento tienen estos enfermos?
5. Demasiado tarde para dejar de fumar?
6. A veces se recomienda a estos pacientes que no se resfríen, pero cómo hacerlo?
7. Qué pacientes se benefician del tratamiento con oxígeno en su casa?
8. ¿Qué diferencias hay entre esta enfermedad y el asma o la insuficiencia cardiaca que son enfermedades que también producen sensación de ahogo?

 


1.  ¿Qué es la EPOC?

Esta es una enfermedad que afecta al 9,1% de la población española entre 40 y a 69 años, por lo tanto a mucha gente. Muchos de nosotros recordamos a algún vecino, amigo o familiar que precisa tratamientos con inhaladores o incluso que necesiten oxígeno en casa para poder respirar bien. ¿En qué consiste esta enfermedad?

 La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un proceso lentamente progresivo, que se caracteriza por la presencia de obstrucción crónica y no totalmente reversible al flujo aéreo. Aunque el tabaco es el principal factor de riesgo (el 90% de los pacientes con EPOC son fumadores), sólo el 20% de los fumadores desarrolla una EPOC y un 10% no son fumadores, por lo que también hay que tener en cuenta factores genéticos y ambientales (exposición laboral, contaminación atmosférica y/o doméstica). Por otro lado los pacientes que padecenEPOC son más sensibles que las personas sanas a los efectos de la polución.

 Entre los grandes fumadores  mayores de 60 años el 40,3 por ciento tiene EPOC

El término engloba la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar. La bronquitis crónica se define por criterios clínicos: tos y expectoración durante más de tres meses al año y durante más de dos años consecutivos, siempre que se hayan descartado otras causas. Por lo tanto muchas de las personas que dicen tener tos de fumador en realidad padecen una bronquitis crónica. Puede ser una bronquitis crónica simple, en cuyo caso todavía no hay obstrucción al paso del aire por los bronquios, o puede ser una bronquitis crónica obstructiva  en la cual ya son evidentes, y pueden medirse mediante una espirometría, los problemas respiratorios. El enfisema pulmonar consiste  en una  destrucción de la pared de los alveolos pulmonares, que como es conocido se hallan al final de los bronquios y produce sobre todo dificultad respiratoria (disnea).

 


2.  ¿Qué síntomas produce esta enfermedad?

Al principio pueden haber pocos síntomas. La tos matutina puede ser asumida como un proceso normal por los fumadores, y puede acompañarse de algo de expectoración. La dificultad respiratoria (disnea) se establece lentamente y algunos pacientes pueden considerar “normal” cansarse más que antes. A veces cuando consultan algunos de estos pacientes tienen la enfermedad bastante evolucionada.

Los síntomas por tanto son tres:

1.       Tos crónica: En general con expectoración y de predominio matutino. No guarda relación con la gravedad del proceso ni con las alteraciones en la espirometría

2.       Expectoración

Disnea (sensación de falta de aire): Es progresiva a lo largo de la evolución de la enfermedad. En los casos de enfisema suele ser el único síntoma.

La disnea se puede clasificar en varios grados según su gravedad

Grado 0: sin disnea

Grado 1: Al subir una cuesta o dos pisos. Disnea al andar rápido.

Grado 2: Al subir un piso. Debe caminar más lentamente que las personas de su edad, por disnea, o caminando a su propio paso por terreno llano debe parar a tomar aire.

Grado 3: Se detiene a tomar aire después de caminar 100 metros o después de unos minutos de hacerlo en terreno llano.

Grado 4: En reposo, para salir de casa o para vestirse.

 


3.  Cómo hacen los médicos el diagnóstico de esta enfermedad?

La confirmación diagnóstica se realiza con la espirometría. Esta es una exploración sencilla que consiste en hacer soplar al paciente con fuerza y medir los flujos de aire. De esta forma se pueden saber parámetros como su capacidad pulmonar, o si hay alguna obstrucción al paso del aire por los bronquios.

Eventualmente se pueden hacer otras exploraciones como una radiografía de tórax, que si es la primera evaluación es obligatoria, o un TAC pulmonar u otras más o menos sofisticadas i/o agresivas.

Pero la prueba que diagnostica y define la enfermedad y la que nos puede orientar sobre el pronóstico del enfermo es la espirometría.

 


4.  Qué tratamiento tienen estos enfermos? ¿Es cierto que una vez empiezas a utilizar broncodilatadores después ya no los puedes dejar nunca?

El tratamiento principal de esta enfermedad es dejar de fumar. Para aliviar los síntomas es importante sin embargo hacer tratamiento con medicamentos cuyo objetivo principal es mejorar el paso de aire por los bronquios y que se toman por vía inhalada.

La enfermera o el médico deben dedicar un cierto tiempo a enseñar la técnica de inhalación a sus pacientes y a asegurarse de que éstos lo hacen correctamente.

 


5.  Una vez desarrollada la EPOC es muy importante dejar de fumar o el mal ya está hecho y es demasiado tarde para dejarlo?

Es tan importante que es la única medida que ha demostrado claramente alargar la supervivencia de estos pacientes. Más que los propios tratamientos farmacológicos. El problema es que muchos de estos pacientes, el 90%, han desarrollado la enfermedad por culpa del tabaco, y no van a ser capaces de dejar de fumar aunque sus molestias o el propio oxígeno en casa les demuestre de forma tan evidente el daño que el tabaco les está haciendo. Dejar de fumar a cualquier edad detiene la velocidad acelerada de deterioro de función pulmonar que tienen estos enfermos.

 


6.  A veces se recomienda a estos pacientes que no se resfríen pero cómo hacerlo?

Efectivamente prevenir los resfriados no es tan fácil como parece. No hay vitaminas ni refuerzos de defensas que hayan demostrado ser eficaces. Tampoco abrigarse en exceso (más allá de lo que marca el sentido común) parece ser un buen remedio. Lo único que vale la pena recordar es que lavarse las manos es un buen sistema y evitar el contacto muy frecuente con personas resfriadas también.

 


7. Qué enfermos se benefician de un tratamiento con oxígeno en su casa?

Un determinado grupo de pacientes son candidatos a tratamiento con oxígeno en su casa. Se trata en general de los enfermos con una patología más avanzada. Es importante que estos pacientes utilicen correctamente el oxigeno porque es de esta forma cómo se ha comprobado que esta medida alarga la supervivencia. Eso incluye utilizar el oxígeno al menos durante 15 horas diarias, es decir de forma casi continua.

 


8.  Qué diferencias hay entre esta enfermedad y el asma o la insuficiencia cardiaca que son enfermedades que también producen sensación de ahogo?

El asma bronquial es una enfermedad en la que la obstrucción bronquial es por definición reversible. En el momento de la crisis de asma podemos encontrar obstrucción en la espirometría y en otros momentos hallaremos una espirometría normal. También es cierto que en el asma más avanzado la reversibilidad no es tan acusada y puede quedar una cierta obstrucción crónica como ocurre en la EPOC. Las causas de asma suelen ser problemas de alergia (aunque no siempre) y el tabaco (aunque lógicamente es un factor agravante) no es la causa primera de la enfermedad. Aunque hay que hacer la salvedad de que en los niños pequeños el hecho de que los padres fumen hace que sus hijos sean más a menudo asmáticos.

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad que produce sensación de ahogo con los esfuerzos y a veces también al estirarse el paciente en la cama. Clásicamente estos pacientes necesitan 2 almohadas para dormir bien sin tener sensación de ahogo. Suelen ser pacientes que tienen antecedentes de enfermedades del corazón o hipertensión arterial. De todas formas el diagnóstico diferencial no siempre es fácil y el médico debe hacer una buena historia y exploración física y en ocasiones alguna exploración complementaria para saber cuál de estas enfermedades padece su paciente.

Bibliografia

Guia de EPOC en Atención Primaria de fisterra. Disponible en www.fisterra.com/guias2/epoc.asp  (última consulta 28-03-07)

 El Médico interactivo:PROGRAMA ANUAL 2001-2002 DE FORMACIÓN CONTINUADA ACREDITADA PARA MÉDICOS DE ATENCIÓN PRIMARIA. TEMA 2.- EPOC Disponible en:http://www.medynet.com/elmedico/aula2001/tema2/epoc.htm (última consulta 28-03-07) 

Estreñimiento

Fecha de realización: 15/11/2003. Revisado el 22 de Febrero de 2011.
 
1. Introducción
2. Síntomas
3. Causas
4. Complicaciones del estreñimiento crónico
5. Soluciones
6. Beneficios de la fibra
7. Donde encontramos la fibra

 


Estreñimiento no es desde luego un término médico complicado.  Podría considerarse una palabra de uso corriente.  Sin embargo desde el punto de vista médico el estreñimiento es un síntoma que tiene un significado trascendente por varios motivos que comentaremos y, por tanto requiere una definición concreta e inequívoca. 


1.  ¿En qué consiste el estreñimiento?

El estreñimiento se define como la evacuación insuficiente del contenido intestinal.  Exactamente puede hablarse de estreñimiento cuando se produce una evacuación de menos de 35 gramos de heces diarias.  Otras consideraciones como la dureza de las heces o la dificultad mayor o menor en la defecación no son suficientes para diagnosticar una estreñimiento, contra lo que mucha gente cree.  Sin embargo sería obviamente molesto tener que proceder a la pesada diaria de las heces para poder diagnosticar un estreñimiento, por lo cual se han emitido otras definiciones menos exactas pero sin duda más prácticas.  Por ejemplo la que hace referencia al número de deposiciones diarias.  Mucha gente cree que es necesario hacer una deposición diaria para que el hábito intestinal pueda considerarse normal.  En realidad se considera dentro de los límites de la normalidad cualquier ritmo que vaya entre una vez al día y una vez cada tres días. Otra definición son los llamados criterios de Roma que definen al estreñimiento crónico con los siguientes criterios:

Criterios de Roma II para constipación en adultos

Dos o más de los siguientes, por al menos doce semanas (no necesariamente consecutivas), en los

últimos doce meses:

• Esfuerzo excesivo durante más de 25% de las evacuaciones intestinales

• Heces duras o muy voluminosas en más de 25% de las evacuaciones

• Sensación de evacuación incompleta en más de 25% de las veces

• Sensación de bloqueo ano rectal en más de 25% de las evacuaciones

• Maniobras manuales para facilitar la evacuación más de 25% de las veces

• Menos de 3 evacuaciones en la semana

• Criterios insuficientes para diagnosticar síndrome de intestino irritable. No deben existir heces disgregadas.

Es un problema frecuente en las sociedades desarrolladas y sobre todo en las mujeres. Afecta a uno de cada 6 adultos y es aún más fecuente en personas de edad avanzada.


2.  ¿Qué síntomas produce?

Muchas veces ninguno.  Puede dar lugar a dolores abdominales inespecíficos, distensiones abdominales, sensación de «gases», etc.


3.  ¿Cuáles son las causas del estreñimiento?

El estreñimiento es un síntoma que puede obedecer a distintas causas.  Un estreñimiento crónico puede deberse a una dieta inadecuada, pobre en fibra vegetal.  Puede estar relacionado también con un hábito de vida más bien sedentario.  Un estreñimiento de instauración más aguda puede estar ocasionado por alguna enfermedad general como el hipotiroidismo.  Causas de tipo psicoló­gico también se han implicado en la etiología del estreñimiento.

El médico cuando se encuentra con un estreñimiento de instauración relativamente reciente está atento para descartar enfermedades del propio intestino como el cáncer, que en ocasiones puede presentarse como un estreñi­miento pertinaz de instauración brusca.  Finalmente no hay que olvidar que un cambio en la dieta habitual, un viaje o cambio de residencia o de horario de trabajo, muchos medicamentos, sin relación aparente con el intestino, pueden ser asimismo causas frecuentes de estreñimiento temporal.


4.  ¿Qué complicaciones pueden aparecer como consecuencia de un estreñimiento crónico? 

Un estreñimiento persistente se ha asociado con la aparición de varios problemas anales locales como por ejemplo las hemorroides y las fisuras anales, cuadros benignos pero sumamente molestos.  También los divertículos del colon aparecen con más frecuencia en enfermos de estreñimiento y hasta el cáncer de colon parece tener una relación con el mismo.


5.  ¿Cómo puede solucionarse este problema y evitar así esas posibles complicaciones?

Hay que repasar las causas del estreñimiento e intentar ponerles remedio.  Por ejemplo la dieta.  Una dieta pobre en fibra favorece el estreñimiento, por lo que habrá que añadir este preciado alimento natural a nuestra dieta habitual.  Hay que combatir el sedentarismo con ejercicio de cualquier tipo, aunque sean largos paseos (que además pueden hacerse a primera hora de la mañana con lo que a menudo se consigue un estímulo para la defecación).  Se pueden dar algunos consejos higiénicos como el establecer una rutina diaria, siempre a la misma hora, tras un zumo de naranja, o un café, o un vaso de agua tibia en ayunas, incluso tras un masaje abdominal, y permaneciendo en el inodoro durante el tiempo necesario.  Nunca se debe retardar la defecación cuando aparece el estímulo, pues se puede llegar a perder el reflejo normal. También se recomienda beber entre 8 y 10 vasos de agua en todo el día.

Con ayuda del médico se debe intentar ir sustituyendo los laxantes por la fibra vegetal y estas medidas naturales hasta conseguir un hábito intestinal normal que no consiste, como hemos comentado, en una deposición diaria necesariamente,  sino que varía de una persona a otra.

Para casos seleccionados se están desarrollando nuevas técnicas como el biofeedback que resulta útil cuando un problema del suelo pélvico (relativamente ftrecuente en mujeres que han tenido hijos) está en el origen de un caso de estreñimiento crónico.


6.  Siempreque se habla de estreñimiento surge el tema de la fibra ¿tanbeneficiosa es? 

La fibra vegetal consigue una reeducación natural del intestino que permite una solución natural y definitiva del problema.  Actúa aumentando el volumen de las heces por lo que es conveniente tomarla con abundante agua.  Tiene el inconveniente de que muchas veces empeora los síntomas propios del estreñi­miento como las flatulencias o hasta los dolores abdominales inespecíficos, sin embargo este efecto es temporal y a la larga, en 2 o 3 semanas o a veces hasta los tres meses, va a presentarse el efecto beneficioso que además será permanente puesto que no hay peligro de desarrollar la tolerancia que producen los laxantes.  Estos inconvenientes hacen que muchos enfermos abandonen la fibra antes de que pueda hacerles efecto o por creerla ineficaz después de haber tomado una dosis insuficiente.

La fibra además protege del cáncer de colon y de la diverticulosis.  Ayuda a controlar la diabetes y las dislipemias (aumentos del colesterol o de los triglicéridos), previniendo por tanto la arteriosclerosis, por lo que a nivel preventivo tienen un valor inestimable sin tener efectos secundarios, ni perjuicios valorables.

Cuando la fibra por sí sola no es suficiente se pueden añadir laxantes suaves como la lactulosa o la crema de magnesia siempre bajo supervisión médica.


7.  ¿Y dónde se encuentra la famosa fibra? 

La forma más común de hallarla es en forma de salvado, en sus distintas Presentaciones (pan integral, galletas, copos, comprimidos, cápsulas, ... ). Otros alimentos también la contienen, las frutas (sobre todo manzanas y peras), las legumbres, zanahorias y las verduras en general.

Bibliografia

AGA. Guidelines on Constipation. Gastroenterology 2000;119:1761-1766 

Pamela Cofré L, Fernando Germain P, Luis Medina L,

Hernán Orellana G, Juan Suárez M, Teresa Vergara Manejo de la constipación crónica del adulto: Actualización Rev Méd Chile 2008; 136: 507-516. Disponioble en internet: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872008000400013 (última consulta: 22 de febrero de 2011)

Fibromialgia

Fecha de realización: 24/08/2012
 
1. Introducción
2. Síntomas
3. Diagnóstico
4. Causas
5. Pronóstico
6. Tratamiento

 


1. Todos hemos oído hablar de personas que se quejan de que les “duele todo”. Muchos de estos enfermos reciben de sus médicos el diagnóstico de fibromialgia (FM). ¿En qué consiste esta enfermedad?
Se trata de un proceso reumático. Efectivamente la clínica más característica de esta enfermedad es el dolor generalizado . Realmente les duele todo. Sin embargo a pesar de tener unos síntomas tan molestos, otra característica clave de esta enfermedad es que no existe un procedimiento objetivo para hacer el diagnóstico. No hay alteraciones en análisis de sangre , ni en radiografías u otras exploraciones. Por tanto el diagnóstico debe hacerse escuchando las molestias del paciente y mediante una exploración física realizada por el médico en la consulta.
________________________________________
2. ¿Cuáles son en ese caso los síntomas de esta enfermedad?
Se trata de mujeres (80-90% de los casos) de edad media, entre 30 y 50 años, que consultan por padecer desde hace bastantes meses (más de tres meses) un dolor general, sobre todo a nivel de columna cervical y lumbar, hombros, rodillas, pared del tórax, que empeora con el frío, con el estrés y con la actividad física. Frecuentemente además refieren síntomas más difusos como hormigueos, dolores de cabeza, diarrea o estreñimiento alterno, rigidez por las mañanas y sensación de hinchazón de manos y pies. Finalmente cabe destacar los trastornos del sueño como parte principal de este cuadro clínico. La mayor parte de estos enfermos tienen problemas para dormir y casi todos refieren levantarse cansados, “como si les hubieran dado una paliza” o “más cansados de los que se acostaron”.
Asociado a todo esto existen muy a menudo cuadros de depresión o ansiedad. 
________________________________________
3. Si todas las exploraciones son negativas. ¿Como se  hace el diagnóstico de esta enfermedad?
A través de la historia clínica que es muy característica, descartando otros procesos mediante algunas pruebas y también por unas sencillas exploraciones que consisten en presionar con el dedo en determinados puntos del cuerpo que duelen típicamente en enfermos de fibromialgia. Si duelen más de 11 de 18 puntos concretos y el resto de la historia es compatible ya tenemos hecho el diagnóstico.
________________________________________
4. ¿Se conocen las causas de la fibromialgia?
En realidad el origen de la fibromialgia es completamente desconocido. Algunos pacientes explican que todo empezó después de una gripe, de una época de estrés o de un traumatismo. Los médicos tendemos a creer que un problema emocional se halla en el fondo de estas enfermedades. Los pacientes muchas veces argumentan que ellos están deprimidos o nerviosos porque tienen dolor. La realidad es desconocida y lo que sí parece claro es que un círculo vicioso en que la ansiedad o la depresión perpetúan las molestias sí está presente en la mayoría de casos.
________________________________________
5. Por todo lo dicho, parece que estamos hablando de una enfermedad terrible. ¿Es así o tiene un pronóstico menos malo de lo que parece?
En realidad el pronóstico de estas enfermas es bueno en cuanto a complicaciones, secuelas o problemas importantes en general, pero es malo en cuanto  a solución definitiva. Hay que explicar a los pacientes que la enfermedad es benigna que no tendrán nunca deformidades ni invalideces a consecuencia de la misma, pero también hemos de admitir que tal vez nunca podremos resolver del todo los dolores que produce.
________________________________________
6. ¿Existe algún tratamiento eficaz contra la fibromialgia?

Según las guías de práctica clínica se han mostrado eficaces para reducir los síntomas de estos pacientes:

La educación explicando la naturaleza de la enfermedad, los síntomas y signos de la misma etc. En definitiva la educación del paciente intensiva sobre la FM ha demostrado mejorar el dolor, el sueño, la fatiga y la calidad de vida en estos pacuientes. Además de la educacion sanitaria pueden ser útiles:
Con un grado de evidencia fuerte ( conocido como grado de evidencia A)

1. Ejercicio Aerobico. El ejercicio aeróbico de intensidad moderada ha demostrado mejorar el dolor y los puntos sensibles umbrales de dolor a la presión. Se debe seguir una progresión gradual del ejercicio para evitar una la exacerbación de los síntomas
2. Terapia Cognitivo-conductual (TCC). Un meta-análisis de estudios controlados muestran que la TCC a corto plazo mejora el dolor, la fatiga, el estado de ánimo y la función física de hasta 12 meses después de la intervención

Con un grado de evidencia no tan potente (conocido como grado de evidencia B)

3. Acupuntura. Se ha demostrado una moderada reducción del dolor en pacientes con FM con el tratamiento de acupuntura

4. Hipnotherapia. Se ha demostrado una moderada reducción del dolor en pacientes con FM con la hipnoterapia.

5. Biofeedback. La biorretroalimentación se ha demostrado que ayuda a superar los desequilibrios evidentes en el sistema nervioso autónomo, un componente primario de la respuesta al estrés ç

6. Balneoterapia. Esta terapia consiste en bañarse en agua rica en minerales. Puede tratarse de agua fría o caliente o un masaje a través de agua en movimiento. Los estudios muestran una reducción moderada de los síntomas de la fibromialgia

Algunos medicamentos también se han mostrado útiles en diferentes estudios para mejorar algunos de los síntomas o la calidad de vida de estos pacientes:

Algunos antidepresivos como la amitriptilina, o la duloxetina  con un grado de evidencia fuerte y de con menor intesidad otros como paroxetina o venlafaxina.

Algunos anticonvulsivantes que se utilizan como co-analgésicos como la pregabalina.
algunos relajantes musculares como la ciclobenzaprina o algunos analgésicos como las combinaciones de paracetamol y tramadol, aunque con menos estudios que la avalen y existe la duda de si los riesgos pueden superar a los beneficios.

 

Bibliografia

Soriano Suárez E. Gelado Ferrero MJ, Girona Bastus MR.  Fibromialgia: un diagnósticco cenicienta. Aten Primaria 2000; 26: 415-418 

University of Texas, School of Nursing, Family Nurse Practitioner Program. Management of fibromyalgia syndrome in adults. Austin (TX): University of Texas, School of Nursing; 2009 May. 14 p. [25 eferences]
Disponible en internet:
http://guideline.gov/content.aspx?id=14869 (útima consulta: 25-07-2012)

 

Gripe

Fecha de realización: 12/11/2003
 
1. Introducción
2. Síntomas
3. Diferencia entre gripe y resfriado
4. ¿Cuando se convierte la gripe en una enfermedad grave?
5. ¿Es posible prevenir la gripe y los resfriados?
6. ¿Quién debe vacunarse de la gripe?
7. El Relenza. ¿Es realmente eficaz?

 


1.   En el 412 a. de C. Hipócrates describió una epidemia en el norte de Grecia producida por una enfermedad que podría corresponder a lo que hoy conocemos como una gripe.  La gripe no es, desde luego, una enfermedad nueva.  Tampoco es una enfermedad desconocida.  Todos o casi todos la hemos padecido alguna vez.  Existen aspectos, sin embargo en la gripe que son menos conocidos, como su capacidad de producir unas epidemias masivas llamadas pandemias que dan la vuelta al mundo y que se producen cada 10 o 12 años causando no pocos estragos en la salud de la población mundial.  Pandemias corno la de 1918, mal llamada «gripe española» (en realidad no se inició en nuestro país), que afectó a la mitad de la población de todo el mundo calculándose su mortalidad en más de 20 millones de personas, por lo que puede considerarse la peor catástrofe epidemiológica de la historia.  Vemos en conclusión que esta familiar enfermedad tiene golpes ocultos y no es tan benigna como parece.  Pero antes de seguir habría que aclarar ¿en qué consiste una gripe?

La gripe es una enfermedad producida por un virus que podemos llamar «virus de la gripe», que tiene una sintomatología característica, que es común a otras infecciones respiratorias víricas, pero que tiene la peculiaridad de su alta contagiosidad y su capacidad para producir estas epidemias y pandemias que hemos mencionado. 


2.   ¿Cuáles son esos síntomas que configuran el cuadro clínico de la gripe?

Los síntomas de la gripe son de todos conocidos.  La fiebre que puede ser alta y acompañarse de escalofríos.  El malestar general, con dolor en todo el cuerpo «como si te hubieran dado una paliza».  Los síntomas normalmente respiratorios como obstrucción nasal y estornudos, dolor de garganta al tragar, tos,  a veces síntomas digestivos como náuseas y vómitos.  Todo ello con una evolución de 3 o 4 días, apareciendo el restablecimiento en 4 o 5 y persistiendo en ocasiones una llamada astenia (cansancio) postgripal que puede durar hasta 2 o más semanas, con la natural preocupación del enfermo.

El diagnóstico de «gripe» se hace siempre que aparece un cuadro de las características descritas, aunque en puridad sólo debería hacerse en épocas de epidemia, pues de forma aislada, este cortejo sintomático puede ser consecuencia de otras infecciones respiratorias víricas, producidas por virus distintos del de la gripe.


3.   ¿Cuál es la diferencia entre gripe y resfriado?

El resfriado es una infección respiratoria también de tipo vírico, que se distingue de la gripe por tener una sintomatología más localizada en las vías respiratorias (sobre todo en las vías respiratorias altas) y con menor afectación del estado general.  Suele haber por tanto menos fiebre, menos sensación de «trancazo», siendo el cuadro en general más leve.  A nivel práctico puede tener poca importancia saber si uno tiene un resfriado o una gripe, pues el tratamiento va a ser prácticamente idéntico, o sea puramente sintomático.


4.   Hemos dicho que la gripe puede producir incluso cierta mortalidad, ¿cuándo se convierte la gripe en una enfermedad grave?

La gripe puede revestir gravedad cuando aparecen algunas de sus complicaciones, o cuando por sí misma complica la evolución de una enfermedad crónica en un enfermo con un precario equilibrio.  La gripe puede complicarse de forma leve dando lugar a infecciones respiratorias altas como otitis, sinusitis, bronquitis agudas.. Por otro lado, puede dar lugar a neumonías, infecciones respiratorias graves, que normalmente están ocasionados por gérmenes distintos del virus de la gripe (bacterias del tipo neumococo, estafiloco, etc.) o, más raramente, por el propio virus dando lugar a una neumonía gripal igualmente grave.  En estos casos el enfermo, al 5.' o 6.' día de evolución, en lugar de mejorar, sufre un brusco empeoramiento con una nueva subida de la fiebre, dolor en el costado, tos con expectoración rojiza y con una exploración y radiografía compatibles con el diagnóstico de neumonía.  A menudo precisan un ingreso hospitalario.


5.   ¿Existe alguna forma de prevenir la gripe y los resfriados?

Se había hablado de la vitamina C como agente protector frente a las infecciones respiratorias.  Se oye a veces que una aplicación de «defensas» puede fortalecer la inmunidad haciendo que el paciente pase un mejor invierno.  Desgraciadamente ninguna de estas medidas se ha mostrado eficaz.  No disponemos hoy en día de ningún medio para prevenir los resfriados.  Se han diseñado unas vacunas anticatarrales que, por la gran variedad de virus que producen los resfriados, no parecen poder cubrirlos todos, y no alcanzan por tanto niveles de protección que las hagan recomendables.  Disponemos en cambio de una eficaz medida para prevenir la gripe, la vacuna.  La vacuna de la gripe es capaz de estimular la producción de unos anticuerpos que protegen al 70 % de personas que se la aplican.  El virus de la gripe sufre cada año algún cambio que hace necesaria la actualización de la vacuna.  Además la duración de los niveles de anticuerpos es también limitada y se extiende tan sólo por unos meses.  En definitiva hay que vacunarse todos los años en una época del año anterior a la previsible aparición de la epidemia gripal.  Normalmente esa época es al principio de otoño. 


6.   ¿Quién debe vacunarse de la gripe? 

     Precisamente las personas en las que el padecimiento de la gripe puede tener consecuencias más graves.  Se han establecido unos grupos de personas en los que la vacunación está especialmente recomendada:

- Personas mayores de 65 años.

-Personas con enfermedades crónicas: bronquitis crónicas, diabetes, insuficiencia renal, anemias severas, insuficiencia cardíaca, y cualquier proceso que disminuya la capacidad inmunológica del individuo. 

La vacuna de la gripe apenas tiene además efectos adversos.  Puede ocasionar una reacción local, consistente en un enrojecimiento en la zona de la inyección, en la tercera parte de los pacientes que se la apliquen.  Más raramente, en un 1 o 2 % de los casos, puede haber una discreta reacción general, en forma de un cuadro febril poco importante de uno o dos días de evolución.  

Muchos enfermos se preguntan si pueden ponerse la vacuna de la gripe mientras están padeciendo un resfriado- En general se prefiere esperar a la curación del cuadro, cuando se sufre una enfermedad que curse con fiebre. 


7.   Recientemente se ha comercializado un nuevo medicamento para la gripe, el Relenza. ¿Es realmente eficaz? ¿Representa un avance en el tratamiento de esta enfermedad? 

     El Zanamivir es un medicamento antivírico que se administra por vía inhalatoria. Representa un avance en el sentido de que es el primer fármaco que se utiliza para la gripe y no es meramente sintomático, actúa directamente contra el virus. A efectos  prácticos sin embargo, sólo acorta 1 o 2 días la duración del cuadro gripal y con la condición de que se administre en las primeras 24 horas de aparición de la enfermedad. Tiene un inconveniente añadido ya que puede desencadenar crisis de asma en pacientes predispuestos que son precisamente los que más se beneficiarían de esta nueva aportación terapéutica.

Bibliografia

Kroneman M, Paget WJ, van Essen GA.Influenza vaccination in Europe: an inventory of strategies to reach target populations and optimise vaccination uptake.Euro Surveill. 2003 Jun;8(6):130-8.

Hinchazón de piernas

Fecha de realización: 20/12/2003
 
1. Introducción
2. ¿La hinchazón de piernas, afecta mayoritariamente a las mujeres?
3. Los edemas
4. ¿Qué enfermedades pueden producir edemas?
5. Otras causas de edemas
6. El diagnóstico.

 


1.  Es muy frecuente oír en conversaciones sobre la salud que muchas personas, sobre todo mujeres, se quejen de tener las piernas hinchadas o incluso las manos, o que se quejen de sentirse hinchadas en general. ¿Tan frecuente es este síntoma?

Habría que precisar que en muchas ocasiones esta sensación no es más que una sensación subjetiva de hinchazón que, aunque no por ello menos real, la verdad es que no puede ser puesta de manifiesto por el médico y, en general, suele preocupar poco al profesional, aunque a veces preocupe mucho al enfemo.

El tema de «sentirse hinchado en general» responde a menudo a una sensación de distensión abdominal que, si bien puede ser debida a otras causas, a menudo es producida por un meteorismo, es decir por un exceso de gases intestinales y por tanto correspondería a un tema distinto del que trataremos a continuación.


 2.  ¿La hinchazón de las piernas afecta mayoritariamente a las mujeres?

Las mujeres se quejan más de presentar problemas de edemas en las piernas y tienen razón puesto que alguna de las patologías que frecuentemente se hallan en el origen de estos problemas aparecen más a menudo en mujeres.  Concretamente  las varices y todo el cortejo de problemas relacionados con el  retorno venoso de las extremidades inferiores.  Retorno venoso que se ve agravado por algunas prendas nefastas para esta circulación de retorno como las famosas ligas o las fajas que presionan a nivel del muslo, o los calcetines que se sujetan por una banda elástica.


 3.  ¿Qué son los edemas y cómo se explica, o por qué mecanismos pueden aparecer unos edemasen laspiernas?

El  edema es un acúmulo de líquido en el espacio intersticial. Sería un tanto     farragoso y difícil explicar ahora lo que es el espacio intersticial, pero tal vez baste con decir que un edema es un acúmulo de líquido fuera del contenido en los vasos sanguíneos.


 4.  ¿Qué enfermedades pueden producir edemas?

Las extremidades inferiores, debido a esa peculiaridad del ser humano que consiste en mantenerse en bipedestación, padecen una dificultad permanente para que la sangre que riega sus tejidos vuelva al corazón.  Es fácil adivinar que cuando algún problema empeore esta natural dificultad en el retorno, las venas no podrán devolver todo el líquido que les llega por la circulación arterial que quedará así acumulado en esta zona, produciendo una distensión de los tejidos y externamente una hinchazón de la extremidad.

Esta sería la primera causa de edemas en las extremidades inferiores y algunas enfermedades que producen edemas por este mecanismo son las siguientes:

- Lógicamente las varices, es decir cuando el problema está en las propias venas, con todas sus variantes y complicaciones, las tromboflebitis profundas y superficiales.

- Otras veces la dificultad en el retorno no es tan local y puede ser general.  Es lo que ocurre en las insuficiencias cardíacas derechas.  Cuando el corazón derecho funciona deficientemente no puede recoger toda la sangre que le llega por las venas para remitirla de nuevo a los pulmones y así oxigenarla.  Este hecho produce un éstasis de la sangre que se remansa, por así decirlo, y donde primero se pone de manifiesto este éstasis es allí donde la dificultad de retorno es mayor, en las extremidades inferiores.

Existen otras causas de edema por dificultad en el retorno o, dicho de una forma más científica, por aumento de la presión hidrostática, pero tal vez basten como ejemplo estas dos que son las más claras y frecuentes.

 Existen formas menos sencillas de explicar.  Por ejemplo la disminución de la llamada presión oncótica. ¿Qué es eso tan raro?, pues bien las proteínas que circulan por la sangre tienen una tendencia a atraer líquido hacia el interior de los vasos.  A esta tendencia se le denomina presión oncótica.  Es una presión parecida a la llamada presión osmótica, que es la que hace que suba el café con leche a través de un terrón de azúcar cuando lo tenemos suspendido sobre la taza contactando por un extremo con el nivel del líquido de la taza.  Pues bien, cuantas más proteínas circulen por la sangre, mayor es esa presión, y si las proteínas circulantes descienden, esa presión disminuye y el líquido tiende a escapar de los vasos, apareciendo así el famoso edema.

 ¿Y qué hace que disminuyan las proteínas de la sangre?  Pues por ejemplo la falta de ingesta, si no comemos nos quedamos sin proteínas y, entre otras cosas, pueden aparecer unos edemas.  De todas formas esto sólo se ve en estados de desnutrición muy severos y puede verse en países del tercer mundo pero muy raramente en países desarrollados, a no ser que,haya otro problema sobreañadido, como una malabsorción.

Mucho más frecuente es que baje el índice de proteínas porque el organismo pierda proteínas por algún sitio.  Por ejemplo por el riñón(en el llamado síndrome nefrótico, o por el intestino debido a algunas enfermedades que producen esta pérdida proteica(enfermedades que producen malabsorción).


5.   Aparte de estas causas de edema que hemos comentado, deben existir otras que expliquen, por ejemplo, por qué se hincha un tobillo después de una torcedura ¿no?

Cuando se produce una torcedura de un tobillo, o un golpe en cualquier zona del organismo, no es raro que, si el golpe es suficientemente intenso, aparezca poco después una hinchazón, a veces importante, del área en cuestión.  Estos edemas son debidos a varios factores.  Uno de ellos es la inflamación.  La inflamación es una reacción que se caracteriza por cuatro síntomas principales, calor local, rubor (enrojecimiento), dolor e hinchazón.  En este caso el edema aparece como consecuencia de un aumento de la permeabilidad de los vasos fruto de la respuesta inflamatoria, que permite la salida de líquidos del interior de los mismos.  Tras un golpe puede aparecer también una hinchazón a consecuencia de una colección de sangre que se acumule en la zona dando lugar a un hematoma.  La inflamación es la causa de edemas en otros cuadros clínicos, como el producido por una reacción alérgica, o por una infección, o ante una picadura, por ejemplo.

Finalmente podemos encontrarnos una pierna hinchada a nivel de una estructura concreta como una articulación, porque se haya producido un derrame en su interior, o porque aparezca una tumefacción de la membrana sinovial en el contexto de un traumatismo o, de una enfermedad reumática.


6.   Ante este aparente maremágnum de enfermedades muy distintas entre sí ¿cómo se las arreglan los médicos para orientarse?

El diagnóstico de unos edemas no es tan difícil como podría suponerse.  Es fácil si se conoce el antecedente de un golpe, una picadura o una herida infectada pensar que esa será la causa de un edema de un solo pie que presente además signos inflamatorios.  Sí no aparecen los signos inflamatorios, ni se reconoce el antecedente de herida o traumatismo y el edema es evidente, habrá que pensar en un problema venoso local como una tromboflebitis superficial o profunda.

Cuando son los dos pies los que están hinchados puede pensarse también en un problema venoso regional, como unas varices, sobre todo si el edema parece duro y antiguo.  Otras veces, cuando el edema sea blando probablemente habrá que pensar en causas más generales como la insuficiencia cardíaca, enfermedades hepáticas o renales (sindrome nefrótico) fundamentalmente. Para hacer el diagnóstico los médicos utilizan otros síntomas y signos de la exploración física que se hace en la propia consulta del médico y que muchas veces van a ser suficientes para efectuar una orientación diagnóstica correcta. En otras ocasiones serán necesarias exploraciones complementarias como electrocardiograma o análisis de sangre y orina para orientar o confirmar el diagnóstico definitivo. 

Hipertensión Arterial

 


1.  Lo primero que hay que aclarar es ¿qué es exactamente la presión arterial?

Es ni más ni menos que la presión con que la sangre circula por las arterias.  Cómo es lógico depende de dos factores, la fuerza con que el corazón la impulsa y la resistencia de las arterias.  De la misma forma que la presión del agua que circula por una manguera depende de la fuerza con que sale del grifo y del diámetro de la manguera (por eso cuando querernos que llegue más lejos presionamos la manguera con la mano o damos más presión al grifo).

¿Cómo saber cuál es esa presión?  La presión arterial se puede medir introduciendo un catéter en el interior de las arterias que nos dé la cifra directamente.  Pero afortunadamente no tenemos que recurrir a tan sofisticado y molesto método.


 2.  ¿Cómo se mide la tensión arterial?

Disponemos de un aparato que recibe el nombre de esfigmomanómetro. A pesar de tener un nombre tan complicado, es de manejo bastante sencillo. Consiste en un manguito conectado  a una columna de mercurio o cualquier otro sistema de medir una presión. Dicho manguito se debe colocar alrededor del brazo, 2 o 3 centímetros por encima de la flexura del codo. Un vez colocado se empieza a cerrar progresivamente hasta llegar a una presión  alta y luego se va soltando aire lentamente. Mientras tanto debemos situar un fonendoscopio sobre la arteria humeral, en la cara anterior del codo (puede localizarse previamente buscando su pulso con el dedo antes de apretar el manguito). Lo que hace el manguito es colapsar esta arteria y a medida que vamos bajando la presión del mismo llegamos a un punto en que la presión de la sangre es capaz de vencerla. Empieza a circular la sangre de forma turbulenta. Oiremos un latido por el fonendoscopio. Debemos anotar esa presión en que empieza a oirse un  latido pues se corresponde con la tensión arterial sistólica ( más conocida como la máxima). Al ir bajando la presión del manguito llegaremos a un punto en que la arteria humeral se distienda del todo, circulando entonces la sangre a su través sin ninguna turbulencia(dejamos de oir el latido por el fonendoscopio). En este punto debemos anotar la tensión arterial diastólica o mínima. 

Para que la tensión arterial sea fiable debe tomarse en ciertas condiciones que reseñamos a continuación:

  • Tras tres minutos de reposo.
  • El paciente no debe haber comido, tomado café o corrido en la última media hora.
  • Es conveniente que tenga la vejiga urinaria vacía.

 3.  ¿Cuando puede hacerse el diagnóstico de hipertensión arterial?

A no ser que la tensión sea muy alta en las primeras tomas, se precisan de tres tomas de tensión separadas de al menos una semana para establecer el diagnóstico de hipertensión arterial. La media de estas tres tomas debe ser superior a 140 de tensión arterial sistólica (TAS) y 90 de diastólica (TAD).


 4.  ¿Qué es lo primero que hace el médico ante un diagnóstico de hipertensión arterial?

Cuando a alguien se le diagnostica una hipertensión arterial hay que tratar de esclarecer la causa que la provoca.  En algunas mujeres puede ser la toma de anticonceptivos, en algunos enfermos un problema renal, en otros una enfermedad endocrina (hormonal).  Lo interesante de averiguar la causa es que muchas de ellas se pueden solucionar de forma definitiva (por ejemplo dejando los anticonceptivos o interviniendo quirúrgicamente el problema renal). 

Por eso siempre hay que hacer por lo menos un estudio diagnóstico que incluya un análisis de sangre y orina, un electrocardiograma y una historia y exploración fisica completa con fondo de ojo (todo ello nos permite además saber las repercusiones de la hipertensión o el daño que ya ha hecho). 

La verdad es que en el 95 % de los casos después de hacer un estudio completo no se encuentra ninguna causa que justifique la subida de la tensión arterial y a menudo se descubre que han habido casos de hipertensión en la familia.  En estos casos se dice que el enfermo tiene una hipertensión arterial idiopática o esencial.  Como decimos es lo que le ocurre a 19 de cada 20 hipertensos.


5.   ¿Porqué debe tratarse la hipertensión?

La hipertensión arterial es considerado un factor de riesgo mayor para el padecimiento de enfermedades cardiovasculares como accidentes vasculares cerebrales (isquémicos o hemorrágicos), insuficiencia cardíaca o enfermedad coronaria (angina de pecho e infarto), además de insuficiencia renal o incluso demencia de origen vascular. Todos estos riesgos debidos a la hipertensión son modificables gracias al tratamiento de la misma, por ese motivo es tan importante seguir los controles y tratamientos que el médico prescriba.


6.   ¿Cuál es o cómo debe ser el tratamiento de la hipertensión arterial?

Lo primero que debe quedar claro es que la hipertensión arterial, una vez bien diagnosticada, debe ser vigilada y tratadapara toda la vida.  Por tanto no sólo hasta que la tensión esté bien.

Las dos medidas del tratamiento más importantes para controlar una hipertensión son sencillas, inocuas, pero a menudo muy difíciles de seguir: comer sin sal, y perder peso los obesos.  En general cualquier tratamiento que implique un cambio en los hábitos de vida de una persona halla una fuerte resistencia a su cumplimiento, una dieta, un ejercicio físico, dejar de fumar.  En el caso de la hipertensión, que además esun problema crónico, por lo que los cambios serán para siempre, los pilares del tratamiento precisamente van a ser medidas de este tipo.

 El primer paso sobre el que se fundamentan los demás es en todos los casos comer sin sal.  Comer sin sal quiere decir no ponerse nada de sal en las comidas puesto que los alimentos ya llevan incorporada la suficiente para garantizar un aporte mínimo.  Hay alimentos que la llevan en exceso por lo que deben ser evitados, las conservas, el queso, el pan normal, embutidos (incluso el jamón dulce).

 Otro buen consejo, imprescindible y muy útil para controlar una hipertensión arterial, es perder peso si es que está asociado un problema de obesidad.  Algunos estudios demuestran que es más efectivo perder peso que tomar una pauta de medicación para normalizar unas cifras de tensión arterial, con la ventaja adicional de que al hacer una dieta baja en calorías controlaremos los otros factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, como el colesterol y la propia obesidad.

 Control del resto de factores de riesgo cardiovascular: Además de la hipertensión, existen otros factores de riesgo cardiovascular que son: el exceso de colesterol , el tabaquismo y la diabetes.  Por todo ello al diagnosticar a algún paciente de hipertensió'n, lo primero que habrá qtie hacer es explorar la presencia de otros factores que aumenten el riesgo y ernpeoren así el pronóstico.  Si existe algún otro factor debe ser corregido.  Furnar es perjudicial para todo el mundo y por sí solo el tabaquismo ya es un factor de riesgo mayor para las enfermedades cardiovasculares, pero si el que fuma es un hipertenso, ya tenemos dos factores que irán actuando conjuntamente. Lo mismo ocurre con el colesterol.

 En definitiva las principales medidas del tratamiento de un hipertenso son:

  • Comer sin sal.
  • Perder peso los obesos.
  • Hacer ejercicio fisico (el sedentarismo es otro factor de riesgo además).
  • Dejar de fumar.
  • Controlar la hipercolesterolemia (el exceso de colesterol).

Si después de seguir bien todos estos consejos el paciente sigue hipertenso, entonces hay que iniciar una medicación sin dejar de hacer todo lo demás naturalmente .

7 ¿Que valor tienen las cifras de tensión arterial medidas en casa por los pacientes? ¿La única tensión fiable es la que mide el médico o la enfermera en la consulta?
En los últimos años se ha dado cada vez más valor a la tensión arterial medida en casa por los pacientes. Se conoce desde hace tiempo el fenómeno de la “hipertensión de bata blanca” o hipertensión clínica aislada. Es decir personas que tienen alta la tensión arterial sólo cuando van al médico, pero no en su vida habitual. También se puede dar el fenómeno inverso. En definitiva cada vez nos importa más conocer cómo se comporta la tensión arterial a lo largo del dçía y de la noche. Por eso a muchos pacientes se les hace una Monitorizacion ambulatoria de la tensión arterial (MAPA) o se les recomienda una automedida de la tensión. Respecto a esta última los más recientes consensos dicen lo siguiente:
Automedida domiciliaria
1. Se debe estimular la automedida domiciliaria de la PA (AMPA) para todos los pacientes en los que se ha detectado «reacción de alerta» en la medida en la consulta (HTA clínica aislada o «HTA de bata blanca»). Las cifras de normalidad de la AMPA no son las mismas de la consulta y están 5 mmHg por debajo de éstas. Los profesionales implicados y los pacientes deben conocer que las cifras de normalidad de la AMPA son 135/85 mmHg.
Se debe estimular el uso de equipos automáticos validados, tanto para la medida en la consulta, la medida en la oficina de farmacia y la automedida domiciliaria por el
propio paciente. Los equipos certificados y validados se exponen de manera permanente en la página web siguiente:
www.dableducational.org
El objetivo más importante en el paciente hipertenso debe ser lograr que la mayoría de la población consiga alcanzar y mantener cifras inferiores a 140/90 mmHg. En los pacientes de alto riesgo el objetivo debe ser conseguir y mantener cifras inferiores a 130/80 mmHg.

Otro problema que presocupa a los expertos es el del cumplimiento de la pauta terapéutica y el de la detección de la hipertensión arterial oculta. Por ese motivo los consensos dicen que el farmacéutico puede colaborar en el control de la enfermedad desde la dispensación del medicamento. Para ello haría falta que los sistemas informáticos de las farmacias advirtieran de alguna manera si el paciente está comprando su medicación fuera del período en el que debió hacerlo. O también tomando la tensión a personas sanas dela población general y asñí contribuir a la detección de la hipertensión arterial.

Bibliografia
The Sixth Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation and Treatment of High. Arch Intern Med 1997; 157: 2413-2427
1999 World Health Organization-International Society of Hypertension Guidelines for the Managementt of Hypertension. Guidelines Subcommittee. J Hypert 1999, 17: 151-183
Hipertensión arterial en Atención Primaria.  FMC 1999; 6 (supl 3)
Coca, A; Aranda, P; Bertomeu, V; Bonet, A; Esmatjes, E; Guillén, F; Hernández-Moreno, J; Llisterri, J L; Marín-Iranzo, R; Megía, C; Rodríguez-Mañas, L; Suárez, C . Estrategias para un control eficaz de la hipertensión arterial en España. Documento de Consenso Publicado en Hipertensión. 2006;23:152-6. - vol.23 núm 05. Disponible en Internet: http://www.elsevier.es/es/revistas/hipertension--riesgo-vascular-67/estr... (última consulta : 25-07-2012)

 

 

Indigestión

Fecha de realización: 31/09/2003
 
1. Introducción
2. Síntomas
3. Causas
4. Consecuencias
5. ¿Cuándo debe consultarse al médico?
6. ¿Qué hacer?

 


1.   La mayoría de las personas han sufrido alguna vez eso que llamamos una indigestión, o un empacho.  Ocurre normalmente tras un «atracón», en una fiesta, en una boda, o después de haber ingerido una cantidad importante de alcohol. ¿Cuál es el nombre médico para los cuadros de indigestión?

Los médicos llamamos a las indigestiones gastritis agudas, banales o dispepsias inespecíficas.  Es un cuadro de inflamación de la mucosa, es decir de la pared del estómago que aparece como consecuencia de una agresión externa que puede ser un exceso de alimentos, de tóxicos como el alcohol o a causa de algunos medicamentos.


2.   ¿Qué síntomas ocasiona?

Los síntomas son de todos conocidos: náuseas, vómitos, ardor de estómago o dolor abdominal, pesadez de estómago y falta de apetito, flatulencia, y ocasionalmente aparece poco después un síndrome diarreico, conformando entonces el cuadro completo de una gastroenteritis aguda.


3.   Concretamente ¿qué causas pueden producir una indigestión?

Ya hemos comentado que aparece como consecuencia de agresiones externas sobre el estómago.  Un exceso de alimentos o una comida demasiado grasa o condimentada.  Un exceso de alcohol.

Algunos medicamentos sobre todo los analgésicos como la aspirina o los antiinflamatorios, pero también algunos antibióticos como la eritromicina.  También los estados de ansiedad, el comer deprisa o las «comidas de trabajo» pueden provocar indigestiones.


4.   ¿Tienen alguna consecuencia grave las indigestiones?

En principio no.  Lo importante de una indigestión es no confundirla con cuadros más serios como una úlcera de estómago o una esofagitis que deben sospecharse en casos en que las indigestiones son muy frecuentes, o aparecen a brotes de varios días de duración. 

Todavía más importante es no confundir una indigestión con un cuadro todavía más grave como un cólico hepático, una pancreatitis (que aparece a menudo tras comidas copiosas o tras fuertes ingestas de alcohol), una apendicitis, una perforación de una úlcera, una obstrucción intestinal, etc.


 5.  Pero eso sí que es un problema porque entonces nos tendremos que presentar en urgencias al primer síntoma de malestar digestivo. ¿Cuándo debe consultarse al médico?

En general, el sentido común es la mejor guía en estos casos.  Un dolor abdominal intenso que no cede en pocas horas nos obligará a ir a un servicio de urgencias aun sin haber leído estas recomendaciones.  Una indigestión normal y corriente no produce un dolor tan intenso, sino más bien pesadez, nauseas y algún vómito que hará mejorar las molestias y no acudiremos ni siquiera a la farmacia.

Es conveniente consultar al médico de cabecera cuando las molestias digestivas sean continuas o repetidas para proceder a una exploración que descarte la úlcera o la esofagitis (a menudo asociada a una hernia de hiatus).


6.  ¿Qué hay que hacer cuando se sufre una de estas molestas indigestiones? 

Lo más importante es dejar al estómago en reposo y esto quiere decir en ayunas durante unas cuantas horas.  Posteriormente se puede iniciar una dieta blanda, «de enfermo», a base de alimentos hervidos y a la plancha, poco condimentados.  Puede no ser necesaria ninguna medicación, pero a menudo podemos recurrir a algún medicamento antiácido que aliviará rápidamente, ardores y dolores de estómago.

Bibliografia

Dispepsia.  FMC 2000; 7 (supl 2)

Infecciones urinarias

Fecha de realización: 30/01/2004. Actualizado el 22 de Abril del 2013

1.       Introducción
2.      ¿Son frecuentes las infecciones urinarias?
3.      Síntomas
4.      Tratamiento
5.      Infecciones urinarias en la mujer. I
6.      Infecciones urinarias en la mujer. II
7.      Consejos para su prevención

1.  Cuando se habla de infecciones urinarias lo primero que viene a la cabeza son las típicas cistitis de las mujeres.  Muchas mujeres conocen esta enfermedad y la mayoría le conceden la misma importancia que a un resfriado, es posible que sepan como automedicarse y ni siquiera consulten con el médico, o que estén unos días bebiendo mucha agua y esperen a que se les pasen las molestias. ¿Qué es una infección urinaria exactamente? ¿Las cistitis son infecciones urinarias ¿es correcta esta actitud de automedicación?

En primer lugar una infección urinaria es una enfermedad producida por el crecimiento de un germen (como todas las infecciones) en el interior de las vías urinarias.  El tracto urinario se compone de dos riñones que están situados a ambos lados de la columna en la zona lumbar alta y que sirven para formar la orina y con ella eliminar productos de desecho de la sangre.  La orina así formada va a almacenarse en la vejiga urinaria que se encuentra en la parte baja del abdomen a través de dos conductos llamados uréteres.  Cuando la vejiga urinaria se llena, normalmente a los 300 cc., la orina es eliminada a través de la uretra al exterior.  Si un germen patógeno penetra desde el exterior por la uretra hasta la vejiga urinaria y allí se multiplica se produce lo que denominamos infección urinaria baja o cistitis.  Si está infección asciende por los uréteres y llega hasta el riñón se produce un cuadro mucho más grave que es la pielonefritis o infección urinaria alta.  Esta y otras posibles complicaciones hacen que la cistitis, aun siendo un cuadro banal, deba ser siempre evaluado por el médico, por lo que la actitud de la automedicación es de nuevo una actitud incorrecta a no ser que sea especialmente indicada por el médico en unos casos concretos que luego veremos.

  2. ¿Son muy frecuentes las infecciones urinarias?

Son tan frecuentes que, después de las infecciones respiratorias, son las más frecuentes en la consulta del médico de cabecera.  Son frecuentes sobre todo en las mujeres y también en los varones maduros que padecen de la próstata.  Es una enfermedad además con un significado especial en la infancia, como veremos más adelante.

  3.  ¿Cómo se manifiestan las infecciones urinarias?

Los síntomas de una infección urinaria son bastante expresivos y quien la ha padecido alguna vez los conoce de sobras como para auto-diagnosticarse en una segunda ocasión.  Consisten en un escozor al efectuar la micción, unos deseos continuos de ir al lavabo, que se convierten en micciones de escasa cantidad que no dejan satisfecho al enfermo.  Si la infección es alta, es decir en las pielonefritis, suele haber además fiebre alta con escalofríos intensos y dolor en la zona de los riñones sobre todo en el del lado afecto.

  4.  ¿Se curan fácilmente estas infecciones? ¿Cómo se tratan?

A diferencia de la mayoría de las infecciones respiratorias leves, las infecciones urinarias están producidas por bacterias y, por tanto, deben tratarse con antibióticos.  Siempre es conveniente, antes de iniciar el tratamiento, conocer el germen que ha producido la infección, y los antibióticos a los que es sensible.  Para ello es necesario, aunque no siempre imprescindible,  hacer un análisis de orina, que se llama urocultivo.

Una forma de tratar las infecciones urinarias bajas, las cistitis consiste en dar una única dosis elevada de un antibiótico.  No debe extrañarse si su médico le dice que tome 4 o 6 pastillas, o más probablemente un único sobre de golpe y se haga un nuevo urocultivo dentro de unos días.  Es una forma muy eficaz de tratar estas infecciones. También se indican actualmente tratamientos breves, de 3 días en lugar de los 7 o 10 que se utilizaban antes. Si la infección es alta el tratamiento debe ser más largo a dosis completas y a veces ingresando al enfermo en un hospital.

5.   Un problema que tienen muchas mujeres es el de tener una cistitis tras otra, no acaban de solucionar nunca el problema y terminan por cansarse y automedicarse como decíamos al principio. ¿A qué se deben estas frecuentes infecciones urinarias?

Muchas mujeres sufren frecuentes infecciones urinarias.  Puede ocurrir que una infección no se cure tras un tratamiento correcto y el germen vuelva a crecer días o semanas después (dos semanas).  Es lo que se denomina recaída y obliga a investigar donde se esconde ese germen para que no sea totalmente destruido por el antibiótico.  Puede encontrarse una piedra o una malformación de las vías urinarias u otros problemas.  Sin embargo la mayoría de las veces (el 80 %) lo que ocurre no es una recaída sino una reinfección, o sea una nueva infección de orina.

6.   ¿Porqué algunas mujeres tienen esta tendencia a tener continuamente infecciones de orina?

La causa más frecuente de reinfecciones urinarias es el coito.  Se sabe por ejemplo que entre las religiosas las infecciones son mucho menos frecuentes que entre el resto de las mujeres.  Muchas mujeres pueden relacionar la aparición de la cistitis con las relaciones sexuales.

Otra causa frecuente de infecciones urinarias repetidas en mujeres tiene que ver con el habitual mal estado de los lavabos públicos, pero no por el hecho de que en ellos «se cojan infecciones» sino porque muchas señoras prefieren aguantar horas y horas sin efectuar una micción con tal de poder hacerlo en su casa.  El retraso de la micción es precisamente una de las causas frecuentes de infección urinaria repetida.  Es conveniente hacer una micción cada dos o máximo tres horas y esta simple medida sirve para solucionar muchos de estos casos.  Otras veces el arrastre de gérmenes desde el ano a la uretra al limpiarse tras una defecación puede ser origen de infecciones urinarias en mujeres y éstas deben ser advertidas de que la forma correcta de efectuar esta limpieza es siempre de delante hacia atrás y nunca al revés.

Cuando con estas sencillas medidas no se soluciona el problema debe procederse a una profilaxis con medicamentos, bien de forma prolongada (al menos durante 6 meses) o bien después de tener relaciones sexuales cuando se sospeche esta vía de infección.

Hay estudios de buena calidad que apoyan la utilización de productos que contienen arándanos para la prevención de infecciones  recurrentes en mujeres. Las personas de tratamiento con anticoagulantes no deben usar productos que contengan arándanos

7. ¿Cuáles serían en resumen los consejos para evitar las infecciones de orina?

        *          No retrasar la micción.
        *          Higiene adecuada tras las defecaciones.
        *          Beber abundante agua.
        *          Profilaxis poscoital cuando se considere oportuno.
        *          Cambiar el tipo de compresas, cuando las molestias se relacionen con la menstruación.
        *          Consultar con el médico todos los escozores miccionales, aunque no todos ellos van a ser infecciones urinarias. Jamás autodiagnosticarse, ni automedicarse.

  

 

  BIBLIOGRAFIA

   

Palop Larrea, V. Martínez-Mir I. Tratamiento empírico de las infecciones. Fisterra. Guías Clínicas 2010; 10 (1).Disponible in Internet: http://www.fisterra.com/guias2/empirico.asp#mujer(última consulta 9-02-2011

Jepson RG, Craig JC. Arándanos para la prevención de infecciones urinarias; 2007 (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, número 3, 2008. Oxford, Update Software Ltd. Disponible en: www.update-software.com (Traducida de The Cochrane Library, Issue . Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.) [Resumen]

Cistitis no complicada en la mujer. Guía multidisciplinar. Asociación Española de Urología. Disponible en Internet : http://www.aeu.es/UserFiles/Guia28.pdf

La Diabetes

Última actualización: 24/08/2012
   
1. ¿Qué es y la misión de la insulina?
2. ¿Qué síntomas nos anuncian la presencia de una diabetes?
3. ¿Existen varios tipos de diabetes?
4. ¿A partir de qué cifrade glucemiapuede hacerse el diagnóstico de diabetes?
5. ¿Es la diabetes una enfermedad grave?
6. ¿La diabetes afecta a la vista?
7. ¿El riñón también puede complicarse?
8. Los nervios de las extremidades inferiores.
9. Los problemas circulatorios
10. ¿Qué ocurre con los pies de los diabéticos?
11. ¿Se pueden evitar todas estas complicaciones?
12. ¿Cómo conseguir ese control?
13. ¿Cómo debe ser la dieta del diabético?
14. ¿En qué casos conviene que los propios pacientes se controlen la glucemia en casa?
15. ¿Cómo evitar las hipoglucemias?
16. ¿Cómo evitar las complicaciones de los pies en diabéticos?


 

Cuando Thomas Willis en 1674 probó la orina de los diabéticos comproban­do que tenía sabor dulce, seguramente ignoraba que médicos hindúes ya habían descrito en el año 600 a. de C. una enfermedad que hace que los enfermos tengan mucha sed, adelgacen, pierdan fuerzas y emitan una orina «que atrae a las hormigas por su sabor dulce».  La medicina experimentó en el siglo XIX importantes avances que, en el campo de la diabetologia, culminaron en 1929 con el descubrimiento de la insulina, que cambió radicalmente el pronóstico de muchos de estos enfermos, antes condenados a muerte.

 


1.  ¿Qué es la diabetes según los conocimientos actuales y en qué consiste exactamente la misión de la insulina?

 La insulina es una hormona producida en el páncreas cuya misión es permitir el paso de la glucosa («el azúcar»), que es el principal sustrato energéti­co de las células del organismo, al interior de las mismas.  Sin insulina la glucosa no puede entrar en las células y se queda en la sangre, se acumula y se elimina en grandes cantidades por la orina arrastrando consigo cantidades importantes de agua, con lo que el individuo puede llegar a deshidratarse y siente una sed intensísima.  Las células del organismo mientras tanto quedan malnutridas y hambrientas sin poder «atrapar» la preciada glucosa.  Con esta breve descripción ya podemos entender los clásicos síntomas de la descompensación diabética, la poliuria (emisión de grandes cantidades de orina),  intensísima de sed y la polifagia(aumento del apetito) junto a  una paradójica pérdida de peso.La diabetes es por tanto una enfermedad que aparece como consecuencia de una insuficiente secreción de insulina por el páncreas, o de una mala utilización de la misma (en el caso de la diabetes del adulto).


2.  ¿Qué síntomas nos anuncian la presencia de una diabetes?

La diabetes del adulto (también llamada tipo 2) suele cursar durante mucho tiempo asintomática, es decir silenciosa, sin dar la cara.  En otros enfermos evoluciona de forma poco sintomática dando lugar a prurito genital, mala cicatrización de las heridas, cansancio.  Finalmente la diabetes descompensada puede dar los síntomas descritos en el párrafo anterior.


3.  ¿Existen entonces varios tipos de diabetes? 

Fundamentalmente existen dos tipos de diabetes, la juvenil y la del adulto, la tipo 1 y la tipo 2.

La juvenil aparece con frecuencia en jóvenes entre diez y quince años, aunque puede aparecer poco antes de los treinta años, o incluso más tarde en algunos casos.  Su comienzo es brusco y estos enfermos van a necesitar insulina en todos los casos desde el principio de la enfermedad.  Las causas de la diabetes juvenil son de origen autoinmune en la mayor parte de casos(90%), lo quiere decir que se debe a la formación de anticuerpos que atacan a las propias estructuras del organismo (en este caso el páncreas del enfermo).

La diabetes del adulto en cambio se inicia en edades más maduras, frecuen­temente entre los cuarenta y los sesenta años.  Empieza más solapadamente, a menudo sin síntomas.  En este caso influye más decisivamente la herencia y también factores de tipo dietético, como el consu­mo de azúcares refinados.  De hecho el 80 % de los diabéticos tipo 2 son obesos.  La insulina no es necesaria en muchos de los  casos, siendo suficiente con un tratamiento dietético y ocasionalmente con antidiabéticos orales(pastillas).

En España la prevalencia de la diabetes tipo 2 es del 6% de la población. Aumenta con la edad y llega hasta el triple entre los mayores de 65 años.

La diabetes tipo 1 es menos frecuente. No llega ni al 10% del total de diabéticos. Por tanto la mayor parte del tema lo vamos a centrar en la diabetes del adulto o tipo 2.


4.  La diabetes se diagnostica por la determinación del nivel de azúcar en la sangre, es decir por la cifra de glucemia en sangre. ¿A partir de qué cifra puede hacerse el diagnóstico de diabetes? 

Para hablar de diabetes debe existir un nivel de glucemia en ayunas igual y, superior a 126 mg % en más de una ocasión (o en una sola ocasión si los síntomas son muy claros y la glucemia es mayor de 200).  Cuando la cifra se halla entre 110 y 126 se practica una glucemia post-prandial, que consiste en hacer un análisis de glucemia a las dos horas de haber ingerido 75 gramos de glucosa . Después de esta prueba podemos hacer el diagnóstico de diabetes, intolerancia a la glucosa o normalidad.


5.  ¿Es la diabetes una enfermedad grave?

Pueden ser graves sus complicaciones.  Pueden aparecer dos tipos de compli­caciones.  Por un lado las complicaciones agudas producidas por una descom­pensación.  El coma hiperosmolar en la diabetes del adulto y la cetoacidosis en la diabetes juvenil son las dos formas en las que más comúnmente se manifiesta la enfermedad cuando se descompensa significativamente.  Ambos son cuadros graves que pueden poner en peligro la vida del enfermo y que requieren un ingreso hospitalario para su control.  Pueden aparecer como inicio de la enfermedad (en la diabetes juvenil o tipo 1), o como consecuencia de un abandono del tratamiento, de la concurrencia de infecciones o cuadros cardiovasculares (infartos, anginas de pecho, accidentes vasculares cerebrales)(en la diabetes tipo 1 y 2).

El otro tipo de complicaciones que presenta la diabetes son las complicaciones a largo plazo.  Son de varias clases:


6.  ¿La diabetes afecta a la vista?

Como complicaciones oculares de la diabetes en primer lugar destaca la conocida afectación retiniana.  Con los años la retinopatía diabética llega a ser frecuente (a partir de diez o quince años de evolución).  Lo cierto es que, aunque no excepcional, la pérdida de visión total en la diabetes del adulto es bastante rara.  Además puede evitarse con un buen control de la enfermedad.


7. ¿El riñón también puede complicarse? 

La nefropatía es menos común.  Aparece a partir de los quince años de enferme­dad.  La padecen algunos diabéticos juveniles con muchos años de evolución.  Puede conducir, sin embargo, a una insuficiencia renal que requiera tratamiento con hemodiálisis o trasplante renal. De hecho, la diabetes es la segunda causa más frecuente de insuficiencia renal que precisa diálisis.


8.  ¿Otra complicación característica es la de los nervios de las extremidades inferiores no?

La neuropatía diabética es una complicación que también se observa en los diabéticos de larga evolución. Afecta sobre todo a las extremidades inferiores y da lugar a hormigueos en las piernas y a veces dolores nocturnos.


9.   ¿Los diabéticos pueden tener problemascirculatorios?

Los diabéticos tienen un riesgo aumentado de padecer enfermedades cardiovasculares. Además suelen acumular más factores de riesgo que los no diabéticos. (los factores de riesgo cardiovascular son la hipertensión, el aumento de colesterol en la sangre y el tabaquismo)

Un mayor riesgo cardiovascular quiere decir una mayor probabilidad de padecer en el futuro angina de pecho e infarto, accidentes vasculares cerebrales(trombosis y hemorragias cerebrales) y arteriopatía periférica ( claudicación intermitente en las extremidades inferiores).


10.  ¿Qué ocurre con los pies de los diabéticos?

 Debido al problema de la neuropatía por un lado, y a la arteriopatía de las piernas por otro, los diabéticos deben vigilar sus pies cuidadosamente. Una pequeña herida que no produce ninguna molestia debido a que los nervios encargados de transmitir la sensibilidad y el dolor están dañados, puede complicarse extraordinariamente en un pie que además está mal irrigado por las arterias.


11.  ¿Se pueden evitar todas estas complicaciones?

 Afortunadamente sí Se pueden retrasar o evitar mediante un control adecuado de la enfermedad. Así lo demuestran recientes estudios que avalan la idea de que a mayor control, menos o más tarde aparecen las complicaciones.


12.  ¿Cómo conseguir ese control?

 Evidentemente la diabetes requiere un seguimiento cuidadoso y regular por un equipo de profesionales, médicos de familia y enfermeras de atención primaria o endocrinólogo cuando sea preciso.

Los pilares del tratamiento van a ser:

La dieta

El ejercicio físico regular

Medicación cuando la indique el profesional: pastillas solas o combinadas y / o  insulina

Control de todos los factores de riesgo cardiovascular: Tabaco(dejar de fumar), colesterol elevado, hipertensión.

Control varias veces al año de la glucemia(azúcar en la sangre) y otros parámetros relacionados como la hemoglobina glicosilada. Evaluaciones periódicas para la detección precoz de las complicaciones crónicas de la diabetes (visitas regulares al oftalmólogo, análisis de microalbuminuria en la orina para detectar alteraciones en el riñón, revisión de los pies por los profesionales sanitarios para detección de la neuropatía y de los problemas vasculares de los mismos, y electrocardiogramas rutinarios para control de posibles problemas cardiovasculares)

En resumen se debe acudir a un equipo sanitario con regularidad y recibir unas pautas de tratamiento y también unas normas de educación sanitaria.


13.  ¿Cómo debe ser la dieta del diabético?

Se deben hacer de 4 a 6 comidas al día, con un horario y unas cantidades lo más regulares posibles. En cuanto a los distintos tipos de alimentos: 

Los azúcares (hidratos de carbono de absorción rápida):

Deben evitarse:

 Los dulces, helados, refrescos con azúcar(colas, naranjadas, tónicas,…)

El azúcar y la miel

La bollería y los pasteles

Los zumos de fruta naturales o artificiales.

Los alimentos para diabéticos que contengan fructosa

 Debe moderarse:

No se deben tomar más de dos frutas al día

 Las grasas: 

Para controlar  el exceso de colesterol,

Debe evitarse: la bollería, embutidos, mantequilla, leche entera o quesos grasos.

Debe moderarseel consumo de huevos enteros ( la clara no contiene colesterol) y de grasa vegetal.

Los farináceos(hidratos de carbono de absorción lenta): 

Son la pasta, el pan, el arroz, las patatas y las legumbres(estas últimas además aportan fibra y proteínas vegetales). En todas las comidas deben tomarse cantidades moderadas de este grupo de alimentos. La cantidad debe determinarla el equipo sanitario.

Proteínas:

 Se deben tomar dos raciones de carne(100-130gr) o pescado(150G) cada día. Prefiriendo el pescado a la carne y dentro de las carnes, mejor el conejo, el pollo (sin piel), o el pavo. Siempre que sea posible evitar los fritos y cocinar a la plancha o al horno o vapor. 

Alcohol:

Algunos pacientes no pueden tomar nada de alcohol y otros cantidades muy moderadas. Es mejor consultar al equipo que atiende a cada diabético.


14.  ¿En qué casos conviene que los propios pacientes se controlen la glucemia en casa? 

En general siempre es aconsejable, aunque es especialmente necesario en casos de tratamiento farmacológico mediante pastillas o insulina. La frecuencia de autoanálisis debe determinarla el médico o enfermera que controla al diabético. El análisis periódico nos ayudará a evitar las descompensaciones importantes y también otra de las peores complicaciones agudas que son las hipoglucemias(bajadas de azúcar en sangre).


15.  ¿Cómo evitar las hipoglucemias?

 Paradójicamente una de las complicaciones más graves de la diabetes es la hipoglucemia. La hipoglucemia produce unos síntomas característicos que son los siguientes: temblores, mareos, sudación fría, ansiedad, debilidad en las piernas, hormigueos, palpitaciones. En casos más serios pueden aparecer trastornos de la consciencia, de la conducta e incluso pérdida de conocimiento.

Las causas de las bajadas de glucosa pueden ser varias:

Siempre ocurren en personas que reciben tratamiento con pastillas o insulina. Ocurren por errores en la dosis, por retrasos en las comidas, o exceso de ejercicio.

Para prevenirlas es conveniente respetar los horarios de las comidas y de los medicamentos.

Ingerir una ración de hidratos de carbono de absorción lenta (2 o tres galletas, 2 yogures, una rebanada de pan, medio plátano o 1 vaso de leche) antes de hacer ejercicio físico inusual.

Llevar siempre azúcar encima. (sobres, terrones)

 En caso de notar síntomas de hipoglucemia deben ingerirse uno o dos terrones de azúcar o un zumo de frutas.


16.  ¿Cómo evitar las complicaciones de los pies en diabéticos?

Lospies de los diabéticos pueden sufrir dos tipos de problemas con el paso del tiempo:

Neuropatía:Debido a la alteración que padecen los nervios periféricos muchos diabéticos acaban sufriendo una pérdida de sensibilidad (una falta de tacto) que puede ocasionar que pequeñas heridas o erosiones leves pasen desapercibidas.

Arteriopatía:Otra complicación de la enfermedad que ocurre en los pies es la falta de riego sanguíneo en los mismos. Una pequeña herida, que no se ha curado porque ha pasado desapercibida, junto con el déficit circulatorio que padecen estos pacientes en los pies, puede tener consecuencias graves.

Para evitar estos problemas todo diabético debe acostumbrarse a tener especial cuidado de sus pies.

Se recomienda:

Lavar cada día los pies con agua y un jabón neutro y secarlos bien con una toalla suave. Después ponerse una crema hidratante en todo el pie excepto entre los dedos. 

Cortar o limaradecuadamente las uñas: siempre rectas y sobresaliendo al menos 1 mm por encima del borde del dedo. Acudir al podólogo en caso de callosidades o dificultades para cortar las uñas.

En caso de cualquier herida: Acudir lo antes posible al equipo sanitario

Comprar los zapatosamplios y suaves y cuidarlos regularmente para que no se endurezcan y creen problemas

No caminar descalzo 

En 2012  se ha publicado un documento de consenso internacional sobre el aboprdage de la diabetes tipo 2. Las claves de este documento se pueden resumir en:
1.- Los objetivos de  disminución de la glucosa deben ser individualizados y personalizados para cada paciente. En general cuando los pacientes sean de más edad y los riesgo de hipoglucemia sean mayores se propondrán objetivos no tan ambiciosos.
2.- La dieta, el ejercicio y la educación siguen siendo
la base de todo programa de tratamiento para la diabetes tipo 2.
3.- A menos que existan contraindicaciones,
la metformina es el medicamento de primera línea.
4.- Después de la metformina se pueden combinar diferentes medicamentos, incluyendo algunas de las más recientes incorporaciones de familias de fármacos. A veces se pueden combinar hasta 3 medicamentos diferentes.
5.- Finalmente, muchos pacientes requieren insulina sola o en combinación
con otros agentes para mantener el control de la glucosa.
6.- Todas las decisiones de tratamiento, cuando sea posible,
deben hacerse en conjunción con el paciente, centrándose en sus
preferencias, necesidades y valores.
7.- La reducció  integral del riesgo cardiovascular
debe ser un foco importante de terapia.
Finalmente podemos recomendar 2 aplicaciones para smartphone que puden resultar muy útiles para pacientes deiabéticos y que son gratuitas:
Diario interactivo de la diabetes
Workstation
Ambas incluyen una gran cantidad de información sobre alimentos, medicamentos y consejos para diabéticos y también para profesionales.

Bibliografia
FIGUEROA y cols. «Diabetes Mellistus». 1985. Salvat Editores. Barcelona.
GedapS. Guía para el tratamiento de la Diabetes tipo 2 en atención primaria. 3ª ed. Madrid: Harcourt; 2000
SILVIO E. INZUCCHI, RICHARD M. BERGENSTAL, JOHN B. BUSE, MICHAELA DIAMANT, ELE FERRANNINI, MICHAEL NAUCK, ANNE L. PETERS, APOSTOLOS TSAPAS, RICHARD WENDER, DAVID R. MATTHEWS, Position Statement of the American Diabetes Association (ADA) and
the European Association for the Study of Diabetes (EASD) Diabetes Care Publish Ahead of Print, published online April 19, 2012. Disponible en internet: http://care.diabetesjournals.org/content/early/2012/04/19/dc12-0413.full... (última consulta: 25-07-2012)
 

La Tuberculosis

Última actualización: 24/08/2012
 
1. Introducción
2. Es una enfermedad de ambientes marginados?
3. Contagio
4. Síntomas
5. Localizaciones distintas al pulmón
6. Prueba de "la tuberculina"
7. Prevención
8. Curación 
9. Sanatorios especiales 
10. Contagio II
11. Hospitalización 
12. Contagio III 

 



 

1. Cuando se habla de tuberculosis, parece que nos refiramos a una enfermedad del pasado, del siglo diecinueve sobre todo.  Una enfermedad de poetas y músicos, una enfermedad propia de ambientes pobres y hacinados. ¿Qué hay de verdad en esas creencias? ¿Sigue siendo la tuberculosis una enfermedad actual, o está casi erradicada? ¿Es una enfermedad propia de ambientes pobres o puede contagiarse cualquiera?, porque incluso hay quien se avergüenza de decir que ha tenido una tuberculosis.

La tuberculosis era un azote de la humanidad en el siglo pasado, algunas estadísticas hablan de que en 1900 el 97 % de la población tenía lesiones tuberculosas.  La mortalidad por esta enfermedad era de 200 cada 100.000 habitantes y año, mientras que en la actualidad, en países como EE.UU. y los países nórdicos se sitúa en un 2 por 100.000 habitantes.  En España la mortalidad por tuberculosis es todavía de 6 casos por 100.000 habitantes.

La causa de este drástico descenso en el índice de mortalidad estriba sobre todo en las mejoras en las condiciones de vida de la sociedad en el último siglo.  Hay gráficas que demuestran que la mortalidad por tuberculosis empezó su vertiginoso descenso mucho antes de que Robert Koch descubriera el famoso bacilo que lleva su nombre y que es el causante de esta enfermedad, y todavía mucho antes de que se descubrieran los fármacos que tan eficaces son para su tratamiento.

Sin embargo, la tuberculosis no puede considerarse una enfermedad erradicada, ni mucho menos.  Se producen en el mundo entre 8 y 10 millones de casos nuevos por año.  La mayor parte se encuentran en países poco desarrollados, pero nuestro país, no siendo de los más afectados, se encuentra en una posición no precisamente envidiable.


2.  ¿Es una enfermedad por tanto propia de países pobres y subdesarrollados?  Mucha gente se avergüenza de haberla padecido o padecerla porque parece propia de ambientes pobres y marginados.

Aquí hay dos aspectos, uno que la tuberculosis está más extendida en países subdesarrollados y que aparece con más incidencia en ambientes hacinados y con malas condiciones de vida. 

Siendo cierto esto, y debiéndose tener en cuenta en el momento de luchar contra esta y otras enfermedades desde el punto de vista de la salud pública, ello no quiere decir que quien tenga una tuberculosis viva en malas condiciones o no siga una higiene adecuada.

Pocos temores son más injustificados que el de confesar que se ha padecido una tuberculosis.  Actualmente muchas personas que están perfectamente alimentadas, que viven en condiciones de vida excelentes y que no tienen ningún factor predisponente, tienen la mala suerte de contagiarse de esta enfermedad y padecerla, por lo que  carece de todo fundamento disimular que se ha tenido una tuberculosis, darle otros nombres o simplemente ocultarlo.

Con todo, existen una serie de factores de riesgo de tipo biológico (genéticos, infección por el VIH, alteraciones de la inmunidad); estilos de vida (hábito tabáquico, alcoholismo u otras toxicomanías); sociales (hacinamiento, pobreza, instituciones socio-sanitarias de ingreso crónico) y ambientales (silicosis o asbestosis) que al estar presentes incrementan
el riesgo de sufrir tuberculosis.


3. ¿Cómo se contagia pues la enfermedad?

Se contagia fundamentalmente por vía aérea.  Es decir a través de secreciones respiratorias que emiten los enfermos y que llegan a establecer contacto con el receptor.  Cuando se establece el contacto entre el bacilo y el ser humano no siempre se produce la enfermedad.  Depende del número de bacilos de la tuberculosis que ocasionen el contagio, del estado de inmunidad del receptor, de su edad, de la presencia de otras enfermedades, etc.

Se puede coger una tuberculosis por vía digestiva al ingerir leche contaminada, pero con las modernas técnicas de esterilización, esta vía de contagio se ha erradicado hasta el punto de que sólo un 1 % de las primoinfecciones tuberculosas se producen por vía digestiva.


4. ¿Qué síntomas ocasiona una tuberculosis?

Cuando tiene lugar lo que se llama la primoinfección tuberculosa, es decir, la infección que aparece como consecuencia del primer contacto de un individuo con el bacilo de la tuberculosis, en el 90 % de los casos no se presenta ningún síntoma.  El bacilo es eliminado o se acantona silenciosamente en algún lugar de los pulmones para dar lugar a la enfermedad en algún momento del futuro.  Al cabo de unos meses o años, el bacilo puede reactivarse y entonces sí aparecerán síntomas y signos propios de la enfermedad que son a la vez muchas veces poco llamativos e inespecíficos, como por ejemplo una tos persistente, un cuadro de cansancio, falta de apetito, pérdida de peso y fiebre, mientras que otras veces da lugar al aparatoso signo de la hemoptisis (emisión de sangre con los esputos) que obliga a consultar inmediatamente al médico.  Es decir, el cuadro típico de la enfermedad tuberculosa es casi siempre fruto de una reactivación de una infección latente a menudo durante años.


5.  ¿Es cierto que pueden haber formas de tuberculosis en localizaciones distintas del pulmón?

En esta fase de reactivación que mencionábamos los bacilos de la tuberculosis se multiplican y se extienden por el organismo, bien por el propio pulmón o bien a través de la sangre diseminándose y estableciéndose en otros lugares distintos del pulmón.  Por ejemplo pueden haber tuberculosis renales, óseas (el conocido mal de Pott), o la grave meningitis tuberculosa.


6.  Es bastante conocida una prueba llamada «de la tuberculina» que consiste en la inyección de una sustancia en la piel del brazo y la aparición o no de una reacción al cabo de dos o tres días. ¿Qué significado tiene esta prueba y para qué se utiliza?

La prueba de la tuberculina consiste efectivamente en la inyección intradérmica de un estracto purificado de un filtrado de bacilos de la tuberculosis.  En una persona que haya estado infectado por este bacilo se produce en el lugar de la inyección una reacción de tipo alérgico local que se valora según su intensidad, concretamente según el diámetro de la induración que aparece.  En general se admite que un diámetro de la induración (no del enrojecimiento) superior a 5 milímetros es positivo e indica que en algún momento de la vida ha existido una infección por el bacilo de la tuberculosis.  Ya hemos visto, sin embargo, que esta primoinfección pasa desapercibida en el 90 % de los casos y lo único que representa es que en el futuro se puede presentar una reactivación de los bacilos acantonados y por tanto la enfermedad tuberculosa.  De hecho sólo el 3 % de los enfermos que han sido infectados por primera vez desarrollarán la enfermedad en el primer año después de la infección, de un 5 a un 15 % en los cinco primeros años y un 3 a un 5 % en el resto de su vida.


7. ¿Cómo se puede prevenir esta enfermedad?

La principal medida de prevención, y además la principal medida de cara a la futura erradicación de la enfermedad, es lo que se llama la quimioprofilaxis. ¿En qué consiste? pues en tratar aquellas personas que han sufrido este primer contacto, esta primoinfección, es decir, a las personas que tienen una prueba de tuberculina positiva sin padecer síntomas ni signos de enfermedad, con un medicamento que consiga eliminar esos bacilos acantonados que en el futuro pueden reactivarse y producir la enfermedad. Datos de estudios
longitudinales, todos ellos muy antiguos, que evaluaron la evolución
clínica de contactos de pacientes con tuberculosis, sugieren que aproximadamente
entre el 5% y el 10% de las personas con infección latente
desarrollarán la enfermedad entre uno y dos años tras adquirir la infección,
mientras que otro 5% lo hará a lo largo de la vida, si no se hace algún tratamiento. Este riesgo es
mucho más alto en los niños y los infectados por el VIH.
Pero ese tratamiento tiene sus inconvenientes.  Para empezar, es un tratamiento largo, dura un año entero.  Por otro lado el medicamento que se emplea (que se llama isoniacida) tiene un cierto riesgo de producir una hepatitis al que lo toma, riesgo que aumenta con la edad del sujeto.  Por tanto, en el momento de efectuar un tratamiento preventivo de este tipo se han de valorar en una balanza los riesgos de desarrollar la enfermedad tuberculosa en el futuro con los riesgos de desarrollar una hepatitis con el tratamiento.
Teóricamente sería deseable hacer este tratamiento preventivo a todas las personas menores de 35 años (ya que a partir de esta edad aumenta el riesgo de toxicidad hepática de la isoniacida) que dieran positiva la prueba de la tuberculína.  En nuestro país son millones de personas y tal vez es excesivo plantearse un objetivo semejante.  Se han establecido unos grupos de mayor riesgo de desarrollar la enfermedad en los que si estaría indicada esta quimioprofilaxis y son los siguientes:

Todos los pacientes que sean positivos a la prueba de la tuberculina y cumplan las siguientes condiciones:

- Contactos familiares de enfermos (no los contactos esporádicos).  En general los menores de 35 años. Especialmente Niños menores de 5 años.
- Pacientes que tienen en la radiografía de tórax lesiones residuales.  En nuestro país son el 5 % de la población.
- Pacientes con especial riesgo, como los que toman cortisona, diabéticos, los internos de las cárceles, etc.
- Pacientes que se sepa que se han hecho positivos en los dos últimos años.
- Personas con infección por el VIH.
- Pacientes en lista de espera de transplante.

Siempre que se hace un tratamiento profiláctico de este tipo, debe comprobarse primero que no se padece una tuberculosis activa, en cuyo caso estaría contraindicado un tratamiento con un sólo fármaco y debería hacerse uno de los tratamientos combinados que se usan para curar la tuberculosis.


8.  ¿Se cura hoy en día esta enfermedad que fuera el azote de la humanidad en el siglo pasado y que se llevó a tantos hombres ilustres?

Hoy en día se puede afirmar que la tuberculosis se cura en el prácticamente todos los casos con un tratamiento adecuado que sea seguido al pie de la letra por el enfermo.  En todos los regímenes hay una fase inicial de dos meses seguida por una fase de consolidación de cuatro a siete meses, con pautas diversas. 

Preferente Isoniacida, rifampicina, pirazinamida, etambutol diarios, 2 meses+Isoniacida, rifampicina diarios, 4 meses

Opcional Isoniacida, rifampicina, pirazinamida, etambutol diarios, 2 meses+Isoniacida, rifampicina diarios, 7 meses

Lo más importante de este punto es insistir en que el cumplimiento de la prescripción por el enfermo debe ser estricto, pues si no sí existe un riesgo elevado de recaídas. En la gran mayoría de los casos de tuberculosis en que se realiza un tratamiento correcto se consigue la curación clínica y microbiológica. Los fracasos terapéuticos en un estudio europeo se situaron entre el 1% y el 8%
 


9.  Antiguamente era típico que el tuberculoso fuera enviado a unos sanatorios especiales donde se curaban sin tratamiento ya que no existían todavía los modernos quimioterápicos ¿qué queda de este tipo de medidas terapéuticas?

Antes de la introducción de la estreptomicina en 1944, esta enfermedad sólo podía tratarse con reposo, buena alimentación, ambiente aireado y oxigenado y la confianza en que las propias defensas del organismo y la providencia se aliaran para conseguir la curación.  También se hicieron tratamientos quirúrgicos a base de colapsar el pulmón afecto.  Con todo ello la mortalidad era muy alta.  Se calcula que en el siglo XIX acabó con la vida del 25 % de la población europea.

Actualmente, el papel de los sanatorios está muy restringido y queda limitado sólo a aquellas personas que no van a ser capaces de seguir un tratamiento en su casa por motivos sociales o de otro tipo ajenos a la enfermedad en sí.


10.  ¿Es muy contagiosa la tuberculosis? ¿Qué debe hacer una familia en la que se ha dado algún caso? 

La tuberculosis no es una enfermedad muy contagiosa.  Se precisa un contacto intenso y prolongado para que se produzca el contagio.  Por lo tanto, no hay razón para alarmarse si se le ha diagnosticado una tuberculosis a un amigo o a un compañero de trabajo.  En cuanto a la familia sí deben adaptarse unas medidas preventivas, sobre todo con los niños.  Se debe practicar una radiografía y una prueba de la tuberculina a todos los miembros de la familia, y el médico iniciará en los casos que considere oportuno una pauta de quimioprofilaxis como las que comentábamos antes.


11. ¿Deben ser ingresados siempre en un hospital los enfermos de tuberculosis?

Si no hay alguna complicación especial que aconseje el ingreso, muchos pacientes pueden pasar la enfermedad en su casa desde el principio.


12.  Pero mucha gente se preguntará si no existe un riesgo de ir contagiando a los demás mientras el sujeto esté enfermo, y por ejemplo si se puede visitar a un amigo tuberculoso.

Con un tratamiento adecuado en 10 o 15 días el enfermo deja de ser contagioso por lo que no existe ya riesgo de contagio.  El médico de cabecera puede orientar, sin embargo, acerca de las medidas a adoptar sobre todo en esos primeros días.

Bibliografia

Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre el Diagnóstico, el Tratamiento y la Prevención de la Tuberculosis.
Centro Cochrane Iberoamericano, coordinador. Guía de Práctica Clínica sobre el Diagnóstico, el Tratamiento y la
Prevención de la Tuberculosis. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Política Social
e Igualdad. Agència d´Informació, Avaluació i Qualitat en Salut (AIAQS) de Cataluña; 2009. Guías de Práctica Clínica en el
SNS: AATRM Nº 2007/26. Disponible en Internet :
http://www.cochrane.es/guias/guiatuberculosis.pdf (última consulta 25 de julio de 2012)
 

 

La angina de pecho y el infarto

Fecha de realización: 15/12/2003. Actualizado el 22 de Diciembre de 2.008

 

1.

Introducción

2.

¿Porqué se producen?

3.

Síntomas

4.

¿Quién tiene más posibilidades de presentar con el tiempo una enfermedad coronaria?

5.

Diagnóstico

6.

Tratamiento I (medicamentos)

7.

Tratamiento II (quirúrgico)

8.

Vivir después del infarto

1.  Parece que es uno de los azotes de nuestro siglo, una de las causas de muerte más frecuentes es precisamente el infarto de miocardio y en general las enfermedades coronarias.  Además es una enfermedad que produce una importante mortalidad entre gente que está en la mejor edad de su vida, en la plenitud de su madurez.  Son conocidas dos formas clínicas, o dos expresiones, de esta enfermedad de las coronarias, la angina de pecho y el infarto de miocardio, ¿en qué consiste cada uno de estos cuadros?

La enfermedad coronaria consiste en una deficiencia en el riego sanguíneo de las paredes del propio corazón.  El corazón, como todos los órganos del cuerpo humano, necesita una irrigación sanguínea que le lleve el oxígeno y los nutrientes imprescindibles para poder seguir ejerciendo su imparable labor de continuo bombeo.  Las arterias que llevan la sangre al músculo cardíaco se llaman coronarias y se han hecho famosas entre la población precisamente porque su deterioro da lugar a una de las enfermedades que causa mayor mortalidad en los países desarrollados: la cardiopatía isquémica.

Efectivamente las dos formas clínicas más frecuentes por las que se manifiesta esta enfermedad de las coronarias son la angina de pecho y el infarto.  Cuando la sangre no puede circular correctamente por una de estas arterias coronarias porque su trayecto se halle estrechado, estenosado, la parte del corazón que no recibe el oxígeno adecuado para seguir funcionando protesta, duele.  A este dolor se le denomina angina de pecho.  Si la estenosis, la estrechez de esta arteria es suficientemente intensa y prolongada se produce la muerte celular de esa parte del corazón, ocurriendo lo que se conoce como infarto de miocardio. (El miocardio es el nombre que recibe el músculo cardíaco.)    


2¿Porqué se producen estas estenosis de las arterias coronarias?

En el fondo de la enfermedad coronaria está otra enfermedad también conocida por todos, la arteriosclerosis.  Esta enfermedad de las arterias del organismo da lugar a la aparición de unas llamadas placas de ateroma que se depositan y crecen en las paredes internas de las arterias cerrando poco a poco su luz e impidiendo el normal flujo sanguíneo a su nivel. En las arterias coronarias la arteriosclerosis produce esta enfermedad que estamos comentado. Además de la estrechez provocada por el crecimiento de estas placas, otro factor puede ser determinante de una disminución del flujo arterial  es el espasmo, la contracción de la musculatura que circunda estas arterias.    


3.    ¿Qué síntomas ocasiona o cómo saber si un dolor en la zona del corazón está producido o no por una angina de pecho o un infarto?

Esa es una de las pocas preguntas cuya respuesta es mejor no divulgar.  El diagnóstico de estas dos enfermedades se basa en muchas ocasiones en las características del dolor que el enfermo relata al médico.  No es raro que la auscultación, el electrocardiograma y los análisis de sangre sean estrictamente normales en un caso de angina de pecho.  Entonces la única arma que le queda al médico para hacer el diagnóstico es el relato de los síntomas por parte del enfermo.  Divulgar las características de estos síntomas no va a hacer más que dificultar la objetividad de los enfermos que hubiesen leído este texto si tuviesen que relatar un dolor en el pecho.    


4.     ¿Existen formas de saber quién tiene más posibilidades de presentar con el tiempo una enfermedad coronaría?

Existen los llamados factores de riesgo.  Son modos de vida, o alteraciones en análisis de sangre o en otras exploraciones que permiten predecir qué personas tienen un riesgo más elevado de padecer la enfermedad arteriosclerosa en general, y la enfermedad coronaria en particular.  Estos factores son independientes entre sí, es decir, que cada uno por sí solo es capaz de aumentar el riesgo y sumarse al riesgo producido por los demás factores.  

Algunos factores de riesgo no se pueden modificar, por ejemplo el sexo, puesto que los varones tienen un riesgo mayor de padecer esta enfermedad.  Tampoco pueden mortificarse la edad o los antecedentes familiares de enfermedad coronaria que aumentan el riesgo también.  Otros factores en cambio sí se pueden modificar y esos son los que interesan a la medicina preventiva.  Son el colesterol, la hipertensión arteria¡, la diabetes, el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo y el estrés.    

En la población española un estudio del 2007 determinó que los   factores de riesgo más importantes en nuestro país para los varones eran: el sobrepeso, al que podían atribuirse el 42,5 % de las enfermedades coronarias, el tabaquismo al que se le podían atribuir un 33,9% y más lejos el exceso del colesterol con un 19% y la hipertensión con un 15%.En las mujeres, el 36,5% de los casos de cardiopatía isquémica se atribuyeron al sobrepeso, el 24,8%  a la diabetes y el 20,1%, a la hipercolesterolemia.

 


5.     Según parece el diagnóstico de esta enfermedad se hace, sobre todo, por el tipo de síntomas que explica el enfermo, sin embargo existen multitud de complicadas pruebas que persiguen este mismo fin ¿cómo se hace en definitiva el diagnóstico de una angina de pecho o un infarto?

Ya hemos comentado cómo lo que más nos va a orientar va a ser el relato de los síntomas por el propio enfermo.  Un relato típico unido a unos factores de riesgo en la historia clínica van a ser un índice de sospecha de tal magnitud que a menudo bastan para ingresar a un pacientes en una Unidad Coronaria.  

El electrocardiograma puede ser inequívoco, pero también puede ser totalmente normal.  Puede ser normal en el 50 % de los casos de angina de pecho, aunque tiene más probabilidades de ser patológico si se hace en el momento del dolor.  Tiene mucho valor para hacer el diagnóstico cuando sale alterado.

Una prueba igualmente conocida para hacer el diagnóstico de una enfermedad coronaria es la famosa prueba de esfuerzo.  Consiste en la realización de un electrocardiograma mientras el paciente corre por una cinta rodante hasta cansarse.  Tampoco la prueba de esfuerzo es inequívoca al 100 %. Tiene falsos positivos y falsos negativos, pero sin duda es una gran ayuda en el diagnóstico de estos enfermos y además sirve para ver qué capacidad de esfuerzo tiene un enfermo coronarlo.

Existen otras pruebas más complejas y modernas como la gammagrafía isotópica que se realiza mediante isótopos radioactivos o la angiografía coronariaque permite visualizar las arterias coronarias mediante la inyección en su interior de un líquido de contraste mientras se filma una película en la que se ve el corazón por rayos X. Esta última prueba no está exenta de riesgos y además de un definitivo valor diagnóstico sirve  para valorar qué arterias son las dañadas en un enfermo ya diagnosticado por otros medios y ver si es conveniente intervenirle quirúrgicamente.    


6.   ¿Cuál es el tratamiento de estas enfermedades?

 

La medida más importante es que el paciente cambie los hábitos de su vida que le han llevado a la situación en que se encuentra.  Dejar de fumar, disminuir las grasas animales de la dieta, controlar la hipertensión arterial e incluso tomarse la vida de otra manera desde el punto de vista psicológico son medidas imprescindibles para la buena evolución y el buen pronóstico de un enfermo coronario.

Naturalmente existen también medicamentos que mejoran la circulación de las coronarias, dilatando los vasos o bien disminuyendo la demanda de oxígeno por el corazón.  Por supuesto esta medicación debe ser seguida por el enfermo rigurosamente y probablemente para toda su vida, con los cambios que el médico vaya indicando.    


7.    Existe también un tratamiento quirúrgico de la enfermedad coronaria ¿es que se pueden «desembozar» las arterias ocluidas o estrechadas?

     Efectivamente, en la década de los 70 se perfeccionaron unas técnicas quirúrgicas mediante las cuales se puede restablecer la circulación por las arterias coronarias de una forma digamos «mecánica».  Son los llamados pontajes aortocoronarios o bypass aortocoronarios.  Un segmento de una vena del muslo o de la arteria mamaría sirven de conexión entre la arteria aorta y la arteria coronaria más allá del lugar de la obstrucción.

Otra técnica más actual todavía (la primera se hizo en 1977) es la angioplastia transluminal.  Mediante la misma se consigue dilatar la zona estenosada sin necesidad de intervenir quirúrgicamente.  Se consigue mediante la colocación de un catéter con un pequeño balón en su punta que se lleva por control radiológico hasta la coronaria afectada.  Una vez colocado el balón en la zona estrechada por la enfermedad se hincha consiguiendo así devolver al vaso su diámetro normal. 

¿Por qué no se les hacen a todos los enfermos estos maravillosos tratamientos aparentemente tan definitivos?  Por varias razones.  Primero porque tienen un cierto riesgo y segundo porque no son tan definitivos como parecen.  Las estenosis pueden reaparecer, los pontajes se pueden obstruir lo mismo que las arterias dilatadas por la angioplastia.  Numerosos estudios han evaluado qué enfermos pueden beneficiarse de un tratamiento de este tipo y, hoy por hoy, están indicados para calmar el dolor en enfermos que hayan alcanzado dosis máximas de medicación sin respuesta, y para mejorar la expectativa de vida en otros enfermos con un tipo de lesiones concretas seleccionados por la angiografía coronaria.   

 


8.     Da la sensación de que tener un infarto es estar al borde de la muerte, y vivir después del infarto es vivir con la angustia de que se repita, parece que tiene que ser una vida con una especie de espada de Damocles sobre la cabeza.  Por otro lado tal como hemos comentado antes hay que cambiar los hábitos de vida.  Es como si se hubiera de llevar una vida monástica y psicológicamente deprimente ¿realmente es así?

 

Para empezar hay que decir que más de la mitad de los enfermos que han sufrido un infarto sobreviven y que la mayoría de los que fallecen lo hacen durante las primeras horas.

El médico de cabecera y el cardiólogo tienen una importante misión a realizar en un enfermo que ha sido dado de alta de una unidad coronaria tras padecer un infarto de rniocardio, una misión tan importante como la de velar porque no se produzca un nuevo infarto, conseguir que el enfermo viva una vida lo más normal posible y lo más parecida a la que llevaba antes del infarto, excepto en lo que hace referencia a los factores de riesgo.

Muchos enfermos dejan de trabajar después de haber sufrido un infarto y eso les puede producir una sensación de invalidez que no está siempre justificada con algunas excepciones.  El médico debe orientar al enfermo sobre cómo debe ir realizando caminatas progresivamente más intensas hasta conseguir un buen nivel de esfuerzo sin dolor.  Puede realizarse una prueba de esfuerzo antes de ser dado de alta o una temporada después para tener más datos sobre el esfuerzo tolerado por un determinado enfermo.  Normalmente en un par de meses debe lograrse una rehabilitación completa que permita hacer una vida normal.

En cuanto a la vuelta al trabajo, es posible en la mayoría de casos en que no haya complicaciones, siempre que el trabajo no sea muy angustioso para el enfermo o físicamente extenuante, o peligroso.  Para algunas personas puede ser más angustioso vivir sin trabajar que el propio trabajo, y eso se debe valorar. 

Una preocupación constante de los enfermos coronarlos que no siempre se atreven a expresar a su médico por absurdos prejuicios todavía vigentes, es el miedo a las relaciones sexuales.  Las relaciones sexuales representan un esfuerzo físico y emocional y realmente están contraindicadas en una fase inicial de la enfermedad.  Sin embargo normalmente a las 3 o 4 semanas del infarto, cuando el enfermo ya camina normalmente por su casa y empieza a salir a la calle, si no hay complicaciones específicas se pueden mantener relaciones sexuales normales.  Habitualmente unas relaciones sexuales con el cónyuge equivalen a un esfuerzo que eleve las pulsaciones a 120 por minuto, más o menos lo mismo que subir unos cuantos escalones.  La ansiedad o a veces la medicación pueden producir problemas de impotencia que deben ser consultados también con el médico. 

En cuanto a cómo debe cuidarse el enfermo para reducir el riesgo de reinfarto, está demostrado que la medida más importante es dejar de fumar.  El control de la diabetes, el colesterol o la tensión arterial son también fundamentales y pueden requerir de un tratamiento por parte del médico de cabecera.

Finalmente, existen asociaciones de enfermos coronarios que sirven de ayuda psicológica para superar ese temor y ansiedad que queda tras el infarto y para aprender a llevar una vida más sana con el fin de evitar un nuevo ataque.

 

Bibliografia

 

Cardiopatía isquémica (I).  Diagnóstico y tratamiento de la angina estable.  FMC 2003; 10 (supl 2)

 

Medrano MJ, Pastor-Barriuso R, Boix R, del Barrio JL, Damián J, Alvarez R, Marín A; investigadores del estudio ZACARIS. Riesgo coronario atribuible a los factores de riesgo cardiovascular en población española Rev Esp Cardiol. 2007;60(12):1250-6 Disponible en internet: http://www.revespcardiol.org/cgi-bin/wdbcgi.exe/cardio/mrevista_cardio.fulltext?pident=13113930(última consulta: 18/12/2008)

 

Litiasis renal

Fecha de realización: 30/11/2003
 
1. Introducción
2. Población afectada I
3. Población afectada II
4. Características de la enfermedad
5. Formación de las "piedras" de riñón
6. Síntomas
7. Actuación inmediata
8. Composición de los cálculos renales

 


1.  Todos hemos oído alguna vez hablar de personas que dicen tener piedras en el riñón o arenilla.  Desde tiempos inmemoriales se intenta tratar por los medios más insospechados el llamado «mal de piedra» que tan dolorosas consecuencias puede traer. ¿Realmente pueden formarse piedras en el riñón? ¿En qué consiste la litiasis renal?

La litiasis renal consiste precisamente en la formación de auténticas piedras de distintos tamaños, consistencia, color y composición en el seno del tracto urinario.  Es decir en el riñón o en cualquier lugar de las vías urinarias, uréteres o vejiga urinaria.  Estas piedras pueden permanecer silenciosas o dar lugar a uno de los cuadros más dolorosos que se conocen y que es el cólico nefrítico.


2.  ¿Existen muchas personas con piedras en el riñón?

Es una enfermedad frecuente que afecta, por ejemplo, en nuestro país al 3 o 4 % de la población.  Además es una enfermedad recidivante.  Esto quiere decir que quien ha tenido en alguna ocasión una piedra en el riñón, aunque la expulse, tiene una elevada probabilidad de tener otra piedra en el futuro.  Concretamente más de la mitad de los enfermos que han sufrido alguna manifestación de litiasis renal presentan nuevos problemas relacionados con esta enfermedad al menos una vez en los próximos cuatro años.


3.  ¿Porqué algunas personas tienen piedras en el riñón incluso parece ser que varias veces en su vida, y otras en cambio no padecen nunca esta enfermedad? ¿Depende de la herencia, del sexo, de la alimentación, del clima? ¿Qué factores influyen en la aparición de una litiasis renal?

Sí que hay una predisposición hereditaria para padecer litiasis renal.  Las familias en que hay antecedentes de piedras en el riñón tienen más riesgo de que aparezcan nuevos casos..  El tiempo normal de aparición es la edad media de la vida.  Es algo más frecuente en varones excepto algunos tipos de piedras como las llamadas «de infección» que son más frecuentes en las mujeres, ya que en ellas las infecciones de orina son también más frecuentes.  Algunas razas parecen librarse de esta dolorosa enfermedad como los indios centro y sudamericanos y, en España, los gitanos.

También el clima influye en la incidencia de la enfermedad, pues el calor favorece su aparición.  El tipo de trabajo sedentario y sobre todo el tipo de dieta son otros de los factores que pueden influir en el desarrollo de unas piedras en el tracto urinario.


4.  ¿Puede considerarse a la litiasis renal una enfermedad grave? 

La litiasis renal es una enfermedad por lo general leve aunque en algunos casos puede tener consecuencias nefastas.  Por lo general sus repercusiones, aun en los pacientes con frecuentes recaídas, suelen limitarse al doloroso cuadro del

cólico nefrítico, pero alguna vez la piedra puede obstruir totalmente un uréter (conducto que une el riñón con la vejiga) y llegar a destruir un riñón si la obstrucción se prolonga durante mucho tiempo.  Otras veces este riñón obstruido se puede infectar dando lugar a una severa infección general y hasta al grave cuadro del shock séptico.  Por otro lado la litiasis puede perpetuar las infecciones de orina, de igual manera que las infecciones de orina pueden producir algunos tipos de litiasis.

Finalmente la litiasis renal puede conducir a una irremediable intervención quirúrgica de relieve cuyos riesgos no deben ser tampoco desdeñados aunque en los últimos años esta posibilidad ha quedado muy disminuida gracias al empleo de la litotricia por ondas de choque que es capaz de eliminar la mayor parte de piedras que antiguamente no había más remedio que extraer mediante la cirugía. 


5.  ¿Cómo es posible que se formen auténticas piedras en el riñón? ¿De qué manera aparecen? 

La verdad es que no se sabe.  Se especula con diferentes teorías.  Alteraciones anatómicas pueden hacer que la orina se remanse en recovecos de las vías urinarias facilitando la precipitación de sustancias que acaban formando piedras.  El aumento de algunas sales en la orina puede favorecer su precipitación, igual que un vaso de agua saturado de sal deja un poso de la misma al final del recipiente.  La disminución de algunas sustancias encargadas de disolver esas sales podría ser otra de las causas.  Por último trastornos en la acidez de la orina también pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad.


6.  ¿Qué síntomas ocasiona la litiasis renal o de qué forma da la cara esta enfermedad? 

Alguna vez se descubre casualmente, al hacer una radiografía por otro motivo, la presencia de una piedra en el riñón o en las vías urinarias.  Otras veces nos encontramos con un enfermo que emite sangre con la orina de forma más o menos manifiesta.  Dolores sordos en la zona lumbar, difíciles de catalogar para el médico, también pueden estarnos avisando de la presencia de una piedra en el riñón.  Pero, sin duda, la expresión más típica de la enfermedad litiásica S-s el famoso cólico nefrítico.  Un cuadro clínico fácil de diagnosticar que a menudo se adivina al ver entrar el enfermo por la puerta del servicio de urgencias, o al domicilio de un paciente. El cólico nefrítico da lugar a un dolor fuerte de carácter cólico, es decir intenso pero con oscilaciones en su intensidad, un dolor que mantiene al paciente inquieto, muchas veces con la mano en el riñón afectado. Suele acompañar al dolor una sensación de náuseas y vómitos además de molestias urinarias como escozor, o  un deseo constante de orinar que nuca queda del todo satisfecho.


7.  ¿Qué puede hacerse en estos casos mientras llega el médico? 

Desde siempre se ha descrito que el calor local ayuda a aliviar este cuadro doloroso, por tanto una bañera con agua caliente, una esterilla eléctrica o una bolsa de agua caliente nos puede ayudar. Algunos pacientes veteranos ya conocerán algún antiinflamatorio o analgésico que puedan ir tomando. El médico indicará seguramente una pauta antiinflamatoria o analgésicos potentes. En ocasiones no hay más remedio que ir a un servicio de urgencias para recibir la medicación de forma endovenosa y así conseguir un alivio más rápido. Pasado el momento agudo que suele durar pocas horas, el médico de cabecera o el urólogo iniciarán en algunos casos un estudio con análisis de sangre, orina, y si es posible del cálculo, además de radiografías o ecografías.  


8.  ¿Qué composición tienen los cálculos renales? 

La mayor parte son de calcio, (oxalato cálcico, fosfato cálcico), en un porcentaje menor pueden ser de ácido úrico, de fosfato amónico-magnésico ( las llamadas “de infección” ya que se ven favorecidas por infecciones crónicas de la vía urinaria), y más raramente de otras sustancias relacionadas con procesos hereditarios como la cistina en pacientes con cistinuria

 

Bibliografia

Ballvé, JL.; Alvarado, C., Ciria, M.; Iglesias, M.; Borrell, F «¿Qué haría usted ante un enfermo con litiasis renal?». Medicina Integral. 1987; 12:52-61.

Ramello A, Vitale C, Marangella M. Epidemiology of nephrolithiasis. J Nephrol 2000; 13 Suppl 3:S45-S50.

 Saklayen MG. Medical management of nephrolithiasis. Med Clin North Am 1997; 81(3):785-799.

Charles PD, Esper GJ,  DAVIS TL,  Maciunas RJ, Robertson D. Classification of tremor and update on treatment. Am Fam Phys 1999;15 [en línea]. [fecha de consulta 29-6-2001]. URL disponible en: http://www.aafp.org/afp/990315ap/1565.html 

Mareo

Fecha de realización: 01/02/2004

Actualizado el 2 de enero de 2013

1.      Introducción
2.      Enfermedades que pueden producirlo
3.      Sensación de desmayo
4.      Sensación de inestabilidad
5.      Hipertensión arterial y artrosis cervical

1.  Si hay algo molesto cuando uno se encuentra mal, es precisamente estar mareado. Un mareo puede ser de muchas formas y tener intensidades muy diferentes, pero en general el mareo es un síntoma que obliga al enfermo a consultar. ¿Cómo podría definirse un mareo?

No sólo es uno de los síntomas más molestos y frecuentes, sino que también es uno de los síntomas más imprecisos.  Estar mareado puede realmente significar cosas muy distintas en una persona que en otra.  Por eso, cuando llega un enfermo a la consulta o al servicio de urgencias diciendo que está marcado, lo primero que hace el médico es tratar de obtener una descripción, lo más detallada posible, de cómo son los síntomas del mareo, descripción que a menudo el paciente se resiste a hacer ansioso porque le calmen su malestar, sobre todo si padece un vértigo de los llamados periféricos que ya veremos luego cuáles son.

Un mareo puede describirse en general de tres formas distintas:

    *      Como una sensación de que todo da vueltas alrededor de uno, o de que es uno el que da vueltas alrededor de la habitación, lo que viene a ser lo mismo.
    *      Como una sensación de inestabilidad más imprecisa, como si no se pudiera mantener el equilibrio.
    *      Como una sensación de perder el mundo de vista, como si se fuera a perder el conocimiento.

Cualquiera de estas sensaciones pueden incluirse en la sensación de mareo y cada una de ellas tiene significados totalmente distintos y nos orienta a enfermedades totalmente diferentes.  Por eso necesitamos saber de qué tipo de mareo se trata cuando vemos a un enfermo con este tipo de molestias.

2.  ¿Qué tipo de enfermedades pueden producir por ejemplo un mareo de tipo rotatorio, es decir, una sensación de que todo da vueltas a nuestro alrededor?

Los pacientes con vértigo pueden ser detectados mediante la siguiente pregunta:

 ¿Cuando está mareado tiene sensación de que las cosas dan vueltas  a su alrededor o de que usted mismo da vueltas? 
Una respuesta positiva a esta pregunta hace muy probable el diagnóstico de vértigo.
Un mareo de este tipo es lo que se denomina un vértigo rotatorio.  El enfermo nota que todo da vueltas, suele tener náuseas y vómitos y el vértigo empeora al mover la cabeza y mejora un poco al cerrar los ojos.  Pueden haber «pitos» en el oído y sordera.  La mayor parte de las veces estos vértigos están producidos en una parte del oído interno que se llama laberinto y que sirve precisamente para ayudarnos a mantener el equilibrio.  Este tipo de vértigos son a la vez los más molestos e insoportables para el enfermo, pero también los más benignos en general.  Las enfermedades que lo suelen producir son la neuronitis, que ocurre algunos días después de un catarro de las vías respiratorias altas, la laberintitis o bien, cuando el cuadro es recurrente, la enfermedad de Menière que puede acabar dejando una sordera residual.

Algunos enfermos explican que tienen crisis recortadas de vértigos de este tipo sin náuseas ni vómitos, ni ruidos en el oído, desencadenados por movimientos de la cabeza.  Por ejemplo, al darse la vuelta en la cama o frecuentemente al mover la cabeza hacia atrás.  La mayor parte de esto enfermos tienen lo que se llama un vértigo postural benigno, cuadro que va apareciendo a lo largo de algunos meses, con episodios que duran entre unos días y 3 o 4 semanas,  para luego desaparecer por completo y que, como su propio nombre indica, es benigno.  Parece que podría estar producido por la formación de pequeñas piedras en el líquido que circula por el interior del laberinto.

Es importante señalar que la mayor parte de las personas que acuden al médico por mareos padecen un vértigo periférico y de las que padecen vértigo periférico la mayoría tienen un vértigo postural  benigno. El diagnóstico de esta frecuente enfermedad se hace mediante la exploración física que el médico realiza en la consulta a los pacientes y no puede ayudar ninguna prueba diagnóstica ni bioquímica (análisis) ni de imagen (TAC o Resonancia Magnética). Y el tratamiento se realiza también mediante unas maniobras físicas que el profesional realiza con el paciente en la propia consulta. Estas maniobras pretenden recolocar las pequeñas piedrecitas que circulan por los canales semicirculares que se encuentran en el laberinto.

La exploración diagnóstica se llama maniobra de Dix Hallpike. Internet nos ofrece a médicos y pacientes la oportunidad de observar cómo se hace esta exploración. Podemos observarlo en You Tube:

http://www.youtube.com/watch?v=vRpwf2mI3SU
 

Lo más interesante sin embargo es la maniobra “curativa” que es la que pretende recolocar las partículas flotantes y que se llama maniobra de Epley. Esta maniobra tiene una eficacia probada en diversos estudios, es sencilla de hacer y segura. Podemos verla también en Internet:

http://www.youtube.com/watch?v=ZqokxZRbJfw&NR=1

Tan clara está la indicación de este tipo de maniobras que el tratamiento de esta entidad una vez diagnosticada no se hace con fármacos de ningún tipo. Las guías más actuales recomiendan no utilizar fármacos, ni antihistamínicos, ni benzodiacepinas, ni ningún otro fármaco de forma rutinaria. Y indicarlos se considera inadecuado a la luz de los conocimientos actuales.

Lo curioso es que pocos médicos utilizan ni la maniobra diagnóstica ni la terapéutica en sus consultas con lo cual muchos pacientes reciben medicamentos inadecuados a veces durante mucho tiempo. A veces las evidencias científicas tardan en ser trasladadas a las consultas de los médicos, sobre todo en enfermedades benignas que no representan peligro para la vida de los pacientes, aunque tengan a veces importante repercusiones sobre la calidad de vida como es el caso del vértigo posicional benigno.

3.  A veces al decir mareo el enfermo se refiere, no a una sensación de que todo da vueltas, sino más bien como si uno perdiera el mundo de vista, es como una sensación de desmayo inminente. ¿Qué pueden significar unos mareos de este tipo?

Un mareo que se percibe como una sensación de desmayo inminente, normalmente ocurre cuando el enfermo padece una hipotensión ortostática.  Es decir, por una caída de la tensión arterial cuando el individuo está de pie.  Esta bajada de la tensión arterial, al incorporarse o al permanecer mucho rato de pie, provoca una disminución momentánea del flujo sanguíneo cerebral que es lo que da lugar a esta sensación de mareo que puede terminar en un auténtico síncope o pérdida de conocimiento, como veremos en otro capítulo de la guía. ¿En qué circunstancias aparece un problema de este tipo?, o dicho de otra manera ¿qué enfermedades pueden dar lugar a un problema como éste? 

Para empezar, una anemia o una deshidratación, una disminución en definitiva del volumen sanguíneo circulante, puede provocar una bajada de la tensión arterial en general que se ponga más de manifiesto en los momentos más críticos, por ejemplo, al incorporarse o al hacer un esfuerzo.  Las anemias pueden dar la cara con otros síntomas, como palidez, cansancio, o con manifestaciones propias de la enfermedad que produce la anemia (por ejemplo una úlcera de estómago).

Puede ser también que sea correcto el volumen de sangre circulante pero falle la presión por un problema a nivel de la bomba que la impulsa, el corazón.  Efectivamente trastornos cardíacos como arritmias de todo tipo, dificultades de paso a través de cualquier válvula del corazón (especialmente la válvula aórtica) pueden dar mareos y hasta síncopes.

Cuando, tras estar un rato estirados, nos levantamos de golpe, el sistema circulatorio pone en marcha unos mecanismos automáticos que permiten que la sangre siga llegando a la cabeza con la misma fuerza con que lo hacía estando estirados sin tener que vencer la fuerza de la gravedad.  Para evitar que en estas situaciones se nos quede toda la sangre remansada en los pies, nadie tiene que planificarse y pensar en aumentar el ritmo de los latidos de su corazón, o la resistencia de sus vasos sanguíneos, a fin de conseguir mantener esta tensión arterial que precisa el buen flujo cerebral.  Nadie tiene necesidad de hacer esos preparativos conscientemente, como nadie tiene que pensar qué dosis de ácido clorhídrico va a necesitar para digerir la comida del mediodía.  De todo ello se encarga una parte importantísima del sistema nervioso que es el sistema nervioso autónomo.  Algunas enfermedades como la diabetes o el alcoholismo pueden lesionar este sistema autónomo y producir problemas de hipotensión ortostática.  También algunos medicamentos, como por ejemplo algunos antihipertensivos.

Finalmente, existen enfermos que padecen una hipotensión ortostática constitucional generalmente de poca importancia y que no les obliga a tomar medicación alguna, sino tan sólo algunas precauciones a la hora de levantarse.  Menos grave todavía, y tal vez la causa más frecuente de mareos de este tipo es la hipotensión esencial. Es decir, las personas que habitualmente tienen la tensión arterial baja. Aparte de estos leves mareos pocos problemas van a tener estos pacientes, por lo que una de las misiones del médico en estos casos suele ser tranquilizar y tratar de evitar en casi todos los casos la medicación.

4.  La sensación de mareo puede ser todavía más compleja y no corresponder a ninguna de las dos situaciones a que nos hemos referido.  El enfermo puede sentirse mareado, pero no tiene sensación de que las cosas dan vueltas a su alrededor, tampoco es una sensación de pérdida de conocimiento, más bien tiene como una sensación de pérdida de estabilidad, de equilibrio, como si estuviera borracho sin haber bebido.  Es una sensación como de inestabilidad. ¿Qué quiere decir un mareo de este tipo?

Ante todo cuadro de mareo el médico hace en la propia consulta una exploración neurológica.  Mira los reflejos, la fuerza, la sensibilidad, el fondo de ojo, y unas extrañas pruebas que los médicos llamamos pruebas de coordinación. La más utilizada de estas pruebas es la llamada dedo-nariz y consiste en llevarse la punta del dedo índice a la punta de la nariz. Con esta peculiar exploración el médico explora la coordinación. El principal responsable de la misma en el cuerpo humano es el cerebelo, que  situado en el cráneo detrás del cerebro se encarga de coordinar todos los estímulos que le llegan al sistema nervioso central desde la vista, el tacto y el sistema vestibular(éste último se halla en el oído interno y regula el equilibrio). Todo este complicado entramado nos permite tareas aparentemente tan sencillas, pero en realidad tan complejas como mantenernos de pie, caminar en línea-recta o abrochar un botón.

En resumen una lesión en cualquier parte de este circuito regulador del equilibrio, la coordinación y la estabilidad puede producir los síntomas a que nos estábamos refiriendo. Si la lesión se halla en el cerebelo (por un problema circulatorio a este nivel por ejemplo) algunas exploraciones como la que antes denominábamos dedo-nariz, saldrán francamente alteradas.  Es probable que en esos casos el médico nos indique una resonancia magnética o un escáner craneal.

De todas formas lo cierto es que la causa más común de esta sensación de pérdida de estabilidad difícil de concretar no es un problema cerebeloso, sino algo más corriente. Es muy probable que en muchas ocasiones nos encontremos ante una enfermedad psíquica que se manifiesta en forma de vértigo.  La famosa depresión puede cursar simplemente corno un vértigo y sin otra sintomatología acompañante que podríamos esperar más lógicamente de una depresión como por ejemplo tristeza, ganas de llorar, etc.  La ansiedad, las crisis de pánico, las fobias, pueden ser vividas por el enfermo como un mareo.

El paciente es remiso a aceptar estos diagnósticos porque él no se siente básicamente triste o nervioso y a veces existe el temor de que cuando los médicos hacemos un diagnóstico de este tipo es porque no sabemos lo que tienen, o porque no nos tomamos en serio el problema de ese enfermo.

Lo cierto es que una buena parte de los mareos que ve un médico de cabecera son de origen exclusivamente psicológico, lo que no quiere decir que no tengan importancia ni deban tomarse en consideración, todo lo contrario, pero lo que sí hay que hacer, es identificar primero y tratar después, la enfermedad psíquica de base. De lo contrario médico y enfermo están abocados al fracaso.

5.  Hemos hablado de muchas enfermedades que pueden producir mareos, algunas de ellas desconocidas para la mayoría de la gente, pero parece que se nos han olvidado las dos causas en las que todo el mundo piensa cuando tiene mareos.  La hipertensión arterial y la artrosis cervical.

Efectivamente, cuando alguien se nota el más mínimo mareo, acude a la farmacia más próxima y rápidamente se tranquiliza o se preocupa, depende de lo aprensivo que sea, al comprobar que lo que ocurría es que tenía la tensión descompensada, alta o baja. Algunos enfermos tienen unas caídas de tensión que llamábamos hipotensión ortostática en los que sí que puede haber relación entre tensión arterial y mareo.  Otros individuos de tensión habitualmente baja parece que pueden sufrir mayor incidencia de marcos que la población general, aunque esto ya es más dudoso.  La hipertensión arterial desgraciadamente no da mareos a no ser que nos hallemos ante una auténtica crisis hipertensiva con una subida de tensión arterial muy importante.  Decimos desgraciadamente porque, como todo el mundo sabe, la hipertensión arterial es el llamado «asesino silencioso» ya que no da síntomas hasta que no aparecen las complicaciones.  Mucho menos podemos culpar de un mareo a una tensión arterial «descompensada» 

El gran cajón de sastre de los mareos ha sido y sigue siendo la artrosis cervical.  Hay un síndrome llamado el síndrome cervicocefálico que es frecuente sobre todo en mujeres de mediana edad que consiste en mareos, hormigueos en las manos y en la cabeza, ruidos de oído y cefalea que se ha atribuido durante mucho tiempo a artrosis cervical, pero que hoy en día se engloba más bien en lo que se ha denominado el síndrome psicógeno del aparato locomotor.  Como su propio nombre indica, este síndrome presenta una base de enfermedad psíquica que hay que tratar de diagnosticar y tratar.  La etiqueta de enfermedad reumática en estos pacientes puede «marcarles» para siempre y es conveniente que el médico trate de desdramatizar estos cuadros, que siendo molestos, no van a evolucionar hacia ninguna enfermedad grave ni deformante y con una correcta orientación podrán resolverse completamente.

El mareo es por tanto un síntoma difícil de explicar y de encuadrar en una entidad patológica concreta.  Puede estar producido por muchas causas diferentes, que afectan a muy distintas partes del organismo.  El médico, en este como en otros casos, debe utilizar como mejor arma diagnóstica el interrogatorio y la exploración física hecha en la consulta después de lo cual, normalmente, ya tendrá una idea muy aproximada de lo que le ocurre a su enfermo.  Los análisis y radiografías, que tanta confianza suscitan en los pacientes y tanta seguridad dan a los médicos, tienen aquí un papel muy secundario y nos son de poca ayuda.

 

BIBLIOGRAFIA

.- Post RE, Dickerson LM. Dizziness: A Diagnostic Approach  Am Fam Physician. 2010;82(4):361-368

 

.- Kuo, CH,  Pang, L Chang, R. Vertigo:Part 1 – Assessment in general practice American Family Physician, March 15, 2005:341-7

 

.-Kuo CH, Pang L, Chang R  Vertigo Part 2 – management in general practice. Australian Family Physician V. 37, No. 6, June 2008 , 409-13

 

.- Ojala M, Ketonen L, Palo J. The value of CT and very low field MRI in the etiological diagnosis of dizziness. Acta Neurol Scand 1988;78:26

 

.-Brandt T, Bronstein AM. Cervical vertigo. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2001;71:8-12

.-La maniobra de Epley (reposicionamiento canalicular) para el vértigo posicional paroxístico benigno (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?SessionID= 1478245&DocumentID=CD003162. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).(última consulta el 9-02-2011)

.-Bhattacharyya N, Baugh RF, Orvidas L, Barrs D, Bronston LJ, Cass S, Chalian AA, Desmond AL, Earll JM, Fife TD, Fuller DC, Judge JO, Mann NR, Rosenfeld RM, Schuring LT, Steiner RW, Whitney SL, Haidari J, American Academy of Otolaryngology-Head and Neck Surgery Foundation. Clinical practice guideline: benign paroxysmal positional vertigo. Otolaryngol Head Neck Surg 2008 Nov;139(5 Suppl 4):S47-81.

Disponible en internet

http://www.guideline.gov/content.aspx?id=13403&search=vertigo(última consulta el 9-02-2011)

 

.-Fife TD, Iverson DJ, Lempert T, Furman JM, Baloh RW, Tusa RJ, Hain TC, Herdman S, Morrow MJ, Gronseth GS, Quality Standards Subcommittee, American Academy of Neurology. Practice parameter: therapies for benign paroxysmal positional vertigo (an evidence-based review): report of the Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology 2008 May 27;70(22):2067-74

Disponible en internet : http://www.guideline.gov/content.aspx?id=12940 (última consulta el 9-02-2011) 

Medicamentos

Fecha de realización: 15/12/2003
   
1. Automedicación I
2. Automedicación II
3. Tranquilizantes
4. Antibióticos
5. Tomas antes y después de la comida
6. Incompatibilidad con el alcohol
7. Corticoides
8. Ancianos 
9. Embarazo y lactancia 
10. Consumo 
11. Medicamentos genéricos 
12. Precio de referencia 

 


1. La primera pregunta es obvia, ¿es tan peligrosa la automedicación como parece? 

Al hablar de medicamentos lo primero que se debe destacar desde luego son los peligros de la automedicación.  Todavía es frecuente que muchas personas tomen un medicamento «recetado» por la vecina, porque a ella «le fue muy bien una vez que tuvo lo mismo».  Otra situación parecida se da también a menudo, volver a tomar el mismo medicamento que nos dio el médico en otra ocasión en que tuvimos los mismos síntomas y que guardamos en el botiquín para otra vez.  Alguna vez el médico puede recomendar que se tome un medicamento concreto siempre que se tengan los mismos síntomas.  Sería el caso de un tratamiento para ataques de migraña, o de un vasodilatador bajo la lengua en enfermos de angina de pecho.  Salvo estas y algunas otras excepciones; en general, salvo indicación expresa del médico, no hay que tomar nunca ningún tratamiento sin tener un diagnóstico claro de lo que nos ocurre.

Un fármaco tan inocuo como la aspirina puede producir una hemorragia digestiva importante en un enfermo de úlcera, o un grave ataque de asma en un asmático con intolerancia a los antiinflamatorios.  Un tranquilizante «suave» que un amigo puede llevar años tomando diariamente puede producir la muerte a un enfermo pulmonar crónico avanzado que se tome una sola pastilla.


2. Pero según eso tendríamos que ir al médico hasta por las cosas más banales, probablemente nos pasaríamos el día en su consulta... Por ejemplo ¿Si uno tiene un dolor de cabeza después de un apretado día de trabajo no se puede tomar un analgésico suave como por ejemplo una aspirina?

Existe lo que en las farmacias denominan «medicamentos de mostrador» que pueden venderse sin receta.  El farmacéutico es un excelente profesional para sustituir al médico en estos casos.  Los analgésicos suaves como la aspirina o el paracetamol estarían dentro de este grupo de medicamentos de mostrador siempre que no estén especialmente contraindicados por el médico, como serían algunos de los ejemplos que hemos comentado para la aspirina.  Otros ejemplos de medicamentos de mostrador serían los antiácidos para una indigestión, un antihistamínico para la cinetosis (el mareo de los viajes).


3. Tal vez uno de los grupos de medicamentos en los que se da más frecuentemente la automedicación, a pesar de que ahora se ejerce un severo control sobre ellos, es el grupo de los tranquilizantes, somníferos o como se los quiera llamar.

El grupo de medicamentos más utilizado en la actualidad para la ansiedad, para el insomnio y para lo que inespecíficamente podríamos llamar «los nervios» son las llamadas benzodiacepinas.  Estos fármacos, si bien carecen de los peligros de otros tranquilizantes y somníferos utilizados en el pasado como los barbitúricos, no están exentos de riesgos y problemas, y lo cierto es que en los últimos años en nuestro país y, en realidad en todos los países desarrollados, se está observando un creciente abuso de los mismos.

Actualmente ha mejorado el control de los farmacéuticos y es cada vez más dificil adquirirlos sin receta médica, sin embargo parece claro que su consumo ha aumentado en España en los últimos años de forma vertiginosa.  Son muchas las personas que no pueden dormir sin su pastilla o que no pueden pasar el día sin tomarse sus dos o tres dosis de tranquilizantes.  Es cierto que normalmente es el propio médico el que los recetó en su día y el que los sigue recentando, pero en las revistas médicas van apareciendo cada vez con mayor profusión artículos advirtiendo del abuso que se está haciendo de estos medicamentos y de la gran cantidad de adictos que en cualquier país desarrollado existen.  Contra lo que se suele creer los ansiolíticos crean una auténtica dependencia, desarrollan una tolerancia (cada vez se necesita más dosis para obtener el mismo efecto) y provocan un síndrome de abstinencia si se retiran bruscamente.  Precisamente este síndrome de abstinencia es el que hace que muchos pacientes que necesitaron ansiolíticos en un momento de su vida no puedan ya dejarlos, pues cada vez que lo intentan aparecen estados de ansiedad aguda desencadenados por la ausencia brusca del fármaco en la sangre.

Seguramente se ahorrarían muchas prescripciones de tranquilizantes si el médico de cabecera pudiera sustituirlos por unas cuantas sesiones de psicoterapia en un momento de ansiedad o si el enfermo pudiera sustituir el medicamento por algo tan sencillo, y a la vez tan inmensamente difícil, como un cambio en su estilo de vida, en el trabajo, en el ocio, en las relaciones familiares o con los amigos.

A pesar de todo y, aunque no existe un consenso entre los expertos sobre cuáles serían exactamente las indicaciones de estos medicamentos, lo cierto es que muchos enfermos los necesitan y en ocasiones pueden ser de gran utilidad.


4.  Otro grupo de medicamentos de los que se abusa es el de los antibióticos.  Parece que no se cura un fuerte gripazo sin la ayuda de unos antibióticos, pero por otro lado hay quien no quiere nunca antibióticos porque «chafan mucho».

Los antibióticos son medicamentos que deben ser administrados sin excepción por el médico.  No están indicados nunca en la gripe ni en los resfriados comunes excepto cuando ya está establecida una complicación como una neumonía o una otitis.  Cuando aparecen estas complicaciones es sumamente perjudicial que el enfermo haya estado tomando antibióticos previamente, pues pueden aparecer problemas de resistencias o pueden enmascarar una de estas complicaciones, haciendo más difícil su diagnóstico y su posterior tratamiento correcto.

 

Por otro lado los antibióticos no chafan, lo que chafan son las enfermedades.  Por último los antibióticos deben tomarse a la dosis y durante el tiempo indicado por el médico y nunca deben dejarse cuando el enfermo ya está bien.  Si el médico los ha indicado correctamente nunca es cierto aquello de «¿no será demasiado antibiótico?».


5.  ¿Qué importancia puede tener tomarse un medicamento antes o después de las comidas?

Esta es una de las principales preocupaciones de los enfermos y a menudo está perfectamente justificada.  Hay medicamentos que deben administrarse en ayunas porque sino no se absorben bien, no pasan en cantidad suficientemente a la sangre y es inútil tomárselos.  Es lo que ocurre con los medicamentos que se emplean para el tratamiento de la tuberculosis o con antibióticos tan empleados como la eritromicina.  Otros medicamentos no pueden mezclarse con algunos alimentos concretos como las tetraciclinas que si se toman junto con leche no se absorben.

Otros fármacos en cambio pueden lesionar las paredes del estómago y deben tomarse después de las comidas para que así, mezclados con los alimentos, no puedan entrar en contacto tan directo con las mismas.  Es el caso de la aspirina y de todos los antiinflamatorios.


6.  ¿Por qué hay medicamentos con los que no se puede tomar alcohol?

No  se puede tomar alcohol efectivamente siempre que se haga un tratamientocon ansiolíticos o con algunosantidepresivos.  Estos fármacos tienen una accióndepresora del sistema nervioso central, es decir disminuyen el estado de atención, producen somnolencia y sus efectos se ven potenciados de forma imprevisible por el alcohol.

Existen otros medicamentos que tienen un efecto «antabús». ¿Qué quiere decir esto? pues que, por razones que no vienen al caso, si durante el tratamiento con uno de estos medicamentos se toma alcohol se producen reacciones muy desagradables para el individuo que pueden llegar a ser graves.  Estos efectoshan sido aprovechados para la terapia del alcoholismo, pero algunos antibióticos como el metronidazol, usado a menudo en el tratamiento de vaginitis por trichomonas o en infecciones bucales, pueden provocar también una reacción de este tipo.


7.  Uno de los   grupos de medicamentos más controvertidos, más temidotal vez también más «amados» son los corticoides. ¿La famosa «cortisona» es tan mala como dicen?

La «cortisona» es tan mala como dicen y también tan buena dicen.  Un tratamiento prolongado con corticoides puede tener efectos nefastos sobre la salud de una persona.  Puede producir osteoporosis (descalcificación de los huesos), problemas gastrointestinales, reactivación de infecciones como la tuberculosis, problemas musculares, hipertensión arterial, diabetes y hasta enfermedades psíquicas graves.

Sin embargo en un artículo publicado en la revista Medicina Clínica sobre la muerte en el asma, una de las conclusiones era que muchas de estas muertes se hubieran evitado con un tratamiento a base de corticoides hecho a tiempo.  Los corticoides, la terrible cortisona, es capaz de salvar la vida no sólo de enfermos de asma.

Existen enfermedades reumáticas de las llamadas inflamatorias en las que sin el uso de los corticoides el enfermo moriría irremediablemente.  En una arteritis de la arteria temporal un tratamiento a base de dosis elevadas de corticoides hecho a tiempo puede impedir que el enfermo se quede irremediablemente ciego, por ejemplo, aparte de curar su enfermedad al cabo del tiempo.

En definitiva, los corticoides, la cortisona, es el ejemplo tal vez más claro de que los medicamentos son armas de doble filo, cuyo balance riesgo beneficio debe ser sopesado por el médico.


8.  Un grupo especial de enfermos es, sin duda, a la hora de tomar medicamentos, el de los pacientes ancianos ¿qué recomendaciones podrían dirigirse a estos pacientes, que por otro lado a menudo toman tantos medicamentos?.

     Los ancianos tienen una serie de características que los convierten en un grupo especial.  Son pacientes que suelen tener varios trastornos diferentes por lo que normalmente toman varios medicamentos.  Están sujetos, por tanto, a los riesgos de las interacciones medicamentosas en mayor medida que las demás personas.  Además el riñón no es capaz de eliminar los medicamentos con la misma eficacia en la ancianidad con que lo hacía antes, por lo que muchas veces estos enfermos necesitan menos dosis a riesgo de que se acumulen en la sangre los medicamentos, con lo que se potencian sus toxicidades y efectos secundarios.

Muchos ancianos toman en realidad demasiados medicamentos, la mayoría de ellos inútiles.  Consultan al médico por molestias como puede ser una disminución de la agilidad mental o de la memoria, y salen con una receta de los claramente inútiles regeneradores neuronales o vasodilatadores cerebrales.  Consultan por un insomnio y pronto ven un medicamento más en la lista de sus prescripciones.  Desgraciadamente tenemos todavía la mentalidad médicos y enfermos de que toda visita médica debe acabar con una receta, y más en las consultas de la Seguridad Social, donde el médico que no receta suficiente puede ser acusado de ser cualquier cosa menos de buen profesional, y donde, por otro lado, hoy en día no se está en condiciones de ofrecer otra cosa que una receta a muchos enfermos que podrían mejorar mucho con algo tan intangible, tan barato y a la vez tan «sin precio» como una conversación o en definitiva una correcta relación entre médico y enfermo.  Como colofón a lo dicho baste decir una cifra siempre fría pero tal vez expresiva, en 1986 se expandieron en España más de 435 millones de recetas de la Seguridad Social, unas 1 1,5 recetas por habitante y año.


9. Otro caso especial es el de los medicamentos en el embarazo y en la lactancia... 

Como todo el mundo sabe, los medicamentos pueden dar lugar a graves malformaciones cuando se toman durante el embarazo.  Se conocen unos cuantos medicamentos que se sabe a ciencia cierta que producen problemas, incluso se sabe qué problemas tienden a producir.  Del resto de medicamentos no se sabe pero se sospecha que pueden llegar a producir trastornos en el feto y se prefiere evitarlos.  En general cabe recomendar a todas las embarazadas que no tomen ningún medicamento por inc>cuo que parezca sin consultar previamente con el médico.  Muchas de las molestias del embarazo pueden resolverse con remedios naturales, pero además existe una lista de medicamentos que se consideran «seguros» que todos los médicos conocen y con los cuales pueden cubrirse la mayor parte de las necesidades que puedan surgir a lo largo de la gestación.  Existen analgésicos, antibióticos, antihistamínicos, diuréticos, broncodilatadores y un largo etcétera de fármacos considerados seguros, por lo tanto, no hay nada que temer si se consulta al médico.

Con la lactancia materna hay que tener también cuidado.  La leche materna es la mejor alimentación de los recién nacidos.  La mayoría de los medicamentos pueden pasar en pequeñas cantidades a la leche y por tanto al niño.  Este riesgo disminuye si se toman las pastillas después de las tomas.  La mayor parte de las veces el medicamento eliminado en pequeñas dosis por la leche no afectará al niño.  Sin embargo, algunos productos sí pueden afectarle y conviene también consultar con el médico esta eventualidad.  Por ejemplo los laxantes que tantas mujeres ingieren habitualmente pueden irritar el intestino del niño produciéndole diarreas.


10.  ¿Consumimos muchos medicamentos en España? y por otro lado, ¿consumimos bien los medicamentos en nuestro país? 

Nuestro país es el séptimo mercado farmacéutico internacional en valores absolutos.  Estudios practicados demuestran que en España se consumen mayor número de medicamentos que en otros países europeos sobre todo si nos fijamos en algunos grupos terapéuticos, sin que nada haga sospechar que el perfil de enfermedades sea distinto en nuestro país que en otros.  Ya hemos comentado el mal uso que se hace en nuestro país de los antibióticos y, efectivamente, cuando se miran las estadísticas, se demuestra cómo en España el consumo de antibióticos es mayor que en otros países vecinos.  Clama al cielo el caso de los reactivadores y vasodilatadores cerebrales que no se emplean en absoluto por su ineficacia en algunos países europeos y, en cambio, en nuestro país ocupan el segundo lugar en el ranking de medicamentos más vendidos.

Un estudio realizado por un farmacéutico de oficina de farmacia de Santa Coloma de Gramenet, es muy expresivo en cuanto a la «calidad» de los medicamentos que tomamos los españoles.  En dicho estudio, publicado en la revista médica Medicina Clínica, se recogieron durante un año todas las prescripciones pediátricas hechas en 14 farmacias de la zona representativas de la población de dicha ciudad.  Los resultados no pueden ser más significativos, menos del 40 % de los medicamentos recetados tenían una calidad terapéutica reconocida y hasta el 17,4 % de los medicamentos prescritos fueron considerados de valor terapéutico inaceptable, entendiendo como tal todo medicamento que presente un potencial tóxico elevado, cuyo uso represente un riesgo para la salud del niño en relación con los beneficios que pueda comportar.

Los programas que actualmente está llevando a cabo el Ministerio de Sanidad tienen por objeto reducir estos medicamentos «inaceptables» y aumentar los de calidad elevada, y ya se van viendo resultados.  No hay que alarmarse por tanto y es de suponer que pronto estos perfiles de prescripción tan nefastos, van a ir cambiando y mejorando.

Sería bueno que nos convenciéramos de que, aunque un medicamento bien usado puede salvarnos la vida y puede aliviarnos de dolores y molestias importantísimas, no siempre que existe algún sufrimiento, alguna molestia, la mejor solución tiene que estar en el medicamento, a menudo un cambio en nuestro estilo de vida, un remedio casero o natural, o simplemente una conducta expectante pueden ser medidas mucho más útiles que la prescripción


11.  Recientemente se han introducido en España los medicamentos genéricos ¿Qué son exactamente? 

Son medicamentos que no tienen una marca comercial sino que se comercializan con su propio nombre farmacológico seguido de las siglas EFG(especialidad farmacéutica genérica). Se pueden comercializar a partir de que caduca la patente de los laboratorios que lo investigaron y pusieron a la venta por primera vez. Tienen la ventaja de que son más baratos que los productos originales y además poseen la garantía de que han superado las llamadas pruebas de bioequivalencia. Esto último quiere decir que, además de ser iguales, se comportan en el organismo de igual forma que los medicamentos no genéricos.


12.  ¿En qué consiste el llamado "precio de referencia"? 

Por el decreto de precios de referencia, la Seguridad Social establece que de una determinada lista de medicamentos sólo financia una cantidad que suele ser igual o algo superior al coste de los medicamentos genéricos de esa especialidad. Si el médico receta un medicamento de los incluidos en esa lista (se reconocen por que llevan en la caja las siglas EQ) el farmacéutico puede ofrecer cambiarlo por su equivalente genérico o cobrar la diferencia de precio entre el precio de referencia y el medicamento recetado. En general esta opción suele ser la peor, pues como hemos dicho antes los medicamentos genéricos son realmente equivalentes a los otros.

 

Neumonia y bronquitis

Fecha de realización: 15/01/2004
 
1. ¿En qué consiste una neumonía?
2. Síntomas
3. Distinción entre neumonía y bronquitis
4. ¿Tiene alguna relación el frío con las neumonías?
5. ¿Son graves las neumonías?
6. ¿Tienen las bronquitis un tratamiento específico?

 


1.   Al hablar de la gripe decíamos que una de sus más temibles complicaciones es la neumonía .¿En qué consiste una neumonía? 

Aunque tal vez se utiliza más a nivel de la población el término de pulmonía los médicos nos referimos más a esta enfermedad llamándola neumonía. La neumonía es una enfermedad de origen infeccioso localizada en el pulmón y que da lugar a una consolidación del tejido pulmonar que produce unos signos a la exploración física que realiza el médico en la consulta (auscultación, percusión, palpación), y que da una imagen característica en la radiografía de tórax.

¿Qué es una consolidación?  Es una colección de líquidos, células y fibrina (sustancia de la sangre que forma parte del proceso de coagulación) que invade los alvéolos del pulmón a consecuencia de la infección.


2.   ¿Qué síntomas tienen los enfermos de neumonía? 

La sintomatología típica de la neumonía es la siguiente: el paciente empieza normalmente con un fuerte escalofrío que se sigue de una importante elevación de la temperatura.  Habrá tos con una expectoración que se denomina herrumbrosa (por su parecido con el hierro oxidado), ya que suele ir teñida de sangre.  Es característico también el dolor en el costado que aumenta con la respiración y con la tos, y que puede producir por sí mismo una sensación de ahogo, que se suma ala que produce, en ocasiones, la. consolidación.


3.   ¿En qué se distinguen la neumonía y la bronquitis? 

 En la bronquitis la infección queda limitada a los bronquios y no se ven afectados los alvéolos pulmonares no formándose la consolidación que hemos descrito.  La radiografía de tórax y las características de la exploración física dan al médico las claves para el diagnóstico diferencial de ambos procesos.  En general las bronquitis son mucho más leves, y no dan problemas serios salvo cuando son agudizaciones de bronquitis crónicas.


4.   Es frecuente oír frases como «si no te abrigas cogerás una pulmonía». ¿Tiene alguna relación el frío con las neumonías o se trata de uno de tantos mitos?

El frío se relaciona con las neumonías y también con todas las infecciones respiratorias.  De hecho se producen más infecciones respiratorias en invierno que en verano.  La explicación podría estar en que el frío paraliza la acción de limpieza de los cilios de la mucosa respiratoria.  Estos cilios son como un cepillo que tapiza los bronquios y que va arrastrando hacia el exterior todos los cuerpos extraños (entre los que se incluyen gérmenes patógenos) que penetran en el árbol respiratorio.  Otros factores que paralizan estos cilios son el tabaco, el alcohol y las propias infecciones respiratorias de tipo vírico como la gripe.


5.   ¿Son graves las neumonías? 

Las neumonías causaban una elevada mortalidad antes de la era antibiótica.  Los gérmenes que dan lugar a las neumonías son bacterias y no virus (en general) por lo que, a diferencia de la gripe, en el caso de la neumonía disponemos de un tratamiento farmacológico  que es capaz de combatir directamente el germen patógeno.  A pesar de todo, una neumonía es un cuadro serio que puede requerir un ingreso hospitalario y que tiene incluso una mortalidad baja, pero no desdeñable.  Evidentemente no todas las neumonías son iguales, ni tampoco todos los pacientes.  Los enfermos ancianos o debilitados por una enfermedad crónica van a tener un peor pronóstico que los jóvenes previamente sanos.


6.   Volviendo a las bronquitis. ¿Tienen las bronquitis un tratamiento específico como las neumonías? 

Las bronquitis agudas están producidas muchas veces por virus como la gripe o el resfriado y no van a ser sensibles al tratamiento con antibióticos.  A veces las características de la enfermedad (esputos oscuros, fiebre, mal estado general) pueden obligar al médico a pensar que la infección es bacteriana por lo que recetará algún antibiótico.  Finalmente en las agudizaciones de la bronquitis crónica se suelen recetar antibióticos ante la eventualidad de que se trate de una sobre infección bacteriana que, en estos enfermos, puede tener repercusiones serias. 

Al hablar del tratamiento de las bronquitis es bueno remarcar que no debemos solicitar de nuestro médico un medicamento antitusígeno a no ser que él lo prescriba.  Es frecuente que, sobre todo las madres de niños acatarrados, pidan con insistencia «algo para la tos» olvidando que la tos es un mecanismo de defensa que tiende a eliminar los gérmenes y las impurezas, por lo que no es bueno calmarla indiscriminadamente. ¿Por qué existen entonces estos medicamentos? pues porque a veces el enfermo puede sufrir una tos irritativa que le impide dormir a él y a los que le rodean y entonces sí puede emplearse el jarabe o las pastillas «para la tos».

 

Bibliografia

Keeley D. Guidelines for managing community acquired pneumonia in adults.BMJ 2002;324:436-437 

Osteoporosis

Fecha de realización: 30/10/2003
 
1. Introducción
2. Consecuencias
3. Factores predisponentes
4. ¿Produce dolor?
5. Diagnóstico
6. Densitometría ósea
7. Prevención
8. Tratamiento

 


1.   ¿Qué es exactamente la osteoporosis? 

         Se trata de una enfermedad o un síndrome que consiste en una disminución de la masa ósea por unidad de volumen. Es decir en estos pacientes lo que ocurre es que el hueso se hace menos denso y por tanto más frágil, más susceptible de sufrir una fractura. No es tanto una pérdida de calcio, aunque este elemento es básico en la formación del hueso, sino de toda la masa ósea. El esqueleto de los seres humanos alcanza su máximo espesor a los 35 años, y a partir de entonces es normal que vaya disminuyendo hasta la senectud. Si esta disminución se aparta mucho de la densidad de las personas jóvenes se habla de osteoporosis. Ocurre en varias circunstancias entre las que cabe destacar la postmenopausia en mujeres y la senectud en los varones.


2.  ¿Cuáles son las consecuencias de la osteoporosis? 

         El motivo principal de la preocupación de los médicos por este problema es la aparición de fracturas, sobre todo de fémur por un lado y de columna vertebral por otro.


3.  ¿Qué factores predisponen a la aparición de osteoporosis? 

En primer lugar cabe destacar el déficit de hormona femenina (estrógenos) que se da de forma fisiológica en la menopausia. Aún más si esta menopausia se ha producido quirúrgicamente (por extirpación de los ovarios).

Otro factor es la falta de calcio, sobre todo en las etapas tempranas de la vida cuando se está acumulando el capital óseo durante el crecimiento. El sedentarismo también supone un riesgo para padecer osteoporosis, la delgadez los hábitos tóxicos como tabaco o alcohol. También algunos medicamentos como la cortisona y algunas enfermedades hormonales como los trastornos tiroideos.


4.  ¿Duele la osteoporosis?

En realidad la osteoporosis no duele antes de que se produzcan las fracturas que naturalmente producen un intenso dolor agudo . Sólo en los casos en que ya haya habido algún aplastamiento vertebral puede quedar como secuela un dolor de espalda más crónico. A veces lo que duelen son otras enfermedades añadidas como la artrosis o la fibromialgia.


5.  ¿Cómo hacen los médicos el diagnóstico de esta enfermedad?

Lamentablemente no sirven los análisis ya que el calcio de la sangre no disminuye, ni las radiografías en las fases iniciales de la enfermedad. La prueba más útil para hacer este diagnóstico es la densitometría ósea. Esta exploración sí ofrece una estimación muy adecuada de la densidad del hueso estudiado.


6.  ¿Todas las mujeres menopáusicas deben hacerse una densitometría ósea?

 Hoy en día se considera que sobre todo debe priorizarse la detección en aquellas mujeres con factores de riesgo para la enfermedad o en las que el médico considere que existe alguna característica clínica sospechosa de padecerla. No se recomienda actualmente un cribado masivo de todas las mujeres.


7.  ¿Existe alguna manera de prevenirla?

 Como ya es previsible la prevención se basa en evitar los factores de riesgo. Por tanto, un buen aporte de calcio en la dieta, evitar tabaco y alcohol y un ejercicio físico regular durante toda la vida. Una vez establecida la enfermedad o, en general en cualquier persona de edad avanzada conviene también hacer una prevención activa de las caídas. Por ejemplo evitando obstáculos en casa como alfombras, escalones, taburetes mal colocados, usar calzado cómodo, bastón si es preciso, tratar de solucionar problemas de visión, etc.


8.   Una vez establecido el diagnóstico, ¿también hay medicamentos que pueden prevenir o incluso mejorar la osteoporosis?

 Existen tratamientos eficaces para evitar la progresión de la osteoporosis, que incluso son capaces de mejorar la densidad ósea. Se sabe además hoy en día que estos fármacos consiguen además reducir realmente el riesgo de fracturas. Los grupos principales con los estrógenos, los difosfonatos el raloxifeno y la calcitonina, por este orden de eficacia.

Recientemente se se han publicado estudios que han obligado a revisar el balance riesgo-beneficio del tratamiento con estrógenos para la osteoporosis. Estos importantes estudios englobados bajo los epígrafes de "Whomen's Health Iniciative Tial" y "Million Women Study" han demostrado un incremento de riesgo de cáncer de mama en las mujeres que utilizan este tratamiento a largo plazo. Por otro lado se ha visto también un aumento de enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, enfermedad cerebrovascular o embolias pulmonares).

Todo ello ha motivado una nota de la Agencia Española del Medicamento enviada a todos los médicos de España en la que recomienda que el tratamiento hormonal sustitutivo no debe ser utilizado como terapia de primera línea a largo plazo para el tratamiento de la osteoporosis. Se mantiene como una opción de segunda elección para mujeres que tengan alto riesgo de fracturas y no toleren o no respondan a otros tratamientos.

Sí se mantiene la indicación de este tratamiento hormonal para los síntomas de la menopausia, cuando estos alteren la calidad de vida de la mujer, y siempre utilizándolos a la menor dosis eficaz y durante el menor tiempo posible.

Bibliografia

Prevención y tratamiento de la osteoporosis.  FMC 2003; 10 (supl 3)

WHI. Risk and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women. JAMA 2002; 288:321-33

WHI Influence of estrogen plus progestin on breast cancer an mammografy in healthy postmenopausal women. JAMA 2003; 289:3243-53 

WHI Effects of estrogen plus progestin on risk fracture and bone mineral density. JAMA 2003;290:1729-38

WHI Effects of estrogen plus progestin on gynecologic cancers and associated diagnostic procedures. JAMA 2003; 290:1739-48

MWS Breast cancer and hormone-replacement therapy in the million women study. Lancet 2003; 362:419-27 

Prevencion del cancer

Fecha de realización: 20/11/2003
1. Prevención
2. ¿Es frecuente?
3. Factores extrenos
4. El tabaco y el cáncer
5. La alimentación y el cáncer
6. El alcohol y el cáncer
7. La obesidad y el cáncer
8. Disminución del riego de cancer

 

El cáncer es, junto con las enfermedades cardiovasculares, y los accidentesde circulación, una de las tres causas más frecuentes de muerte en la sociedad actual. Por eso se habla, al referirse a las causas de muerte, de las tres C. (cáncercorazón y carretera). De esas tres C tal vez la que más miedos origina es elcáncer. La sola palabra tiene ya connotaciones terroríficas. El cáncer sinembargo no siempre es tan fiero como lo pintan». En ocasiones puede sertratado con éxito y, todavía más a menudo, puede ser prevenido. No hay queignorar sin embargo que el tratamiento de estas enfermedades puede pasar por operaciones agresivas y quimioterapias con efectos indeseables. Además en algunos casos  nisiquiera estos potentes tratamientos pueden hacer nada para evitar la malaevolución de la enfermedad. Por este motivo los esfuerzos de los científicos enla lucha contra el cáncer van dirigidos en gran medida hacia la prevención yaque se conocen algunos de los mecanismos por los que estas enfermedadesaparecen y también cómo evitarlas.

Hace ya varios años que se da a conocer periódicamente el llamado Código Europeo contra el cáncer. Se trata de un decálogo de recomendaciones para prevenir o detectar precozmente el cáncer.

 


1.  ¿Cuáles so esas normas que pueden ayudarnos a prevenir esta tan temida enfermedad?

Son textualmente las siguientes:

1.- NO FUME, Y SI FUMA NO LO HAGA DELANTE DE LOS DEMÁS.

2.- SEA MODERADO EN EL CONSUMO DE ALCOHOL.

3.- EVITE EXPOSICIONES EXCESIVAS AL SOL.

4.- SIGA LAS RECOMENDACIONES Y NORMAS DE SEGURIDAD, SI TIENE USTED UN TRABAJO DE RIESGO PARA EL CÁNCER.

Las dos siguientes son recomendaciones que ayudan, además. a mantener lasalud en general:

5.- COMA FRECUENTEMENTE FRUTAS Y VERDURAS FRESCASCON ALTO CONTENIDO EN FIBRA VEGETAL.

6.- EVITE EL EXCESO DE PESO Y LIMITE EL EXCESO DE GRASAS.

A continuación unas medidas que sirven para la detección precoz del cáncer:

7.- CONSULTE A SU MÉDICO SI OBSERVA CAMBIOS EN UN LUNAR O UNA HEMORRAGIA ANORMAL

8.- CONSULTE A SU MÉDICO EN CASO DE TRASTORNOS PERSISTENTES COMO TOS, RONQUERA, CAMBIO DEL RITMO INTESTINAL O PÉRDIDA DE PESO INJUSTIFICADA.

Y en las mujeres

9.- HÁGASE REGULARMENTE UN FROTIS VAGINAL

10.- VIGILE SUS SENOS REGULARMENTE Y, SI ES POSIBLE, HÁGASE UNA MAMOGRAFIA ANUAL A PARTIR DE LOS 50AÑOS.

Antes de nada, deberíamos comentar un punto en concreto y es el de la detección precoz. No se puede decir, como a veces se dice en los medios de comunicación, «si usted tiene la desgracia de tener alguno de estos síntomas de cáncer acuda rápidamente a su médico y así  tendrá  y más probabilidades de estar incluido en ese 50 % de enfermos que se curan».                                    I

Esto no es así, no son síntomas de cáncer los que hemos nombrado, son síntomas de muchas enfermedades más frecuentes que el cáncer, lo que ocurre es que algunos cánceres pueden presentarse a veces con síntomas de este tipo y, cuando esto ocurre, conviene haberlo detectado precozmente. Lo que quieren decir los expertos es que si se presentan alguno de estos trastornos que hemos

nombrado de forma persistente y que, por su levedad a lo mejor no nos harían consultar, vale la pena hacer una visita al médico para descartar la posibilidad de que se trate de una de estas enfermedades que estamos comentando.

Por ejemplo la tos persistente, o el cambio del ritmo intestinal. La mayor parte de las personas que presentan una tos persistente no tienen un cáncer de pulmón, ni tampoco la mayor parte de las que sufren de un repentino estreñimiento. Sin embargo son signos que, aunque no suficientemente molestos como para consultar al médico, sí son lo suficientemente importantes como paramerecer esa visita que descarte estas enfermedades cuyo diagnóstico precoz estan imprescindible.  

2.  ¿Es el cáncer una enfermedad frecuente?

El cáncer es la segunda causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares. Por otro lado el cáncer aumenta en incidencia debido a que la población vive más años. iMuchas de las personas que hubieran muerto antaño en plena juventud por una infección como la tuberculosis, viven hoy día hasta edades muy avanzadas y fallecen de cáncer.

Hay que añadir a esta perspectiva una nota de esperanza, hoy en día se curan el 50  de los cánceres frente a un 25  hace 30 años.Además el cáncer se puede prevenir, pues se sabe que 3/4 partes estánproducidas por factores externos.  


3.  ¿Cuáles son los factores externos, esos agentes cancerígenos que evitándolos nos ayudarán a disminuir el riesgo de cáncer?

1. el tabaco

2. el tipo de alimentación

3. el alcohol

 


4.  ¿El tabaco es el principal agente productor de cáncer?

Es responsable del 30  de los cánceres en general. 9 de cada 10 cánceres de pulmón están producidos directamente por el tabaco y el cáncer de pulmón es la principal causa de muerte en varones y vaaumentando en mujeres a medida que éstas van incorporándose al hábito de fumar. En EEUU, donde en los últimos 20 años la población está abandonando el tabaco, se están comprobando ya disminuciones significativas en la mortalidad por cáncer de pulmón. El tabaco está relacionado además con la aparición de cáncer de labio, boca, laringe, esófago, páncreas, riñón y vejiga.

Al dejar de fumar este riesgo disminuye rápidamente hasta ser igual que el de los no fumadores a los 10 años de haber abandonado el hábito en la mayor parte de cánceres y sólo algo mayor que a los no fumadores en el caso del cáncer de pulmón.

Además dejando de fumar prevenimos las enfermedades cardiovasculares, que ya hemos visto como ocupan el primer puesto en el ranking de la mortalidad. El riesgo de infarto se reduce a la mitad al cabo de un año de haber dejado de fumar.

¿Por qué la gente sigue fumando a pesar de saber que el tabaco está implicado en las dos causas más frecuentes de muerte, como son el cáncer y las enfermedades cardiovasculares? Aunque existe un gran número de fumadores considerados disonantes (es decir que fuman pero querrían dejar de fumar), lo cierto es que, en nuestro país, todavía es muy bajo el número de personas que van dejando de fumar. Muchos de estos fumadores disonantes dejan de fumar por sí solos, pero otros no pueden conseguirlo sin ayuda médica, por lo que desde hace más de 30 años se están investigando métodos de ayuda para fumadores que quieren «desengancharse» del tabaco. Actualmente cualquier médico o enfermera, con una formación actualizada, de atención primaria puede ofrecer un tratamiento adecuado para ayudar a sus pacientes a dejar de fumar.

 


5.  ¿Qué papel juega la alimentación en la aparición del cáncer?

La alimentación tiene un papel preponderante en el desarrollo del cáncer,pero no, como parece creer la mayoría de la gente, por la gran cantidad deaditivos alimentarios, sino más bien por el tipo de dieta que se siga. Por ejemplose conoce desde hace tiempo el alto riesgo que tienen los japoneses de padecerun cáncer de estómago. Se sabe también que este riesgo disminuye hastaigualarse con el de los americanos cuando los japoneses emigran a USA a los 15años de vivir allí, aumentando asimismo el riesgo de cáncer de colon y recto

que es más frecuente entre los americanos. Estas variaciones se atribuyen a lasdistintas costumbres dietéticas de cada comunidad.

Se ha comprobado, por ejemplo, que una dieta rica en grasa aumenta elriesgo de cáncer de mama y colon, y en cambio una dieta en fibra vegetalpreviene o disminuye el riesgo de cáncer de colon.

Es curioso comprobar como en un estudio realizado por Doll y Peto, en elque se han basado una buena parte de las conclusiones que hemos hablado, sedemuestra que los aditivos alimentarios, a los que hemos echado la culpa detantas cosas, son en realidad muy poco cancerígenos y algunos de ellos, comolos antioxidantes pueden tener un efecto protector, al mejorar la conservaciónde los alimentos.

 


6.  Todos conocemos los peligros del exceso de alcohol, pero ¿puede ser además cancerígeno?

El alcohol es capaz de producir importantes enfermedades: enfermedades hepáticas, neurológicas, pancreáticas yla propia adicción, el síndrome de dependencia alcohólica. Pero, por si fuera poco el alcohol es ademásun potente cancerígeno. Es un factor de riesgo para los cánceres de cabeza,cuello, esófago y recto.


7. ¿Y la obesidad? 

También la obesidad se ha relacionado con el cáncer. Concretamente con el cáncer de mama y el devesícula biliar.

8.   En resumen, ¿qué debemos hacer para disminuir el cáncer?

Seguir el mencionado decálogo sin angustias y con la ilusión de aumentar nosolo nuestra esperanza de vida sino la calidad de la misma. Sobre todo en lo querespecta al tabaco y al exceso de alcohol que es lo más fácilmente evitable y,respecto a la detección precoz, lo mejor es tener confianza con el médico decabecera para consultarle qué exploraciones es conveniente hacerse a lo largo de la vida para detectar precozmente aquéllas que, en el caso particular de cadapersona, según sus características de edad, sexo y factores de riesgo, resulten más

probables. Y ante cualquier síntoma persistente visitarle para que nos tranquilice.

Bibliografia

Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la salud (PAPPS).  Actualización 2001. Aten Primaria 2001; 28 (Supl 2, Noviembre). 

Bosanquet N., Europe and Tobacco,.BMJ 304:370-372 (1992)

 «Europa contra el cáncer». Información Terapéutica de la Seguridad

Social 1987; 11:74-81

 DOLL, R.; PETO, R. «The causes of cáncer». Oxford, Nueva York: Oxford University Press, 198

Primeros auxilios

Fecha de la última actualización: 2/7/2008
   
1. Heridas I 
2. Heridas II
3. Heridas III
4. Tétanos
5. Hemorragias I
6. Hemorragias II
7. Hematomas
8. Fracturas I
9. Fracturas II
10. Traumatismo craneal
11. Mordeduras
12. Intoxicación por medicamentos
13. Asfixia
14. Corte de digestión
15. Insolación
16. Picaduras
17. Paro cardíaco
18. Cuerpos extraños
19. Quemaduras

 


1.  ¿Cómo debe curarse una herida?  

Pues simplemente limpiando desde el primer momento la herida cuidadosamente. Para ello lo mejor es el agua, agua y jabón como si se tratara de limpiar cualquier otra cosa.  Sobre todo hay que asegurarse de que la superficie de la herida quede bien limpia y libre de cuerpos extraños, tierra, polvo, cristales, etc.  Una vez limpia la herida se puede aplicar algún antiséptico como el alcohol o povidona yodada.


2.  ¿Cuándo debe acudirse a un centro médico ante una herida?

Las heridas superficiales pueden curarse en casa.  Si una herida es extremadamente sucia, porque tiene incrustados cristales u otras sustancias que no se pueden extraer con el simple lavado, o si la herida es profunda o penetrante y puede afectar alguna estructura interna, bien sea un músculo o un ligamento o un órgano como el pulmón o el peritoneo, o si es una herida con los bordes muy separados que previsiblemente necesitará de unos puntos de sutura para poderse cerrar bien y sin grandes alteraciones estéticas, debe acudirse a un médico, y siempre en caso de duda

3.  ¿Las heridas deben dejarse al aire o es mejor taparlas?

Siempre que se pueda es mejor dejarlas que se curen al aire libre.  Lo que ocurre es que si están localizadas en alguna superficie de roce o existe riesgo de que se ensucie por algún motivo es mejor taparlas durante un par de días.  Si se dejan al aire libre es conveniente limpiarlas con un antiséptico dos veces al día.


4.  ¿Debe vacunarse siempre del tétanos? 

De hecho el tétanos es una enfermedad muy grave, que una vez instaurada requiere de un tratamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos y que aún así tiene una mortalidad importante (casi del 50%).  En nuestro país se dan un número todavía importante de casos y por tanto no está ni mucho menos erradicada, como mucha gente podría pensar.  La mejor medida que tenemos para luchar contra ella es, como tantas veces, preventiva y consiste en una inocua vacuna sumamente eficaz (sumamente eficaz para el que se la pone, claro).  Todo el mundo sin excepción debería estar vacunado del tétanos. Los niños son los que suelen estar bien vacunados ya que la vacuna del tétanos está incluida en el calendario de vacunaciones sistemáticas. Lo que ocurre es que su efectividad no es total durante toda la vida sino que debe renovarse la vacunación cada diez años.  Esta renovación es la que no se hace habitualmente y sólo se vacunan los adultos que sufren alguna herida y van a curarse a un centro médico. 

Por tanto no sólo debe vacunarse a cualquiera que se haga una herida (pues además el tétanos puede aparecer como complicación de cualquier herida sea como sea, aunque tengan más riesgo unas heridas que otras), sino a cualquier persona que desee librarse de una muerte tan terrible como fácilmente evitable como es la que produce esta enfermedad.


5.  Hemos hablado de que las heridas se pueden infectar, que pueden también afectar a un órgano interno, que pueden necesitar unos Puntos para cerrarse bien, pero otra complicación es que una herida sangre y sangre sin parar.  Ante una herida que sangra profusamente (lo que suele crear una gran angustia a todo el mundo) ¿qué debe hacerse? ¿un torniquete por ejemplo?

La hemorragia es una complicación más de las heridas, es una complicación aparatosa y que además puede ser realmente grave. ¿Qué hacer?  Lo que no se debe hacer es un torniquete a no ser que se sea un gran experto en la materia.  Cuando se trabaja en un centro de urgencias no es raro ver los efectos de torniquetes puestos con la mejor intención a heridas que dejan de sangrar en cuanto se afloja el torniquete.  Efectivamente un torniquete mal puesto puede permitir el paso de la sangre arterial, que circula a mayor presión y por debajo de la venosa, impidiendo el retorno por las venas con lo cual toda la sangre que llega a la extremidad sale fuertemente por la herida.  Las consecuencias de un torniquete mal puesto todavía pueden ser peores, ya que si realmente obstruye totalmente la circulación de la sangre por el brazo o la pierna afectadas, no pueden mantenerse mucho tiempo pues se produciría unas lesiones irreversibles como consecuencia de la falta de riego sanguíneo en toda la zona dependiente de los vasos que obstruimos.  De ahí la afirmación de que los torniquetes deben ser proscritos si no se saben poner y vigilar muy bien. ¿No se puede hacer nada para yugular una hemorragia?  Pues sí, la mayor parte de las veces basta con apretar de forma intensa y continuada sobre la zona sangrante.  Lo importante es tener la paciencia suficiente para aguantar la comprensión hasta que se produzca la hemostasis (el cese de la hemorragia por actuación de los mecanismos naturales de coagulación de que dispone la sangre).


6.  Y si la hemorragia se produce en un lugar tan común como la nariz ¿qué se puede hacer para cortarla?

La nariz sangra con suma facilidad como todo el mundo sabe.  Ante una hemorragia nasal espontánea lo que no hay que hacer es lo que suele hacer todo el mundo que es tirar la cabeza hacia atrás.  Así lo único que se consigue es que la sangre fluya hacia atrás, con lo cual no la vemos pero evidentemente no hemos ganado nada.  Tampoco deben meterse algodones u otros artilugios.  Tan sólo hay que hacer lo que hemos explicado antes, comprensión. ¿Que cómo se puede comprimir la nariz? pues bien fácil, tapándola como quien se tira a la piscina de pie para que no le entre agua y manteniéndola así tanto rato como sea necesario.  El enfermo sentado y con la cabeza hacia adelante, más bien baja.  Hay que decir también que una hemorragia nasal (una epistaxis) puede indicar en algunos enfermos una subida de la tensión arterial por lo que siempre que sea posible es conveniente proceder a la toma de la misma.


7.  Y si uno se da un golpe sin hacerse sangre, ¿qué hay que hacer? ¿Se tiene que poner frío o hacer baños de agua caliente? ¿Se tiene que ir siempre al médico? ¿Cómo saber si hay una fractura?

Cuando se sufre un traumatismo aparece normalmente una hemorragia interna.  La sangre no puede salir al exterior, ya que no hay herida, pero algunos vasos se han roto con el golpe y la sangre sale de los mismos y se acumula, se colecciona, por debajo de la piel dando lugar a los conocidos «morados», «cardenales» o, más científicamente, hematomas

Los hematomas son, por tanto, acúmulos de sangre coleccionados en interior de un tejido.  Pero además del hematoma, la zona del golpe puede hincharse como consecuencia de una extravasación de líquidos producto de 1 inflamación que ha ocasionado el traumatismo.  Todo ello puede detenerse, aliviarse con una sencilla medida que tiende a contraer los vasos y a ejercer ni efecto anti-inflamatorio, el frío.  Por eso en las primeras horas de un golpe fuerte, es bueno aplicar compresas frías o hasta hielo en la zona afectada (de ahí la ¡de extendida en tebeos y demás de aplicar un bistec a los chichones de la cabeza) Unos días después puede aplicarse calor local que hará el efecto contrario activará la circulación, y facilitará la reabsorción del hematoma y de los líquido que producen el edema.

En principio no hace falta ir al médico si el golpe es poco importante pero siempre que el dolor, la hinchazón, el hematoma o cualquier otra consideración hagan sospechar una fractura o otra lesión grave debe acudirse sin demora un centro de urgencias.


8.  ¿Y cómo saber cuando hay una fractura?

Un golpe que duele mucho, que dificulta la función del miembro afecto de forma considerable (andar si se trata de la pierna, por ejemplo), que produce una hinchazón o un hematoma importante, debe ser valorado por un médico pues si no se trata de una fractura probablemente puede ser una distensión ligamentosa o una rotura de ligamentos que requieren también tratamientos específicos hechos por el profesional.  Otras veces el enfermo nota un «crack» muy sugestivo de fractura, o aparece una deformación del miembro que sólo es posible si el hueso se ha roto, o se aprecia una crepitación cuando se intenta movilizar la zona afecta o, peor aún, se ve claramente el hueso roto a través de la piel (es el caso de las fracturas abiertas).  Todo ello naturalmente debe ser tratado por el médico y muchas veces por el especialista en traumatología.


9.  ¿Se tienen que entablillar?

Si se sospecha una fractura por los signos que hemos explicado y se debe trasladar al enfermo, es bueno intentar inmovilizar el miembro lesionado.  En general es conveniente hacerlo ante cualquier golpe importante siempre sin forzar en absoluto la extremidad, simplemente para evitar nuevos desplazamientos de la zona con aumento de las lesiones.  Insisto siempre procurando no producir más lesiones que las que se intentan evitar.


10.  Un accidente que impresiona de forma especial es el del golpe en la cabeza, el traumatismo craneal. ¿Deben adaptarse medidas especiales en caso de un fuerte golpe en la cabeza? ¿Es cierto que las personas que han sufrido un golpe en la cabeza no deben dormirse porque podrían no despertar?

El golpe en la cabeza representa desde luego una situación especial, sobretodo si ha sido fuerte y más aún si aparece algún síntoma de tipo neurológico.¿Qué quiere decir esto?  Si hay una pérdida de conocimiento se produce lo que los médicos llamamos una conmoción cerebral.  En estos casos el enfermo debe ser trasladado al hospital y sometido allí a una minuciosa exploración y observación por el médico (aun en el caso frecuente de que el individuo se recupere totalmente después de unos minutos sin conocimiento).  Cuando ha habido un traumatismo craneal importante, y sobre todo si ha habido pérdida de conocimiento, es importante vigilar al afectado por si aparece algún signo de afectación cerebral.  Por ejemplo somnolencia excesiva o confusión, o visión doble, pérdida de fuerza en una extremidad, vómitos, etc.  Cualquiera de estos síntomas obliga a una valoración médica urgente.

¿Porqué tomamos tantas precauciones en el caso de un traumatismo craneal?  Pues porque puede producirse un hematoma, pero esta vez no bajo la piel sino en el interior del cráneo.  Un hematoma de este tipo puede comprimir las estructuras intracraneales, y ocasionar serias secuelas o la muerte a no ser que se intervenga inmediatamente por un servicio de neurocirugía.

Una vez hecha la valoración médica adecuada deben seguirse las indicaciones hechas por el facultativo que a menudo serán las de una observación durante veinticuatro horas, que puede incluir despertar a la persona por la noche dos o tres veces para asegurarse de que está bien (pero no tenerla sin dormir).  Sí ha habido pérdida de conocimiento las veinticuatro horas de observación suelen hacerse en el hospital.


11.  Volviendo al tema de las heridas, existen unas heridas que tienen unas, características también especiales y son sin duda las heridas por mordedura de animal o de persona. 

Las mordeduras son heridas realmente complicadas de entrada, pues la boca es una parte del organismo que está poblada por gérmenes que no producen infecciones a no ser que se inoculen en la sangre a través de una herida.  Eso es lo que ocurre en las mordeduras y por tanto son heridas que deben se especialmente valoradas por el médico.  Las mordeduras de animales se infectar facilidad y curiosamente las mordeduras humanas todavía se infectan con suma facilidad, pero las mordeduras de animales tienen una complicación adicional que no debe olvidarse, la rabia.  

La rabia es una enfermedad grave que puede causar la muerte y cuyo único tratamiento eficaz es la vacuna.  Por este motivo cuando se produce una mordedura es conveniente, si es posible, controlar al animal que la ha producido para poder detectar cualquier signo de rabia que, de producirse, nos indicaría que debe procederse a la vacunación de la persona afecta.  Esto puede hacerse así porque el perro rabioso sólo es contagioso en los diez días que preceden a su muerte.  Si el animal no ha podido ser controlado puede aplicarse un suero antirrábico.  En cualquier caso lo importante es saber que ante una mordedura de un animal hay que ponerse en contacto con un centro sanitario público y seguir las indicaciones respecto a la prevención y vigilancia del animal. De todas formas hay que hacer también la salvedad de que en España esa enfermedad no se da desde hace ya varios años.


12.  Otro accidente puede ser la intoxicación por medicamentos. ¿Qué hacer en estos casos?

Indudablemente la prevención de los accidentes infantiles pasa por no dejar medicamentos al alcance de los niños, pero la consabida norma puede ser olvidada en un momento dado o el «alcance de los niños» puede ser infravalorado a menudo por los padres y la natural curiosidad de los pequeños puede convertirse en un drama. ¿Qué hacer ante un niño que sabemos que ha ingerido un bote de pastillas o cualquier tipo de tóxico?

Lo más importante que podemos hacer si un niño, o un adulto (con fines suicidas, por ejemplo) se ha tomado un frasco de pastillas, es cogerlo y llevarlo al centro hospitalario más cercano sin olvidar, eso sí, tomar una muestra, o mejor aún la caja de las pastillas donde conste el nombre o la composición.  Se puede intentar provocar el vómito si el producto ingerido no es un producto cáustico, como lo son la mayor parte de los productos de limpieza, ya que en ese caso el vómito empeora las cosas pues produce las quemaduras de entrada y las vuelve a producir a la salida.  En el caso de los medicamentos se puede provocar el vómito metiendo los dedos o dando al afectado un vaso de agua saturado de sal.  Ante la duda lo mejor es trasladar al intoxicado o llamar a un centro sanitario o al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid cuyo teléfono es el 915 620 420  Este Centro ofrece un servicio permanente de información y recibe unas doscientas llamadas diarias de las cuales aproximadamente una tercera parte son debidas a intoxicaciones por productos de limpieza.


13.  Otro fenómeno que puede ocurrir con un niño es que se trague algún objeto en su afán de llevarse todo a la boca, especialmente en el caso de niños pequeños. ¿Es peligroso este accidente y qué se puede hacer si se presenta?

Es importante no dejar objetos pequeños al alcance de niños de menos de cinco años de edad.  Si el niño se traga un botón o una moneda de reducido diámetro el accidente puede ser banal y sólo cabe esperar a que se elimine sin más problemas.  Otras veces un objeto mayor puede crear problemas y obligar a su extracción.  Un accidente cada vez más frecuente y peligroso es la deglución de pilas de calculadoras o relojes que pueden ocasionar serias quemaduras a nivel intestinal.

El problema todavía puede ser peor y puede causar la muerte del niño en el caso de que el cuerpo extraño vaya a las vías respiratorias.  Esto ocurre a menudo con frutos secos, maíz, pipas y bolitas de todo tipo que deberían apartarse de todo niño de menos de cinco años.  Los niños de esta edad tienen mayor facilidad que los adultos para que objetos que tienen en la boca vayan a parar a las vías respiratorias.  Embutir la comida a la fuerza a un niño que está llorando o riendo o que estamos distrayendo con mil y una filigranas puede Producir una de estas aspiraciones que obstruyan el flujo respiratorio hasta el punto de ocasionar la muerte. ¿Qué hacer en un caso semejante?  El niño está comiendo o jugando con unas bolitas, y de repente empieza a toser y a ponerse congestionado.  En un caso así deben darse fuertes golpes en la espalda del niño y, si no dan resultado, debe cogerse al niño con un brazo alrededor de la cintura, situado de espaldas y con la cabeza hacia abajo, y hacer una presión brusca sobre el abdomen a fin de que el aumento de presión abdominal se transmita al tórax y ayude a la expulsión del objeto en cuestión.


14.  Uno de los accidentes típicos con los que nos podemos encontrar, o por lo menos con el que nos amenazan siempre las normas preventivas, es el famoso «corte de digestión». ¿Existen realmente los llamados cortes de digestión? ¿Son tan graves como se dice? ¿Cuanto rato hay que esperar para poder bañarse sin peligro?

Existen y son realmente peligrosos.  Mucha gente cree que porque se hayan bañado cientos de veces durante la digestión están exentos de este riesgo y la advertencia de esperar unas horas antes de bañarse no va con ellos pues han comprobado que a ellos no les pasa nunca nada.  La verdad es que, aunque no pase muy a menudo, a veces puede ocurrir una pérdida de conocimiento al sumergirse en, agua fría durante la digestión.  Un desmayo en el agua significa una muerte por ahogamiento si no se produce un salvamento inmediato por lo que no conviene jugar con la suerte ni creerse una persona especial por el hecho de que nunca nos haya pasado nada.  Claro que si nos hubiera pasado probablemente no lo podríamos explicar.

¿Porque se producen estos desmayos?  Parece ser que la causa es que al sumergirse en agua fría una reacción normal del organismo lleva una buena cantidad de sangre hacia la piel a fin de mantener el calor perdido bruscamente.  La digestión demanda una cantidad importante de la proporción de sangre que circula por nuestro organismo.  Ambas demandas hacen que por un momento falte la sangre en las delicadas células de la corteza cerebral que responden con un desmayo. ¿Cómo evitar este accidente?  Hay que esperar un tiempo prudencial después de comer para bañarse en agua fría.  Este período es variable y depende de la cantidad de alimento ingerido.  Puede oscilar entre dos y cuatro horas y en cualquier caso es preferible no someterse al frío de una forma brusca, sino más bien progresiva.


15.  Siguiendo con accidentes veraniegos ¿qué puede hacerse ante la insolación? 

Si se trata de una insolación leve, es decir una cefalea o un vértigo, un malestar general o una discreta febrícula por efecto de un exceso de exposición al sol puede bastar con un baño de agua fresca o la aplicación de compresas frías en un lugar fresco a la sombra y la ingesta de líquidos para reponer la pérdida de agua.  Pero si se trata de un golpe de calor producido por un exceso de sol o bien por hacer ejercicio expuesto al sol, la situación puede ser más grave, aparece una temperatura más alta y los síntomas son más severos.  Conviene en estos casos trasladar al enfermo al hospital donde puede requerir incluso un ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos.  Este accidente es propio de reclutas y deportistas que se entrenan al sol y como decimos puede tener consecuencias graves.


16.  Más cosas propias del verano. ¿Qué ocurre cuando un animal, un insecto o un animal marino como una medusa nos pica? ¿Qué se puede hacer?

Ante una picadura de avispa o abeja debe extraerse el aguijón, si es que ha quedado clavado, y posteriormente aplicar una compresa con alcohol o amoníaco que nos servirán de antiséptico al tiempo que refrescan y alivian el dolor.  Normalmente no son picaduras graves que requieran la atención del médico, a no ser que sean muy numerosas o que el individuo tenga una susceptibilidad especial, es decir que sea alérgico al veneno de las avispas o las abejas en cuyo caso pueden producirse reacciones generales potencialmente graves.  Lo mismo vale para las picaduras de medusas u otros animales marinos de este tipo.  Las reacciones locales suelen ser en este caso más intensas y es más conveniente la valoración facultativa.  Además en estos casos el riesgo de afectación general en forma de náuseas, vómitos o incluso trastornos de la conciencia son más frecuentes.


17.  Finalmente ante un paro cardíaco ¿puede resucitarse a una persona mediante el masaje cardiorrespiratorio?

Desde luego que sí y sobre todo en casos de ahogamiento o electrocuciones, lo que ocurre es que desgraciadamente hay pocas personas preparadas para hacer estas maniobras de recuperación correctamente y si no se hacen bien las posibilidades de éxito son muy escasas.  Es difícil explicar sin hacer un curso de socorrismo, cuál es la forma correcta de hacer un masaje cardíaco o una respiración artificial.

En general cuando un accidentado deja de respirar (lo cual es fácil de identificar porque cesan los movimientos del tórax) puede hablarse de un paro respiratorio que irremediablemente irá seguido de un paro cardíaco Por tanto hay que hacer prácticamente siempre maniobras de reanimación respiratoria y cardiaca simultáneamente.  Antes de iniciar las maniobras debe ponerse la cabeza en posición de hiper-extensión (levantando la nuca) para que la base de la lengua no obstruya el paso del aire. El masaje cardíaco se hace apoyando la mano izquierda en la parte de la muñeca sobre el tercio medio del esternón (o más exactamente en la unión del tercio medio con el tercio inferior) y golpeando secamente sobre la misma con la mano derecha.  Esto debe hacerse de forma rítmica unas cien veces por minuto.  Simultáneamente debe procederse a la respiración boca a boca, que se hace llenando los pulmones del accidentado de aire del reanimador que lo introduce soplando fuertemente en la boca del afectado y dejando que salga por la propia elasticidad de los pulmones.  Aproximadamente cada treinta golpes de masaje deben efectuarse dos maniobras de respiración boca a boca sin cesar nunca ninguna de las dos maniobras hasta que un facultativo indique la irreversibilidad de la muerte.

Las instrucciones se pueden resumir en el siguiente esquema

 

1. Llamar

Compruebe el estado consciente de la víctima. Si no responde, marque 112 y permanezca junto a la víctima..

  primeros auxilios

2. Soplar

Ladee la cabeza de la víctima y escuche a ver si respira. Si la víctima no respira normalmente, apriete la nariz y cubra la boca con la suya. Sople hasta que se levante el pecho. Sople dos veces. Cada respiración debe durar 1 segundo.

  primeros auxilios

3. Empujar

Si la víctima no respira, no tose o no se mueve, empiece las compresiones de pecho. Empuje el pecho, 30 veces entre los pezones. Empuje al ritmo de 100/minuto, más rápido que una vez cada segundo.

 

primeros auxilios
  primeros auxilios

Continúe con 2 respiraciones y 30 golpes de masaje hasta que llegue la ambulancia

 

 


18.  ¿Qué debe hacerse ante un cuerpo extraño en la nariz de un niño o enla oreja?

Este es uno de los casos en que lo más importante es saber lo que no debe hacerse.  Y lo que no debe hacerse es intentar hurgar para extraer el cuerpo extraño de la oreja o de la nariz del niño.  No es raro que el niño jugando se meta una bolita, un papel o hasta un insecto por el conducto auditivo externo o por la nariz.  El accidente en sí mismo no suele revestir gravedad, pero sí pueden ser serias las consecuencias de un intento de extracción por parte del familiar.  Cuando ocurra uno de estos casos lo mejor es dirigirse al servicio médico más cercano donde sabrán cómo solucionar el problema de forma sencilla y segura.


19.  ¿Y ante una quemadura?

Lo primero que hay que decir de las quemaduras es que hay que prevenirlas prohibiendo a los niños que entren en la cocina, por ejemplo.  Una vez se han producido, lo primero que hay que hacer es poner la zona quemada bajo un chorro de agua fría (no helada) durante unos 15 minutos, ya que así se alivia el dolor, baja la temperatura de la lesión y además se efectúa un lavado que impedirá posteriores infecciones.  Si la quemadura es extensa o profunda debe llevarse al afectado a un servicio de urgencias.  Es importante en estos casos no aplicar pomadas que impedirán luego la correcta valoración por el médico.  En los demás casos puede bastar con limpiar la zona con agua, aplicar un antiséptico de los que recomendábamos para las heridas, una gasa estéril de las que venden empapadas en grasa para que no se peguen, y tapar así la quemadura para que no se infecte.  Un último consejo: siempre que aparezcan ampollas quiere decir que la quemadura es por lo menos de segundo grado (lo que hace referencia a la profundidad de la misma) y conviene que sea valorada por el médico. ¡Nunca deben reventarse las ampollas en casa!

 

 

Medline Plus. Disponible en internet: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/wounds.html (última consulta 23 de junio de 2008)   

Educasalud: Primeros auxilios: http://www.educared.org/global/educasalud (última consulta 23 de junio de 2008)  

Temblor

Fecha de realización: 15/01/2004

1. Introducción
2. Localización
3. Enfermedades que pueden producirlo
4. Diagnóstico
5. Parkinson
6. Temblor esencial benigno
7. Personas afectadas

 

 
--------------------------------------------------------------------------------

1.  Todo el mundo sabe lo que es el temblor, se puede temblar de miedo, se puede temblar de frío y quien más quien menos, ha temblado alguna vez por «una febrada», pero también sabemos que hay personas en las que el temblor se presenta de una forma continuada y como síntoma de una enfermedad. ¿En qué consiste el temblor?

El temblor es un movimiento involuntario que consiste en una oscilación rítmica de una parte del cuerpo, que se produce como consecuencia de las contracciones alternantes de unos grupos musculares.

Efectivamente, temblar puede ser normal en muchas situaciones como el miedo o la tensión nerviosa, o el frío.  El temblor puede ser un síntoma secundario en el contexto de una enfermedad general, y el síntoma principal o hasta el único de otras.

--------------------------------------------------------------------------------

2.  Cuando hablamos de temblor tendemos a imaginarnos unas manos temblorosas ¿es cierto que puede aparecer un temblor en otras localizaciones y por ejemplo hasta en la cabeza?

Sí, en general, cualquier temblor suele aparecer en las partes más extremas de los brazos y de las piernas, en las manos y los pies, pero tampoco es raro que aparezca un temblor en la cabeza, en la lengua, en la mandíbula o hasta en la misma laringe dando lugar entonces a una voz también temblorosa.

--------------------------------------------------------------------------------

3.  ¿Qué enfermedades pueden dar lugar al temblor como uno de sus síntomas?

En primer lugar es importante señalar que muchas veces el temblor es un efecto secundario de una larga lista de medicamentos.  Las fenotiazinas ocupan un lugar destacable en esta lista, son unos fármacos que se recetan a menudo Para tratar enfermedades de origen psíquico, así como para el tratamiento sintomático de cuadros de vómitos o vértigos.  Otros medicamentos usados para e1 tratamiento de enfermedades psíquicas como el haloperidol o algunos también muy conocidos como la cinarízina que se usa para mejorar la «circulación cerebral», o también como antivertiginoso.  Esto no debe preocupamos si tomamos alguno de estos medicamentos, pues en general el temblor desaparece alabandonar la medicación.  Lo importante es tener en cuenta que un temblor puede estar causado por un medicamento, que a lo mejor se toma desde hace mucho tiempo para no atribuir este temblor a otras causas, complicando así el diagnóstico y el tratamiento del mismo.

Quizá la enfermedad más conocida como causa de temblor es la llamada enfermedad de Parkinson.  La más conocida aunque no la más frecuente.  Este primer lugar en la frecuencia se lo lleva otra enfermedad que es la llamada temblor esencial benigno o familiar cuya característica principal es precisamente que su único síntoma es el temblor.  Otras veces el temblor es debido a problemas vasculares o de otro tipo localizados en el sistema nervioso central y concretamente en el cerebelo, siendo en estos casos el temblor de tipo atáxico lo que ya veremos más adelante lo que significa.

Finalmente, y como ya adelantábamos al principio, el temblor puede ser un síntoma secundario en una enfermedad de tipo general como el hipertiroidismo, la ansiedad, o el síndrome de abstinencia del alcohol, por poner algunos ejemplos.

--------------------------------------------------------------------------------

4.  ¿Cómo se aclaran los médicos si un mismo temblor puede tener su origen en tantas enfermedades distintas entre sí?

Realmente este es un reto para el médico, pues la mayor parte de estas enfermedades sólo se pueden diagnosticar por la clínica, es decir por los síntomas que produce, o bien por la exploración física que realiza el médico en la propia consulta.  No hay un análisis o una radiografía que permita afirmar «este enfermo tiene un Parkinson, o un temblor esencial benigno».

Para orientarnos uno de los métodos que utilizamos es el de clasificar el temblor en tres tipos principales:

Temblor de reposo-  En estos casos el temblor aumenta cuando la parte afectada se halla en reposo, por ejemplo cuando las manos están apoyadas sobre el regazo.  Este temblor disminuye algo cuando el paciente realiza alguna actividad con las manos, aunque también puede disminuir si se alcanzan grados intensos de relajación.

Este tipo de temblor es propio de la enfermedad de Parkinson y los llamados síndromes parkinsonianos, y puede ser también el efecto secundario de algunos fármacos.

Temblor postural- Este grupo se caracteriza por aumentar al mantener una postura fija, como puede ser el permanecer con las manos estiradas o aguantar una taza de café.  Este tipo de temblor es el que aparece como consecuencia de una situación de ansiedad, un hipertiroidismo, o esta enfermedad que hemos llamado temblor esencial benigno y que más adelante veremos en qué consiste.

Temblor de acción-  En estos casos el temblor alcanza su máxima intensidad cuando se lleva a cabo alguna acción, sobre todo si es una acción precisa.  Se denomina temblor atáxico y se pone de manifiesto por la maniobra dedo-nariz efectuada por el médico y que no es ni más ni menos que llevarse la punta del dedo índice a la punta de la nariz.  En realidad el temblor postural, entre los que se halla el temblor fisiológico o sea, el temblor normal, también aumenta con las acciones precisas, la costurera al enhebrar sus primeras agujas, por ejemplo.  Pero nunca estos temblores normales, ni tampoco los debidos al temblor esencial benigno, que también pueden aumentar con las acciones, alcanzan las grandes oscilaciones que se ven en el temblor atáxico.  Este tipo de temblor es propio de enfermedades localizadas en el cerebelo.

--------------------------------------------------------------------------------

5.  ¿En qué consiste la enfermedad de Parkinson?

Es una enfermedad relativamente frecuente, pues se calcula que afecta al 1 % de la población.  Puede presentarse a partir de los cincuenta años, pero en general se centra en edades más maduras.  El temblor no es el único síntoma de esta enfermedad y en ocasiones ni siquiera se presenta.  La rigidez y la acinesia forman la tríada sintomática.  La rigidez puede apreciarla el médico en la consulta y es la responsable de una forma de andar y de escribir características de los enfermos de Parkinson.  La acinesia hace que estos enfermos tengan una expresión especial que se ha dado en llamar «cara de jugador de póquer», y también que disminuyan sus movimientos reflejos provocando caídas con facilidad.  Estos son los síntomas principales que nos conforman el cuadro de la enfermedad de Parkinson.  Esta enfermedad es de origen desconocido aunque se sabe que en ella juegan un papel importante el desequilibrio de unas sustancias químicas del interior del cerebro, concretamente la dopamina y la acetil colina.  De este conocimiento se derivan la mayor parte de los tratamientos médicos.

Una esperanza, cada vez más consolidada de tratamiento en el futuro consiste en las opciones quirúrgicas con los llamados «transplantes de cerebro», que en realidad no son tales, sino que no son más que la implantación de tejido de una glándula suprarrenal del propio individuo o, más recientemente de untejido de origen fetal.  Los resultados de estas complicadas técnicas parecen alentadores, pero esta vía se halla todavía en una fase experimental.

--------------------------------------------------------------------------------

6.  Una de las causas más frecuentes de temblor es el llamado temblor esencial benigno. ¿En qué consiste esta enfermedad?

Es una enfermedad muy frecuente, mucho más que la enfermedad de Parkinson ya que afecta hasta el 8 % de la población.  Se manifiesta únicamente por temblor.  Es un temblor que aparece sobre todo en las manos de forma simétrica, aunque también afecta a menudo a la cabeza, a la mandíbula, y también a la lengua y la laringe.

Se diferencia de la enfermedad de Parkinson por el tipo de temblor y por la ausencia de otros síntomas.  Como su propio nombre indica es benigna pues,aunque el temblor tiende a aumentar ligeramente con la edad no es francamente progresivo y además la enfermedad no experimenta ninguna complicación.  También se le llama temblor familiar por su condición de enfermedad hereditaria.

--------------------------------------------------------------------------------

7.  Al hablar de temblor, la imagen que se le viene a uno a la cabeza es la de las manos de un anciano. ¿Es el temblor un síntoma propio de personas ancianas?

La mayor parte de las enfermedades o cuadros diferentes que son causa de temblor aparecen o empeoran en edades maduras.  El Parkinson es una enfermedad de edades avanzadas, por ejemplo.  Los efectos secundarios de fármacos también aparecen con más frecuencia en ancianos, y finalmente existe una enfermedad llamada temblor senil muy emparentado con el temblor esencial benigno, hasta el punto de que muchos autores la consideran la misma enfermedad que es igualmente benigna y en la que la principal misión del médico es tranquilizar al enfermo sobre su temor de padecer un Parkinson.